Mustier se sube en primera clase, con Arnault, al tren de las SPAC

El exjefe de Unicredit tiene un profundo conocimiento del sector bancario europeo

Jean-Pierre Mustier, ex-CEO de Unicredit.
Jean-Pierre Mustier, ex-CEO de Unicredit. REUTERS

La moda de las SPAC ha cruzado el Atlántico. Jean-Pierre Mustier anunció ayer que seguía los pasos de Xavier Niel y Matthieu Pigasse y del exjefe de Credit Suisse, Tidjane Thiam, lanzando un vehículo de inversión cheque en blanco. Al asociarse con el jefe de LVMH, Bernard Arnault, el hombre más rico de Europa, el exjefe de Unicredit se suma al carro en primera clase, al menos.
Muy poco después de dejar el segundo banco italiano, Mustier ya está de vuelta en la escena. Ha unido sus fuerzas con el gestor de activos Tikehau Capital, el vehículo de Arnault, Financière Agache, y el banquero de inversión italiano Diego De Giorgi.

Las SPAC tienen camino que recorrer en Europa para alcanzar a EE UU. Solo 19 de ellos salieron a Bolsa en el continente en los seis años anteriores a diciembre. EE UU acogió casi 250 solo el año pasado, y más de 30 en lo que va de este, según Statista. Recaudaron la cifra récord de 82.000 millones de dólares en 2020, según Dealogic: seis veces lo de 2019. Las acciones de Holicity, por ejemplo, se dispararon un 57% a principios de mes después de que el vehículo respaldado por el pionero de la telefonía Craig McCaw anunciara que absorbía la startup de cohetes Astra.

Invertir en SPAC requiere un acto de fe. Por eso, el historial de los inversores principales es primordial. Mustier, que fue jefe de banca de inversión en Société Générale, tiene un profundo conocimiento de la banca europea y está en buena posición para identificar objetivos en esa industria en consolidación.

Aunque Mustier no se pronuncia sobre la oferta, las posibles adquisiciones también podrían adoptar la forma de fintech o gestoras de activos, que ofrecen mayor rentabilidad que los seguros y los bancos comerciales con los tipos ultrabajos. La naturaleza flexible de las SPAC también permitiría al vehículo absorber dos empresas que estén en proceso de fusión.

La de Mustier parece menos unipersonal que otras empresas. El fuerte respaldo financiero de sus socios le da más opciones de recaudar más dinero que la media de las SPAC europeas hasta ahora. Contar con Arnault es un buen billete de entrada.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías