NH anuncia un ERE que podría afectar a 700 empleados de servicios centrales

639 trabajadores de ese departamento estaban inmersos en un ERTE por causas productivas desde julio

Entrada del hotel NH Collection Paseo del Prado en Madrid
Entrada del hotel NH Collection Paseo del Prado en Madrid

NH se va a convertir en la primera gran hotelera que va a acometer un ajuste en su plantilla como consecuencia de la prolongación de la crisis del coronavirus. La hotelera ha anunciado a primera hora de esta tarde el inicio de las negociaciones para un despido colectivo en sus servicios centrales. "NH Hotel Group ha notificado hoy a los trabajadores de sus servicios centrales y corporativos la intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo. La documentación que conformará su correspondiente informe técnico será trasladada oportunamente tanto a la autoridad laboral como a las Comisiones que se constituyan para la negociación. Las condiciones y el número de afectados serán materia de negociación", recalca la hotelera en un comunicado.

Desde que irrumpió la crisis del coronavirus, la compañía había adoptado dos grandes medidas en materia laboral. Al inicio de la pandemia aprobó un ERTE de fuerza mayor al 90% de su plantilla en España (3.236 trabajadores), aunque posteriormente recuperó a parte de los trabajadores ante la reactivación de la llegada de viajeros en verano, que apenas duró un par de meses. En paralelo pactó con CCOO un ERTE por causas productivas que duraría cuatro meses (del 1 de julio al 31 de octubre, aunque posteriormente se prolongó) que afectaría a 639 empleados de los servicios centrales con cuatro tramos diferentes de reducción de jornada y salario: 289 tendrían una rebaja del 100%, 109 cobrarían un 50% menos, 74 percibirían entre un 21% y un 40% menos, otras 157 ganarían entre un 10% y un 20% menos y finalmente 9 no se vieron afectadas.

Estos trabajadores, a los que se sumarían probablemente en torno a 60 de otros departamentos, según fuentes sindicales, serán con toda probabilidad el número máximo de afectados por el ERE. Esa sería la cifra inicial de despidos, que con toda seguridad se vería rebajada durante los 30 días que dura el período de consultas del ERE. En cualquier caso se trataría del desmantelamiento de los servicios centrales y la apuesta por una descentralización de la compañía, en la que la gestión de cada unidad de negocio se llevaría de forma personalizada en cada territorio.

Ese despido colectivo se trata del primer gran ajuste que anuncia una cadena tras un año de crisis del coronavirus. Hasta ahora ninguna de las otras cuatro grandes (Meliá, Barceló, RIU o Iberostar) habían anunciado un ERE y todas habían apostado por prolongar los ERTE de fuerza mayor (solo Meliá tiene a 5.000 trabajadores con el empleo suspendido) hasta el 31 de marzo de 2021, aprovechando la última prórroga aprobada por el Gobierno a finales de enero.

Como cadena hotelera y con la gran mayoría de activos en ciudades, NH ha sido una de las empresas más perjudicadas. Entre enero y septiembre acumuló unas pérdidas de 295 millones de euros y el próximo 24 de febrero presentará los resultados del conjunto de 2020, que con toda probabilidad ahondarán aún más ese deterioro económico. NH ha sido una de las hoteleras, junto a Hotusa o Room Mate, que ha barajado la posibilidad de solicitar ayuda a través del Fondo de Solvencia para Empresas Estratégicas de la SEPI, aunque finalmente no presentó una solicitud formal.

Negociación con la banca y bajadas de precios

El plan de contingencia de NH para aguantar la falta de ingresos se ha basado, entre otros, en dos grandes ejes: la obtención de oxígeno financiero y la reactivación de la demanda.

En el primer caso logró en junio una inyección de 225 millones de la banca con aval del ICO y logró aplazar la gran mayoría de vencimientos de deuda hasta 2023. En el caso de la demanda optó por lanzar fuertes descuentos para tratar de lograr una ocupación mínima del 40% del hotel y así no perder dinero con la vuelta a la actividad.

Las rebajas de precio del 25% ofertadas en temporada alta se prolongaron en otoño e invierno, sin mucho éxito por las restricciones a la movilidad entre autonomías y entre países en la UE.

Normas
Entra en El País para participar