Repsol prevé producir dos millones de toneladas de ecocombustibles en 2030

La planta de Cartagena fabricará también biojet para aviones

Vista del logotipo de la compañia petrolera Repsol.
Vista del logotipo de la compañia petrolera Repsol.

Repsol prevé alcanzar una producción de más de dos millones de toneladas anuales de biocombustibles sostenibles al final de esta década para que estos productos jueguen un papel clave en la descarbonización de sectores como el transporte pesado por carretera o la aviación, difíciles de electrificar, infomó la compañía multienergética.

En su objetivo de ser una compañía neutra en carbono en 2050, este impulso a la producción de biocombustibles avanzados en los próximos años ocupa un lugar destacado en la estrategia del grupo. El gerente de Desarrollo de Procesos de Repsol Technology Lab, Miguel Ángel García Carreño, destacó que la composición química de los ecocombustibles permite su uso en los vehículos actuales con motores de combustión, "que suponen la gran mayoría del parque automovilístico, y aprovechar por tanto las infraestructuras ya existentes de repostaje y distribución", y se presenta como una "solución real y disponible para reducir las emisiones" en sectores como el transporte pesado o la aviación.

Dentro de esta apuesta por los biocombustibles, el grupo construirá en Cartagena la primera planta de España de fabricación de este tipo de ecocombustibles, que producirá 250.000 toneladas anuales a partir de 2023.

A esto se unirán modificaciones en unidades existentes y nuevos proyectos para alcanzar un total de 1,3 millones de toneladas de productos a partir de materias renovables en 2025 y superar esos dos millones en 2030, según informó la compañía en su última 'Newsletter'.

Biojet para avión

En Cartagena, la compañía presidida por Antonio Brufau empleará la ruta tecnológica más evolucionada para, a partir de hidrógeno y materia prima reciclada, fabricar biocombustibles avanzados -como hidrobiodiésel (HVO por sus siglas en inglés), biojet, bionafta y biopropano-, que se podrán usar sin modificaciones en los motores actuales y que significarán un ahorro de emisiones de 900.000 toneladas de CO2 al año, una cantidad similar al CO2 que absorbería un bosque del tamaño de 180.000 campos de fútbol.

En la planta murciana también se fabricará biojet para aviación, un biocombustible que Repsol ya ha empezado a producir en su complejo industrial de Puertollano, donde elaboró el pasado verano las primeras 7.000 toneladas fabricadas en España. Asimismo, el complejo industrial de Tarragona también fabricó recientemente un segundo lote de 10.000 toneladas.

Normas
Entra en El País para participar