CNMV

Las empresas de inversión esperan a la regulación europea para ofrecer criptomonedas

El euro digital tendrá su próxima fecha clave a mediados de este año, pero el camino hacia una hipotética emisión todavía es largo

Las empresas de inversión esperan a la regulación europea para ofrecer criptomonedas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

A golpe de espectaculares alzas en el bitcóin y pese a la tradicional volatilidad de la criptomoneda por excelencia, el interés por el mundo de los criptoactivos está más presente que nunca. Inversores de un perfil más profesional se van sumando a la oleada de minoritarios que acuden a este mercado ante la posibilidad de fuertes rentabilidades en un entorno de tipos de interés hundidos y una renta variable con las valoraciones instaladas cerca de máximos históricos. En el marco de un encuentro con el sector sobre Fintech y ciberseguridad organizado hoy por la CNMV en el que se ha debatido sobre la propuesta de regulación europea de criptoactivos (MiCA), el interés de las empresas de inversión por ofrecer servicios relacionados con las criptomonedas ha quedado patente.

Miguel Jaureguízar, director de desarrollo digital de Renta 4, ha desvelado que la firma apuesta por la tecnología y el ecosistema cripto “sin ninguna duda”. “En Renta 4 hemos desarrollado la línea de Renta 4 digital assets específicamente para poder trabajar en este conexto. Si se aprobara mañana el reglamento europeo, habría un montón de entidades que querrían estar proporcionando sus servicios en este tipo de activo. El hecho de que sea un activo naciente hace que tenga un gran potencial, es un proceso de transformación en los mercados financieros y nosotros ya estamos ahí”, comenta el experto.

Bajo el punto de vista de Jaureguízar, el hecho de que entren en las criptomonedas las empresas de inversión que ya han venido trabajando con el mercado en otro tipo de activos es algo positivo para todo el ecosistema financiero. “El fundamental de las empresas que prestan servicios de inversión es ayudar a los inversores a realizar la inversión de sus ahorros, de su capital, bajo un marco de exhaustivo control de riesgos que permita tener transparencia, competitividad y el acceso a los mercados. Algo presente también en las bases de MiCA, transparencia y accesibilidad. Las empresas de ESIs podemos y debemos aportar todo esto a este nuevo asset class”.

Ángel Luis Quesada, consejero delegado de Onyze, compañía especializada en la custodia de activos digitales, coincide con Jaureguízar en el hecho de apuntar que la llegada de MiCA es algo deseable para el ecosistema de las criptomonedas en Europa. “Si se ve la descripción de MiCA se indica que es la primera de una serie de directivas sobre activos digitales. Es un documento bastante completo en este contexto, no solo es interesante, si no adecuada y es una directiva que tiene que salir lo antes posible”.

No obstante, la norma está en una fase temprana. Todavía queda todo un proceso hasta su aprobación y su aplicación y en el camino puede sufrir modificaciones. Según el consejero delegado de la compañía especializada en guardar criptomonedas, de hecho hay algunos puntos que estaría bien que cambiaran. “Hay áreas que hay que trabajar un poco más, por ejemplo, la definición de custodia de activos digitales es un poco laxa. Otro punto que genera mucha polémica es la definición que se da de stablecoin. Hay diferentes tipos y aquí se trata de forma muy genérica”, critica.

Quesada diferencia tres grandes tipos de criptomonedas estables. Por un lado, el dinero digital como podría ser el euro digital. Por otro, las stablecoin con naturaleza de criptomoneda como el USDT, que están apalancadas en monedas fiduciarias, y las que puramente, más que una moneda al uso, pretenden ser una herramienta de cara a emplearlas en el mundo de las finanzas descentralizadas. “Nadie va a hacer un préstamo en bitcóin, necesitas una moneda estable. Hay que intentar diferenciar mejor cada uno de estos activos digitales”.

Euro digital, cita clave en verano

Carlos Conesa, director general adjunto de innovación financiera del Banco de España, también ha participado en el encuentro organizado por la CNMV para hablar sobre el euro digital. Conesa cuenta que el interés por esta cuestión es máximo. En concreto, la consulta pública que lanzó el BCE ya dispone de 8.000 respuestas en toda Europa “hemos batido el récord de participación”. Muchas de esas respuestas tienen que ver con una de las principales preocupaciones que suscita en el público la hipotética llegada de un euro digital: la privacidad.

“Me gustaría subrayar las diferencias entre anonimato y privacidad. El anonimato completo en el entorno digital es difícil de conseguir. El euro digital estaría sometido a las mismas medidas que otros activos para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, algo muy complicado de conseguir en un entorno completamente anónimo. Que no haya un anonimato completo no significa que no pueda lograrse un alto grado de privacidad. La emisión del euro digital no tendría como objetivo acumular información sobre los ciudadanos”, incide Conesa.

Otro de los puntos polémicos del proyecto es su relación con el efectivo. El directivo de la institución española recalca que el euro digital no significa la muerte del efectivo, sino más bien, la muerte del efectivo significaría el euro digital. “En el área euro el efectivo es ampliamente aceptado y, mientras haya demanda de efectivo, se seguirá emitiendo. El euro digital sería un complemento del efectivo y no tiene intención de sustituirlo”.

Para terminar, Conesa recuerda que todavía, la mera existencia del euro digital sigue en el aire y que bien podría no llegar nunca. “Es un proyecto complejo, son los primeros pasos de un proceso largo y todavía no hay decisión tomada respecto a la emisión de un euro digital. A mediados de 2021 el consejo de Gobierno del BCE discutirá sobre la necesidad de emisión de un euro digital. Esto no significa que se emita, pero con esto el Eurosistema estaría mucho más preparado para su emisión llegado el momento”.

Normas
Entra en El País para participar