Juan San Pío: “Con la pandemia, los ETF han salido como los ganadores en eficiencia”

El experto destaca la liquidez y capacidad de absorber órdenes mostrada en el último año por estos productos

Juan San Pío (Amundi)
Juan San Pío, director comercial de Amundi ETF para Iberia y Latinoamérica. Cinco Días

Conoce el sector español de la gestión pasiva como pocos, ya que antes de su nombramiento en Amundi en 2019, ya había sido responsable de ETF e indexados para Iberia y Latinoamérica en Lyxor. No se cansa de repetir la importancia del asesoramiento para entender bien la gestión pasiva.

En Amundi ofrecen tanto ETF como fondos indexados. ¿Por qué esas dos opciones?

Históricamente, Amundi siempre ha tenido esas dos opciones, lo que permite que los inversores puedan elegir entre uno u otro acorde con sus características. El crecimiento de los ETF en los últimos años ha tenido mayor impacto y la gama de producto ha evolucionado más rápido, ha ido por delante de lo que es el desarrollo del fondo indexado, por lo cual, da mayor flexibilidad a la hora de lanzar un producto y de replicar cualquier índice.

¿En qué me tengo que fijar para elegir un ETF?

Sobre todo en qué entidad hay detrás. Amundi es la primera gestora a nivel europeo y lanzó la parte de ETF en 2008. Ese expertise que tiene en gestión, tanto activa como pasiva, y las garantías que da una gestora como la nuestra, creo que es en lo primero que deberíamos fijarnos. Lo segundo es ver qué índice se ajusta más al perfil de cada inversor y, una vez elegido, estudiar los términos de liquidez, que también dependen de la capacidad de la gestora, y las comisiones, para acceder a las más baratas.

Han proliferado índices de manera brutal. Se puede invertir en cualquier activo, región o temática y en ESG

En la gestión activa siempre hay margen de maniobra para reaccionar ante caídas, pero en la indexada no. ¿Cómo se tomaron los inversores las caídas del principio de la pandemia?

Por eso es muy importante elegir bien y que los inversores conozcan el índice al que replica el ETF, porque es el que va a marcar la rentabilidad del producto. Y, por supuesto, saber si es un índice de renta variable, con más volatilidad, o es de renta fija, con menos volatilidad y, por tanto, conocer los riesgos que puede tener ese activo en el que está invirtiendo. Recomiendo que, aunque el ETF sea un producto relativamente sencillo, transparente y eficiente para invertir, es bueno ir asesorado. O bien invertir a través de un fondo que incluya ETF en la cartera, e ir así de la mano de profesionales que les ayuden a entender la composición de los índices y su comportamiento. En España hay grandes gestoras de fondos que los usan.

¿Vieron salidas de dinero tras las caídas de marzo?

Sí, sobre todo en el mes de marzo y abril hubo ventas tanto en renta variable como en la fija. Pero a partir de mayo, cuando los bancos centrales empezaron a imponer unas políticas fiscales y monetarias muy acomodaticias y sacaron toda la munición, el escenario se invirtió y vinieron las compras. Tanto es así que acabamos 2020 como el año con más captaciones en ETF a nivel mundial, con 660.000 millones de euros en captaciones de ETF.

¿Qué lección dejó esa crisis del inicio de la pandemia?

Los ETF demostraron ser un ve­hícu­lo con una liquidez y una capacidad de absorber todas las órdenes de compra y venta muy notables. Al final salieron como grandes ganadores en cuanto a la eficiencia del producto, en momentos tan delicados como los que vivimos.

Empiezan a ser importantes los patrimonios en ETF de renta fija. ¿Están consiguiendo aportar mayor rentabilidad que un fondo tradicional?

No es que el ETF rente más que un fondo tradicional. Insisto en que este vehículo, de por sí, no tiene vida propia, sino que siempre va a reproducir lo que hace un índice de referencia. Lo que sí es cierto es que cada vez hay más selectivos donde elegir y, por tanto, podemos hacer una selección que puede ser más eficiente de cara al futuro.

Juan San Pío (Amundi)
Juan San Pío, director comercial de Amundi ETF para Iberia y Latinoamérica. Cinco Días

En pocos años la variedad de productos ha crecido mucho. ¿Sigue siendo un producto con riesgo controlado a largo plazo?

El riesgo siempre va a depender del índice al que replique el ETF ya que por sí mismo no puede controlar la volatilidad. Al tener cotización intradía, podríamos pensar que es un producto táctico porque puedes comprar y vender durante todo el horario de sesión bursátil, pero la realidad es que los ETF son un vehículo ideal para inversiones a medio y largo plazo, y no tanto para operaciones especulativas como su propia operativa podría inducir. De hecho, el periodo medio de inversión de un institucional es superior a los 18 meses.

Y ese subyacente o índice, ¿hay veces que se crea ex profeso para lanzar el ETF?

Es cierto que la proliferación de índices ha aumentado de una manera brutal. Los hay para poder invertir en cualquier tipo de activo o área geográfica, y se han incrementado los sectoriales. El año pasado lo que vimos fue la multiplicación de índices ESG (ambientales, sociales y de buen gobierno, por sus siglas en inglés). El compromiso de las grandes gestoras por el mundo ESG y sostenible ha sido muy significativo y en Amundi más. Durante la pandemia, el 70% de los flujos en renta variable han ido a parar a ETF que replican índices sostenibles o con sello de sostenibilidad ¿Hemos construido nosotros los índices? No, los han desarrollado grandes proveedores de índices con análisis cuantitativos y de una manera cada vez más eficiente. Y los ETF han avanzado en paralelo. Es cierto que muchas gestoras tienen acuerdos con los proveedores de índices para poder definir que cumplan con las características que se están buscando, pero también que sean lo suficientemente líquidos para que un ETF pueda replicarlo. En Amundi cuidamos mucho ese aspecto.

Hoy en día la gestión activa y la pasiva son complementarias,
no son excluyentes. Lo ideal es combinar ambas

¿Qué tal funcionan los ETF de índices ESG?

Estos últimos meses han sido más rentables, ya que el mercado ha premiado a las compañías que integran criterios ESG en sus decisiones de producción e inversión. Se ha visto traducido en una mayor rentabilidad, pero no sé si será así en el futuro porque el mercado es muy caprichoso.

Según sus informes se cerró el año con récord, ¿a qué achacan estos crecimientos?

Estos productos son cada vez más líquidos, más accesibles, tienen mayor transparencia en sus objetivos de inversión y la gama del producto está aumentando. Además, las gestoras incluyen cada vez más este tipo de productos en los fondos que ellos asesoran y gestionan para distribuir al cliente retail.

Entonces, ¿son productos interesantes también para el retail?

Sí, son vehículos interesantes para cualquier tipo de inversor, aunque el ETF requiere de un asesoramiento. Yo les diría a los particulares que siempre vayan asesorados o inviertan a través de fondos de gestoras locales que, a su vez, inviertan en ETF. No obstante, la realidad es que en Europa el 80% de las inversiones en ETF viene de inversores institucionales.

¿La gestión pasiva sobrepasará el patrimonio de la activa?

La tendencia actual es favorable a la gestión pasiva, pero entendemos que esta está siendo utilizada también por gestores activos. Hoy en día la gestión activa y la pasiva son complementarias, no es excluyente una de otra. Lo ideal es combinar ambas. Es la manera más eficiente. El crecimiento en los últimos años puede ser más llamativo en la gestión pasiva que en la activa, pero es que partíamos de niveles más pegados a cero.

Normas
Entra en El País para participar