Energía

EDP destinará a España el 8% de los 24.000 millones que invertirá hasta 2025

La compañía prevé sumar a su cartera 4 GW por año

Rui Teixeira, director financiero de EDP y consejero delegado de EDP España.
Rui Teixeira, director financiero de EDP y consejero delegado de EDP España.

El grupo Energías de Portugal (EDP) invertirá 24.000 millones de euros hasta 2025, de los cuales el 80% irá destinado a las renovables con el objetivo de que toda su producción se base en energías verdes para 2030.

Según ha detallado en su plan estratégico 2021-2025, presentado este jueves, la compañía prevé sumar a su cartera 4 GW por año y duplicar su capacidad instalada eólica y solar en el próximo lustro, mientras que en el caso de la "generación solar descentralizada" pretende multipicar por diez su presencia global.

Actualmente, las renovables representan el 74% de su producción. El grupo abandonará el carbón en 2025 y espera alcanzar la neutralidad climática en 2030.

EDP ha comunicado que de los 24.000 millones de euros, un 80% irá destinado a renovables [eólica, solar hidrógeno verde y almacenamiento], un 15% a redes y un 5% a soluciones para clientes y gestión de energías. Por regiones, un 40% se invertirá en Europa, otro 40% en Norteamérica, un 15% en Latinoamérica, incluyendo Brasil, y un 5% en otros territorios.

El nueve plan estratégico de la empresa eleva la inversión prevista en el documento anterior, presentado en marzo de 2019. Entonces, EDP estimaba una inversión anual de 2.900 millones entre 2019 y 2022, mientras que ahora prevé 4.800 millones por ejercicio.

El grupo portugués espera que, con estos nuevos objetivos, su beneficio neto se eleve a unos 1.200 millones de euros en 2025, frente a los 801 millones que obtuvo en 2020. Prevé que para 2023 ya alcanzará la cota de los 1.000 millones de euros de ganancias.

En cuanto al dividendo, ha explicado que ofrecerá una política atractiva para sus accionistas con un mínimo garantizado de 19 céntimos por acción durante el periodo. El pay out [parte del beneficio que se destina al dividendo] se situará entre el 75% y el 85%.

EDP también quiere apostar por la innovación y la transformación digital, con una inversión de cerca de 2.000 millones hasta 2025 en "nuevas soluciones de hidrógeno, almacenamiento de energía, redes inteligentes, comunidades de energía y movilidad eléctrica".

La firma portuguesa es uno de los gigantes energéticos europeos y tiene una filial especializada en renovables, EDPR, con presencia en España, Portugal, México, Estados Unidos, Canadá, Polonia, Brasil, Rumanía, Bélgica, Francia, Reino Unido, Italia y Grecia.

2.000 millones para España

En España se dejará unos 2.000 millones de euros: unos 700 en actividad de redes y el resto en renovables y plataforma de clientes y gestión de energía. También apostará por el desarrollo de la eólica marina flotante en las costas de Asturias, según ha asegurado en rueda de prensa el director financiero del grupo y consejero delegado de EDP España, Rui Teixeira.

EDP cerró el año pasado pasado un acuerdo con Macquarie Infrastructure and Real Assets para la compra de activos de Viesgo por 2.700 millones de euros. En concreto, compró un 75,1% de las redes eléctricas de Viesgo (integradas en dos filiales: Viesgo Distribución y la gallega Begasa, que suman 695.000 puntos de suministro), en tanto Macquarie mantenía el 24,9%.

Respecto al desarrollo de energía eólica marina flotante en las costas de Asturias, Teixeira ha afirmado que EDP está estudiando un proyecto de "escala semi industrial" que podría llegar a tener unos 50 megavatios (MW) de potencia, el doble de WindFloat Atlantic, localizado en aguas de Viana do Castelo (Portugal) y que ha sido el primer proyecto de esta tecnología en Europa, donde tiene por socio a Repsol.

Ha subrayado que la eólica marina, donde el grupo también planea un proyecto en aguas de Canarias, es "parte de una estrategia" para su desarrollo en la costa del Norte de España con el fin de "crear cadenas de suministro y desarrollo industrial" de este negocio.

Por otra parte, Teixeira ha confirmado que la central de Aboño 2 dejará de producir en 2025, en línea con la nueva hoja de ruja verde de la compañía para ser neutral en carbono en 2030. El año pasado ya aceleró el cierre de su planta de Soto 3, mientras que la de Aboño 1 continuará con su proceso de transformación para la quema de gases siderúrgicos hasta 2022

No obstante, EDP ya está barajando alternativas para Aboño. Según Teixeira, es una planta "muy importante para el tejido industrial de la zona". "Trabajaremos mientras tanto en distintas alternativas reales para el emplazamiento. En ese tiempo tendremos una alternativa pensada", ha apuntado, resaltando que para Soto 3 también manejan algunos proyectos de desarrollo de almacenamiento.

Por otra parte, el consejero delegado de EDP, Miguel Stilwell d'Andrade, ha indicado no sentirse incómodo con los planes de crecimiento en renovables en España de China Three Gorges, accionista de la energética lusa y que en el último año se ha hecho con una cartera de unos 1.000 MW en el país.

"Tiene su estrategia y creo que la inversión en España está dentro de esa estrategia global. El punto principal es que no haya competencia con EDP, cooperación pero no competencia, que no sean para activos que queramos nosotros. Ellos pueden crecer, pero sin hacer competencia con nosotros. Es posible que quieran hacer más, pero siempre dentro de este marco", ha argumentado, advirtiendo de que si los objetivos de la estatal china fueran pipeline o desarrollo entonces sí que sería de su agrado.

Normas
Entra en El País para participar