Energía

EDP compra Viesgo a Macquarie en una operación valorada en 2.700 millones

Crean una gran distribuidora de electricidad en la que la portuguesa tendrá un 75% y el fondo un 25%

Rui Teixeira, consejero delegadoi de EDP España;ManuelMenéndez, presidente y Miguel Stilwell, consejero delegado del grupo EDP, en una imagen de archivo.
Rui Teixeira, consejero delegadoi de EDP España;ManuelMenéndez, presidente y Miguel Stilwell, consejero delegado del grupo EDP, en una imagen de archivo.

Después de más de un año tanteando el mercado para colocar la parte del negocio que mantenía en Viesgo, tras vender los activos no regulados a Repsol en 2018, el fondo australiano Macquarie Super Core Infrastructure ha alcanzado un acuerdo con EDP sobre la eléctrica cántabra. Acuerdo que implica que el fondo de infraestructuras australiano aún mantendrá una cierta presencia en la compañía, concretamente, en la actividad regulada de distribución eléctrica.

Así, según sendos comunicados remitidos a media tarde de ayer por las partes, EDP compra un 75,1% de las redes eléctricas de Viesgo (integradas en dos filiales: Viesgo Distribución y la gallega Begasa, que suman 695.000 puntos de suministro), en tanto Macquarie mantiene el 24,9%. Se crea así una nueva distribuidora holding (que podría ser rebautizada en el futuro), al que el grupo portugués aportará su filial de redes española, E-Redes, con 20.700 kilómetros de líneas. Viesgo tiene y opera otras 31.411 kilómetros de redes de distribución de electricidad en el norte de España.

La operación supone valorar la compañía en 2.700 millones de euros. EDP ha desvelado que paga un precio de 900 millones en metálico y asume deuda por otros 1.100 millones, mientras que los otros 700 millones corresponden a Macquarie en capital y acciones. La compañía energética hará una ampliación de capital de 1.020 millones de euros para financiar la operación. Los bancos que asegurarán la ampliación serían BNP Paribas, Goldman Sachs, Bank of America, Merrill Lynch, JP Morgan y Morgan Stanley, según fuentes empresariales.

El acuerdo, que está sujeto a las correspondientes autorizaciones administrativas, incluye también la compra por parte de EDP de la cartera de renovables de Viesgo, 500 MW de capacidad entre España y Portugal, que se integrarán en la filial verde del grupo luso, EDP Renováveis (EDPR), así como dos centrales de carbón en proceso de desmantelamiento, la única generación convencional que mantenía Viesgo. Está previsto que estas plantas (en Puertollano y Cádiz) cierren antes de 2021 y en los emplazamientos que se liberarán quedarán casi 1.000 MW de potenciales derechos de acceso a las redes.

La operación se traduce por tanto en una gran alianza en distribución enmarcada, según EDP, en su plan estratégico 2019-2022, presentado en marzo del año pasado, que preveía un crecimiento en energías renovables y en redes eléctricas. El plan también persigue reducir su exposición al riesgo de mercado y aumentar el peso de las actividades reguladas a largo plazo, tal como recuerda el consejero delegado del grupo, Miguel Stilwell. Y con ella, “ EDP refuerza significativamente su presencia en España y su posición en la vanguardia de la transición energética”, añade.

Tras esta operación, Viesgo (que podría cambiar de nombre) se centrará exclusivamente en la explotación y el desarrollo de las redes de Viesgo y EDP España, que contará con una longitud total de 52.177 kilómetros de líneas.

En menos de 20 años, la eléctrica cántabra ha pasado por las manos de Endesa, la italiana Enel y Macquarie, que compartía su capital hasta hace unos meses con Wren House Infrastructures Management, a través de Fresco Investments Sarl, y está siendo lentamente troceada.

En noviembre de 2018, ambos fondos vendieron a Repsol los activos no regulados de Viesgo: 750.000 clientes de luz y gas; tres centrales hidráulicas y dos ciclos combinados (Escatrón y Bahía de Algeciras , así como los saltos de Navia, Picos y Aguayo-Aguilar), con una capacidad de generación de 2.350 MW.

Por su parte, EDP alcanzó un acuerdo en mayo para vender a la francesa Total su cartera de clientes de su filial española, que dirige Rui Teixeira, dos centrales de ciclo combinado por 515 millones.

Accionistas españoles

Tras el éxito de la operación se encuentran la discreta aportación de los accionistas españoles de EDP, Liberbank y Masaveu, que cuentan con un 7,19% del capital del grupo portugués a través de la sociedad instrumental Oppidum.

El desembarco de EDP en Viesgo se vio durante años como una operación “natural”, dada la cercanía geográfica de ambas eléctricas, las pequeñas de la antes todopoderosa Unesa.

EDP se refuerza en España y el fondo sigue

El consejero delegado de EDP España, Rui Teixeira, calificó ayer la entrada de su compañía en Viesgo como “una operación estratégica, por la dimensión, por el refuerzo de nuestra presencia en un mercado core y porque al invertir en redes y renovables, contribuimos de forma relevante para cumplir con nuestra visión de liderazgo en la Transición Energética”. En este sentido, la transacción,que permite a la portuguesa duplicar su red de distribución en España, le permite “seguir creando valor a través de nuestras inversiones, al mismo tiempo que mantenemos una fuerte apuesta por nuestros grandes clientes y los nuevos productos y servicios downstream”.

Por su parte, Juan Caño, responsable de Macquarie Infrastructure and Real Assets para la península ibérica y miembro del consejo de Viesgo, señaló que “resulta fundamental que sigamos invirtiendo en las infraestructuras de redes de distribución de electricidad en España con el fin de garantizar que los hogares y la industria sigan teniendo acceso a una fuente de electricidad fiable y segura”. Macquarie seguirá como socio de EDP con un 24,9% de la holding de distribución que integrará los activos de redes.

Normas
Entra en El País para participar