Automoción

Xiaomi plantará cara a Tesla: invertirá 8.500 millones para fabricar coches eléctricos

El gigante tecnológico chino confirma a la Bolsa de Hong Kong que crea una filial que se dedicará a este negocio y será al 100% de su propiedad

El CEO de Xiaomi, Lei Jun, en un evento pasado de la compañía.
El CEO de Xiaomi, Lei Jun, en un evento pasado de la compañía.

El gigante tecnológico chino Xiaomi ha anunciado hoy que entra en el negocio de los vehículos eléctricos. La compañía ha enviado un comunicado a la Bolsa de Hong Kong en el que explica que el consejo de administración de la multinacional ha decidido crear una filial dedicada "al negocio de los vehículos eléctricos inteligentes".

Xiaomi detalla que dicho negocio estará totalmente controlado por la compañía, que aportará una inversión inicial de unos 10.000 millones de yuanes (unos 1.300 millones de euros) y avanza que la filial invertirá unos 10.000 millones de dólares (unos 8.515 millones de euros) a lo largo de los próximos diez años.

El fundador y consejero delegado de Xiaomi, Lei Jun, también será el máximo ejecutivo al frente del negocio de los coches eléctricos. "Xiaomi espera ofrecer vehículos eléctricos inteligentes de calidad para que todo el mundo pueda disfrutar de la vida inteligente en cualquier momento y en cualquier lugar", añade la nota enviada a la Bolsa.

Los rumores de que Xioami quería entrar en el negocio de los vehículos eléctrico saltaron el pasado febrero cuando algunos medios chinos informaron que la tecnológica china, cuarto mayor fabricante de smartphone del mundo, estaba preparando un proyecto para construir su propio automóvil y que lo encuadraban en lo que denominan "decisiones estratégicas". Después, fue Reuters quien la semana pasada avanzó que Xiaomi tenía una alianza con el fabricante chino de vehículos eléctricos Great Wall Motor para fabricar su coche. Una información que negó esta compañía, aunque parece claro que subcontratará la producción del vehículo como hace con el resto de sus dispositivos tecnológicos.

Xiaomi no ha revelado hoy más detalles, pero parece estar dispuesta a dar la batalla a fabricantes occidentales como Tesla tanto a nivel doméstico como internacional. Y si las fuentes citadas por la agencia están en lo cierto, la compañía china planea lanzar su propia marca de coches para un mercado masivo siguiendo la estrategia que la empresa ha llevado a cabo con sus productos de electrónica de consumo, apostando por la calidad a buenos precios.

Con este movimiento, Xiaomi buscaría diversificar sus fuentes de ingresos, hoy muy dependientes del negocio de smartphones (62%) con márgenes reducidos debido a la fuerte competencia. La compañía anunció el pasado miércoles sus resultados consolidados no auditados de 2020 y reportó unos ingresos anuales de 245.900 millones de yuanes (unos 31.865 millones de euros), un 19,4% más frente al año anterior. También su beneficio neto ajustado creció u 12,8% hasta los 1.684 millones de euros, pero advirtió de un aumento de los costes debido a la escasez mundial de chips.

Xiaomi cuenta con un amplio portfolio de productos, pues no solo fabrica teléfonos inteligentes sino también relojes y pulseras inteligentes, purificadores de aire, arroceras, entre otros muchos dispostivivos. La compañía también fabrica algunos vehículos eléctricos pero de pequeño tamaño como patinetes y scooters. Xiaomi se asoció con la firma china Super Soco para producir conjuntamente motos eléctricas.

Las acciones de Xiaomi se revalorizaron hoy un 2,2%, según algunos analistas por los rumores que había de que la compañía confirmara su entrada en el sector de los vehículos eléctricos, que finalmente confirmó tras el cierre de la jornada en el parqué hongkonés.

Bloomberg, que eleva los planes inversores de la compañía a 13.000 millones de euros durante los próximos tres años, señala que Xiaomi tenía a finales del pasado año casi 100.000 millones de yuanes en caja y que se plantea buscar financiación para cubrir en torno al 40% de la inversión prevista, según fuentes conocedoras de los planes de la multinacional.

El movimiento de la compañía hacia la industria de los vehículos eléctricos sigue pasos similares a los datos por otros gigantes tecnológicos. En enero, el gigante chino de búsquedas Baidu anunció que desarrollaría una unidad de vehículos eléctricos a través de una asociación con el fabricante de automóviles nacional Geely Automobile, y Reuters informó el pasado febrero que Huawei está actualmente en conversaciones con otras empresas para fabricar vehículos eléctricos, entre ellas el fabricante de automóviles chino Changan Automobile.

Además, numeros informes apuntan a que Apple planea desembarcar también en este mercado y numerosos medios han publicado sobre supuestas conversaciones que estaría manteniendo la compañía de Cupertino con fabricantes de coches, aunque la compañía no ha confirmado la noticia. Fuentes de Reuters señalaron el pasado diciembre que Apple planea lanzar su primer vehículo eléctrico en 2024 y que barajaba que el coche pudiera incluir su propia tecnología de  baterías.

Normas
Entra en El País para participar