REE invertirá 4.400 millones en cinco años y mantiene el dividendo en un euro hasta 2022

El operador de la red eléctrica presenta su plan estratégico para impulsar la transformación verde y digital

El consejero delegado de REE, Roberto García Merino, y la presidenta, Beatriz Corredor, presentan el nuevo plan estratégico del operador de la red.
El consejero delegado de REE, Roberto García Merino, y la presidenta, Beatriz Corredor, presentan el nuevo plan estratégico del operador de la red.

Red Eléctrica de España (REE) ha presentado es miércoles su plan estratégico a cinco años para impulsar la transformación verde y digital y contempla 4.400 millones de euros de inversión en el periodo.

Según ha comunicado el operador del sistema eléctrico a la CNMV, se prevén 2.846 millones de euros para el desarrollo de una red de transporte "robusta, inteligente y cada vez más interconectada"; 411 para diseñar, construir y operar infraestructuras almacenamiento, y 92 para nuevos sistemas para la operación y desarrollo de sistemas de control.

REE ha destacado que, con todo ello, el negocio regulado contará con un "plan de inversión sostenido" para los próximos cinco años, alcanzando un mayor ritmo de inversión al final del periodo, y que tendrá continuidad más allá de este horizonte.

"Es un plan para desempeñar nuestro papel en procesos tan trascendentales para el país como la transición energética y la reducción de la brecha digital", ha señalado la presidenta de la empresa, Beatriz Corredor, quien ganó 464.000 euros en su primer año al frente de REE.

Por su parte, el consejero delegado, Roberto García Merino, ha destacado que el propósito de REE se basa en "garantizar el suministro eléctrico y la conectividad en el ámbito de las telecomunicaciones, impulsando con criterios de sostenibilidad, una transición ecológica justa, poniendo en valor nuestra neutralidad y contribuyendo a la cohesión social y territorial".

El operador espera que en 2025 se produzca un "punto de inflexión" y que se dé un fuerte potencial de crecimiento de su base de activos, tras dejar atrás los últimos años impactados por el final de la vida útil retributiva activos pre-98.

REE registró un beneficio neto atribuido de 621,2 millones de euros en 2020, lo que se traduce en una bajada del 13,1% en comparación con el ejercicio precedente, debido a la caída de los ingresos tras la nueva regulación en la actividad de transporte y los deterioros realizados en su actividad satelital a consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La empresa también ha afirmado que mantiene el compromiso de dividendo hasta 2022 en un euro por acción para situarlo en al menos 0,80 euros a partir de esa fecha, con el fin de acompañar con solidez las fuertes inversiones previstas. Ha caído casi un 6% en Bolsa, hasta 13,85 euros por acción, su nivel más bajo desde marzo de 2020.

Otra de las líneas estratégicas del grupo es la consolidación de su negocio internacional. Destinará 225 millones de euros a construcción y explotación de redes de transporte de electricidad en Perú, Chile y Brasil.

Según la compañía, la consolidación de la actividad internacional aportará un crecimiento anual del Ebitda de alrededor de un 6% hasta 2025, impulsado por la puesta en servicio de los proyectos en curso y poniéndose en valor las compras que ha realizado en los últimos años.

Nueva etapa para Hispasat

La compañía compró Hispasat a Abertis a finales de 2019 y también ha dado cuenta de una nueva estrategia para el operador de satélites, al cual destinará un total de 620 millones de euros en los próximos cinco años y que inicia "una nueva etapa" para facilitar la conectividad universal.

En concreto, desembolsará dicha cantidad en el nuevo satélite Amazonas Nexus, que sustituye al AMZ 2 y estará totalmente operativo en 2023 tras un año de pruebas; en la transformación hacia una mayor integración vertical y en alianzas para el desarrollo de nuevos servicios en verticales con crecimiento.

Por otro lado, otros 115 millones de euros irán a Reintel para el renove de fibra óptica ferroviaria y al despliegue de red móvil 5G en las infraestructuras del grupo para permitir conectividad entre radiobases.

García Merino ha dicho en rueda de prensa que la compañía no descarta la incorporación de socios de ámbito global tanto en Hispasat como en Reintel, descartando así la segregación de los negocios.

En el caso del operador de satélites, ha hablado de un "socio de carácter estratégico para dar servicio a nivel mundial", mientras que en el de Reintel ha dicho que debería ser un agente que ayude a "reactivar la dinámica de la compañía" con el fin de abordar de manera conjunta el despliegue de fibra óptica y la tecnología 5G. "Estamos abiertos a incorporar socios financieros", ha apuntado.

Normas
Entra en El País para participar