Tecnología

Ericsson, primera baja del Mobile: no asistirá por razones de seguridad

La decisión del gigante sueco de las redes de telecomunicaciones recuerda a lo acontecido el año pasado. La compañía dice que quiere preservar la salud de sus empleados y socios.

El gigante sueco de redes de telecomunicaciones Ericsson ha anunciado su decisión de no participar en la edición de este año del Mobile World Congress de Barcelona, cuya celebración está prevista entre el 28 de junio y el 1 de julio. La compañía alega motivos de seguridad y de salud para sus empleados y socios por la pandemia por el Covid-19. Creen que los distintos ritmos de vacunación que se lleva en los diferentes países no hace segura la asistencia, y ellos esperaban clientes de 120 países.

La noticia se conoce poco después de que la GSMA, organizadora de la gran feria de la industria móvil, anunciara ayer que mantiene sus planes para la convocatoria y desvelara sus medidas de salud y seguridad para el evento.

La decisión de Ericsson recuerda la historia vivida el pasado año, cuando finalmente se canceló el Mobile, después de que múltiples empresas anunciaran su baja. En 2020 fue el fabricante de móviles surcoreano LG el que primero anunció que cancelaba su asistencia, pero a partir de ahí las bajas fueron una detrás de otra. Y una de las más determinantes fue precisamente la del gigante sueco Ericsson.

Apenas pasaron dos semanas desde que LG dijo que no iba hasta que los organizadores del evento suspendieron el Congreso. En ese impass se habían dado de baja Intel, AT&T, Amazon, Facebook, Sprint, Cisco, Vivo, Sony, HMD, Nokia, TCL, Mcafee, NTT, Gigaset... Los últimos en cancelar su participación fueron los operadores europeos como BT, Vodadone y Deutsche Telekom.

El importante papel de Ericsson en la feria tecnológica (es uno de sus mayores expositores y uno de los líderes en tecnología 5G) podría provocar como el pasado año un efecto dominó y poner en riesgo la celebración por segundo año consecutivo del Mobile de Barcelona. Ericsson defiende que su principal responsabilidad es la salud y bienestar de "nuestra gente". La compañía asegura que la decisión, "aunque lamentable, refleja nuestro enfoque de preocupación para manejar la pandemia desde la perspectivas de las personas y los viajes mientras los programas de vacunación se implementan en todo el mundo". Y añade que esperan seguir colaborando estrechamente con la GSMA y los socios de la industria y que no se cierran a futuros eventos.

Pese a la decisión de la multinacional sueca y a que algunas empresas están pidiendo a la GSMA que retrasen hasta finales de este año el congreso para dar más tiempo a la vacunación, la organizadora del Mobile defiende que el congreso puede seguir adelante aplicando un estricto protocolo sanitario. Así, este lunes detalló las 18 medidas que contiene su plan de seguridad para evitar riesgos de contagio dentro del recinto donde se organiza el Mobile. Una feria que este año será híbrida (con parte presencial y parte online) y prevé tener entre 45.000 y 50.000 asistentes frente a los 109.000 que hubo en la edición de 2019, la última celebrada.

La responsable de Marketing de la GSMA, Stephanie Lynch-Habib, reconoció ayer, no obstante, que “las circunstancias [por la pandemia] son dinámicas (...) lo que implicará una evaluación y ajuste constantes. Y nos adaptaremos según sea necesario”. Y apuntó que la confirmación definitiva de que se celebrará el Mobile tendrá lugar entre seis semanas y un mes antes de la fecha marcada en el calendario.

Según algunas fuentes consultadas por CincoDías, la organización podría estar buscando otra fecha en el último trimestre del año, así que no sería de extrañar que igual que se decidió posponer el evento de febrero (fecha habitual de celebración) a junio, se retrase ahora a la recta final del año.

Mientras tanto, entre las medidas que anunció ayer la GSMA para los asistentes que acudan al recinto en junio están el deber llevar un test negativo válido para acceder al recinto y la obligación de repetirlo cada 72 horas, para lo que serán avisados a través de la aplicación móvil My MWC, donde todos los asistentes tendrán que registrarse.

Los organizadores también destacaron que exigirán a los viajeros provenientes de algunos destinos que muestren un test Covid-19 negativo para poder subir al avión y viajar a Cataluña, y los que lleguen en tren o coche serán dirigidos a los centros de pruebas del MWC establecidos para comprobar su estado de salud. Además, durante la estancia en el recinto se realizarán controles de temperatura en todos los puntos de acceso.

La GSMA detalló igualmente que las entradas y salidas a la feria se han duplicado para permitir el flujo de tráfico unidireccional y dijo que los restaurantes de Fira Gran Via han sido rediseñados para asegurar el distanciamiento social y que la preparación de la comida y la oferta gastronómica cumpla con los estándares mejorados, incluyendo el pago sin contacto.

También se ha previsto que el recinto cuente con un nuevo sistema de ventilación para mejorar el flujo de aire, con nuevas salas de aislamiento para facilitar las evaluaciones y habrá más personal médico para realizar las pruebas que se necesiten y coordinarse, cuando sea necesario, con las autoridades sanitarias. Los asistentes deberán rellenar un cuestionario de salud diario en la aplicación My MWC y utilizar regularmente los 1.300 dispensadores de desinfectante y llevar mascarilla.

Normas
Entra en El País para participar