Energía

Bogas: “Respeto, pero no comparto la estrategia de algunas salidas a Bolsa en las renovables”

El CEO de Endesa reclama diálogo al Gobierno sobre tasas "alegales" sobre las centrales nucleares

El consejero delegado de endesa, José Bogas.
El consejero delegado de endesa, José Bogas.

“Endesa ha sido uno de los líderes del sector, sigue y seguirá siéndolo en un entorno de transformación en el que no dejaremos a nadie atrás allí donde estamos trabajando”. Con esta afirmación ha concluido la rueda de prensa del consejero delegado de Endesa, José Bogas, en el marco de la presentación de los resultados de 2020. El ejecutivo resumía de este modo el reto hacia la descarbonización, con el cierre de centrales térmicas; la apuesta por las renovables y el hidrógeno verde, y el despliegue de planes industriales donde desaparece la central de carbón. Compostilla y Teruel han sido cerradas en 2020 y para este año están contempladas las clausuras de As Pontes y Litoral.

Los ingresos procedentes del carbón suponen el 1% sobre el total de la facturación de Endesa, el peso es del 2,5% en producción y del 36% en las emisiones del grupo. La eléctrica ha reiterado esta mañana su objetivo de tener el 85% de la producción libre de emisiones en 2022 y alcanzar el 89% en 2023. El pasado ejercicio Endesa sumó 400 MW en renovables (300 solares y 100 eólicos) y dice contar con un pipeline de 42.000 MW: 33.000 en un estado muy inicial y 6.700 con los puntos de conexión ya concedidos.

Bogas ha sido preguntado por el boom de las renovables en el mercado, ante lo que ha relatado el proceso inverso que ha protagonizado Endesa: de la salida a Bolsa de una filial verde, a la exclusión bursátil de la compañía y la integración de sus activos en la cesta de generación del grupo “para terminar siendo verde por completo”, ha remarcado. “Respeto los procesos en marcha, pero no comparto esa estrategia. Algunos buscan la extracción de valor del sistema a corto plazo y, desde mi punto de vista, hay que aportar valor y extraerlo de forma gradual”, ha criticado.

La inversión en 2020 ha bajado a 1.600 millones de euros, con previsión de un salto por encima de los 2.000 millones anuales entre este 2021 y 2023

Del boom a la burbuja hay poco más de un paso, ha venido a expresar el directivo de Endesa, quien no ha citado a ninguna de las aspirantes a cotizar. En los últimos días, Acciona ha hecho público su plan de sacar a Bolsa la filial de Energía. También ha saltado a los medios un supuesto plan de oferta pública de valores de la joven Capital Energy. Repsol sopesa segergar su negocio de renovables, y otras dos candidatas a saltar al parqué son Opdenergy y Factorenergía.

Mayor peso inversor

La empresa ha ratificado esta mañana el compromiso de su accionista de control, Enel, con el desarrollo en la Península Ibérica. La inversión en 2020 ha bajado a 1.600 millones de euros, con previsión de un salto por encima de los 2.000 millones anuales entre este 2021 y 2023. Un objetivo que no depende del éxito en la captación de fondos de la UE, donde Endesa ha presentado proyectos al Gobierno por 19.000 millones.

De ser el 100% de estas iniciativas elegibles para las subvenciones europeas, Bogas calcula que la eléctrica podría aspirar a percibir entre 4.000 y 5.000 millones de euros en ayudas.

La eléctrica ganó 1.394 millones en 2020, cifra que mejora en un 715% el resultado neto de 2019, afectado por el ajuste de 1.400 millones derivado del cierre de centrales de carbón. El resultado neto ordinario, de 2.100 millones, con un 36% de alza, ha movido al reparto del 100% en dividendos, con lo que la remuneración a Enel y los minoritarios sube un 37%.

A los 0,7 euros por acción pagados ya, se sumarán 1,3 euros en julio para completar la entrega de 2,014 euros con cargo a 2020. “Esto supone subir un 6% sobre la guía que habíamos marcado de 1,9 euros”.

Subasta a bajo precio

Después de reconocer que puede estar produciéndose una burbuja de renovables en los mercados financieros, José Bogas ha aplaudido la promoción de subastas por parte del Gobierno en este ámbito.

"La verdad es que veo muy ajustadas las rentabilidades a 25 euros por MW/h de la última susbasta de renovables”, dice José Bogas

Sin embargo, los 25 euros por MW/hora que se fijó como precio medio en el proceso del 24 de enero (24,47 euros/megavatio hora para la tecnología fotovoltaica y 25,31 euros/MWh para la eólica) le suscita dudas sobre la rentabilidad de futuras plantas. Los precios para la asignación de 3.034 MW (2.036 MW fotovoltaicos y 998 MW eólicos) estuvieron un 43% de media por debajo de la estimación de precios a largo plazo respecto a la última cotización.

“El precio de 25 euros es bueno para el consumidor, pero nos sorprendió porque esperábamos entre 32 y 35 euros por MW/h para solar y de 38 a 40 euros para la eólica”. Bogas ha explicado que cada postor habrá hecho sus números en función, por ejemplo, de los años de vida que estimen para las futuras infraestructuras a partir de los 12 años que contempla la subasta. Endesa, en particular, presentó ofertas por 1.200 MW y se apuntó 50 MW, que estarán operativos en 2023, a 28,9 euros por MW/h: “Creo que sacamos una rentabilidad razonable y recuerdo que 6.000 MW se quedaron fuera al estar por encima de los 30 euros por MW/h. La verdad es que veo muy ajustadas las rentabilidades a 25 euros”.

Durante su intervención, Bogas ha valorado que los jugadores incumbentes tenían menos presión en la subasta que los nuevos entrantes al contar ya con una considerable cartera de clientes. También ha puesto en valor su cuota de mercado del 34% para asegurar que Endesa no entra en guerra de precios.

La supervivencia de las nucleares

Una vez que pasó por la supuesta burbuja en las renovables y se refirió a la subasta, el consejero delegado de Endesa también ha sido crítico con la fiscalidad de las nucleares, llegando a hablar de la existencia de “tasas alegales”. El ejecutivo asegura que la eléctrica cumplirá con el calendario de cierre expresado en el protocolo nuclear: 2027 para el primer grupo de Almaraz y 2035 para Trillo y Vandellós. Pero reclama diálogo al Gobierno sobre la rentabilidad de las plantas y la presión fiscal.

“Algunas tasas sobre las nucleares llegan a superponerse, cargando sobre el mismo hecho. Hay que hablar, pero no estamos amenazando con un cierre temprano por este motivo”, ha asegurado.

Desde su punto de vista, una central nuclear precisa un precio de 46 a 55 euros por MW/h para sobrevivir, teniendo en cuenta una remuneración del 5,5%, similar a la de activos regulados, en el entorno de los 55 euros: “Solo 45 euros por MW/h es el cash cost anual por mantenimiento y nuevas inversiones. Endesa invierte 150 millones al año en tenerlas en perfecto estado de revista. De los 25 euros por MW/h en costes variables, 13 son por impuestos, preocupándonos la existencia de tasas alegales", ha sentenciado.

Normas
Entra en El País para participar