Reestructuración

Los minoritarios de Abengoa avisan de que Terramar es un "comisionista a éxito"

La sindicatura AbengoaShares afirma que el fondo solo ha realizado tres operaciones desde su creación en 2016

Manifestación de los trabajadores de Abengoa  en Sevilla.
Manifestación de los trabajadores de Abengoa en Sevilla. Europa Press

El rescate de los activos de Abengoa volvió la semana pasada a escena, después de que la matriz solicitara el concurso de acreedores el 22 de febrero. La compañía informó a la CNMV de un plan de salvamento con varios implicados, entre ellos un fondo con sede en Los Ángeles (California), que sería crucial. Terramar Capital, dispuesto a aportar 150 millones de euros en créditos y otros 50 en capital en Abenewco 1, son la clave de bóveda de la última hoja de ruta trazada por la compañía. Junto este dinero, la compañía ha solicitado 249 millones de euros al fondo de rescate de la SEPI. "La única opción posible en la actualidad", según informó la semana pasada al supervisor.

Los minoritarios agrupados en torno a AbengoaShares, con más del 15% del capital según los registros de la CNMV, clamaron contra la operación. Clemente Fernández, expresidente de Amper y líder de la sindicatura, consideró que será difícil que el Gobierno respalde esta opción. A su juicio, sería un "escándalo financiar que un fondo buitre estadounidense se quede la compañía con dinero español".

La asociación ha hecho los deberes y ha lanzado una nota en la que analiza qué es y qué ha hecho Terramar Capital desde su creación en 2016. Tras su examen, determina que Terramar no es un fondo, sino un agregador financiero, una especie de "comisionista a éxito". En el comunicado, señala que cuenta con unos 20 empleados, y que solo ha realizado tres operaciones desde su  fundación por unos 30 millones de dólares (unos 25 millones de euros).

Las inversiones se han producido en sectores muy dispares: un proveedor local de caucho para neumáticos (East West Copolymer, adquirida en 2016 y en bancarrota en 2017); una franquicia de caramelos (Lolli Pops, adquirida en febrero de 2020 por 2,8 millones de dólares en una situación de bancarrota); y una franquicia de boutiques de ropa (Francesca, adquirida en febrero de 2021 por 18 millones de dólares junto con Tiger).

Abengoashares considera "una tomadura de pelo que se acuda a un fondo así, más si cabe cuando los propios accionistas se comprometieron (y así lo recoge el informe anual de 2019) a aportar ellos mismo nuevos fondos mediante una ampliación de capital por hasta 30 millones de euros". Tras las diferentes fases de rescate, el objetivo de Terramar es quedarse con el 70% del capital, mientras que el 30% restante se iría a manos de los actuales acreedores; entre ellos, Santander, CaixaBank, Bankia, KKR, Blue Mountain y Melqart.

En principio, Abengoa SA, en concurso de acreedores, se iría a liquidación, mientras que Abenewco 1 recibiría 35 millones de euros en forma de un préstamo por parte de Terramar y dispondría de un avance de una nueva línea de avales por un importe inicial de 40 millones de euros. Se suscribiría además un nuevo contrato de reestructuración y los compromisos de financiación en dinero y avales del ICO y de Cesce. Ramón y Cajal Abogados es el asesor de la compañía en su intento por salvarse.

La segunda fase sería firmar el acuerdo de reestructuración en línea con el acordado el 6 de agosto, que suponía la inyección de más de 500 millones en avales y liquidez, así como quitas y recapitalizaciones. Eso sí, con ciertas modificaciones para que Terramar pueda convertirse en accionista. Así se rompería el grupo contable del que ahora es matriz Abengoa SA y el grupo pasaría a estar encabezado por Abenewco 1.

Terramar realizaría el segundo desembolso de la financiación por un importe de 115 millones de euros y Abenewco 1 lanzaría una ampliación de capital que suscribiría TerraMar, con 50 millones adicionales. El rescatador tendría así el 70% de Abenewco. La última parte del salvamento sería la intervención de la SEPI, con su inyección de 249 millones. Esos fondos se emplearían para el repago de la financión del ICO y la cuantía sobrante sería utilizada para usos generales de Abenewco 1.

Normas
Entra en El País para participar