Meliá y Riu mantienen sus planes pese a que Alemania exigirá PCR a sus turistas al regreso de Baleares

Melía confía en el turismo británico y español a partir de junio y Riu prevé que se suavicen las restricciones por la presión de Tui

Turistas alemanes en una terraza en la playa de Palma de Mallorca.
Turistas alemanes en una terraza en la playa de Palma de Mallorca.

La marcha atrás del Ejecutivo alemán a la hora de permitir los viajes al extranjero no ha alterado la hoja de ruta de las grandes hoteleras en Baleares. Tras decidir sacar la pasada semana a cinco autonomías españolas de la lista de zonas de riesgo (Baleares, Valencia, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Murcia), lo que implicaba permitir la libre circulación entre esas regiones y Alemania sin ninguna restricción, el gobierno de Alemania, de común acuerdo con los gestores de los länder, decidió en la madrugada del lunes, tras una maratoniana reunión de 11 de horas, imponer la PCR obligatoria a todo ciudadano alemán que regrese de un viaje al extranjero en las próximas semanas.

Asegurar el verano

Por su elevada dependencia del turismo alemán (el 50% procede de ese país), Baleares es la autonomía más afectada, aunque los hoteles consultados minimizan el impacto de la medida, ya que consideran que la Semana Santa no es el período más importante y que lo que está verdaderamente en juego es salvar el verano. Desde Riu confirman que no hay cambios respecto a los tres hoteles que iba a abrir antes de ese cambio de decisión (Festival, Playa Park y Concordía) y confían en que la presión de TUI, uno de sus accionistas y el principal turoperador alemán, surta efecto para suavizar las restricciones. Eso implicaría que la prueba PCR pueda ser cambiada por una de antígenos, menos costosa, e incluso que pueda ser financiada para rebajar el coste final para el cliente. Ese es uno de los principales elementos de discusión entre el Gobierno de Baleares, las cadenas hoteleras y los turoperadores, que negocian a contrarreloj quién se hará cargo de costear la realización de las pruebas a los viajeros.

Los elevados niveles de ocupación, pese a las numerosas restricciones de movilidad, muestran la importante demanda embalsada que existe. Si en el Riu Festival, la ocupación ya supera el 70% (es el único hotel en Baleares que ha permanecido abierto gracias a la irrupción de los nativos digitales de otras autonomías que optaban por teletrabajar en un hotel), en los otros (Playa Park y Concordia) aún no llegan al 40% y al 30%, aunque se prevé que lleguen a a niveles similares al del Festival en las dos próximas semanas. “Hay muchas ganas de viajar”, recalcan.

Reino Unido y EE UU

En esa misma línea, Meliá, la primera hotelera de España, confirma que su hoja de ruta tampoco va a variar por el cambio de guión de Alemania. Así, con 34 hoteles abiertos en España, el objetivo es abrir otros 13 en las dos próximas semanas para llegar al cierre de Semana Santa con 47 abiertos. El gran acelerón está previsto entre Semana Santa y finales de junio, fechas en las que prevén llegar a 91 hoteles abiertos, con 44 aperturas fundamentalmente en Canarias, Baleares y Andalucía, junto a otros destinos urbanos como Sevilla, Madrid y Barcelona. “De esta manera, y si las condiciones permiten, llegaríamos a los 106 hoteles (más del 85% del portfolio) abiertos a principios de verano”, aseguran.

En su opinión, el establecimiento de una PCR es una medida de seguridad razonable. “No tiene nada que ver con la cuarentena que provoca un rechazo directo en el turista. Desde Meliá confiesan que el objetivo pasa ahora por asegurar que España sea un destino seguro y garantizarse la fidelidad del turismo británico por su elevada cuota de vacunación. “Reino Unido en Europa y EE UU en el Caribe van a ser los mercados clave para este próximo verano”.

Normas
Entra en El País para participar