PEPP

El BCE se vuelca con Italia en su plan extraordinario de compras de deuda

Es el país en el que más se desvía de la clave de capital

El BCE se vuelca con Italia en su plan extraordinario de compras de deuda pulsa en la foto

Italia no es el país del euro al que el BCE ha adquirido más deuda soberana en su programa extraordinario antipandemia (PEPP), lanzado en marzo del pasado año. Es Alemania, por un volumen de más de 188.000 millones de euros. Una cuantía que se corresponde con el hecho de que Alemania es el país con diferencia que más peso tiene en el capital del BCE, el 21,43% del total.

Pero la condición de extraordinario del programa PEPP no reside solo en lo voluminoso de su cuantía –prevista en un total de 1,85 billones de euros– sino en la opción que se ha dado el BCE de tener la flexibilidad suficiente para desviarse en sus compras de la denominada clave de capital, por la que debe adquirir deuda soberana en proporción al peso del país emisor en su capital. Y en esa insólita libertad que se ha dado Christine Lagarde, Italia –con un ratio de deuda sobre PIB cercano al 160%– es la gran beneficiada.

El BCE ha adquirido bonos soberanos italianos en el programa PEPP por 136.310 millones de euros, a cierre del mes de enero, lo que equivale al 17,75% del total. El porcentaje es superior en 3,9 puntos porcentuales al 13,81% del capital que le corresponde a Italia en el BCE. Se trata de la mayor desviación de esa regla de capital entre los países de la zona euro. Por encima de los 3,13 puntos porcentuales en que las compras de deuda alemana superan la clave de capital o de los 2 puntos en el caso de la deuda soberana española. El PEPP ha destinado el 11,7% de sus compras de deuda pública a España. Por encima del 9,69% del capital español en el BCE.

El gobierno de Draghi permitirá rebajar la presión en favor de los bonos italianos

Estos porcentajes del reparto accionarial en el BCE se revisaron el pasado 1 de febrero con motivo de la formalización del Brexit. Así, todos los países de la UE forman parte del capital del BCE y los de la zona euro suman el 81,32% del accionariado. Pero si se ajustara la composición del capital del BCE únicamente a los países del euro, Italia sería de nuevo la gran beneficiada del PEPP, de forma aún más evidente.

En ese caso, y según cálculos del Mitsubishi UFJ Financial Group –el mayor banco de Japón–, el BCE seguiría desviándose en 2,18 puntos en favor de la deuda italiana de la nueva clave de capital, que ascendería al 15,55% para el país. La desviación en favor de Alemania se reduciría en cambio a 0,42 puntos y a 0,77 en el caso de España.

El BCE ha hecho una clara apuesta por flexibilizar sus compras de deuda ante la actual crisis, que ha servido para mantener a raya los costes de financiación de los estados. El recién estrenado gobierno de Mario Draghi ha disparado el interés inversor por la deuda italiana y será sin duda un apoyo para que el BCE no tenga que ir mucho más allá en sus compras en favor de Roma, sin olvidar que Italia será el país del euro que más deuda emitirá este año.

Normas
Entra en El País para participar