Desinversiones

Mubadala sondea la venta de la minera de cobre Matsa por 2.000 millones

La compañía, con sede en Huelva, es propiedad del fondo de Abu Dabi y de Trafigura; la escalada del precio del metal eleva su atractivo

Vista aérea de la zona de procesamiento de Matsa en Huelva.
Vista aérea de la zona de procesamiento de Matsa en Huelva.

Uno de los fondos soberanos de Abu Dabi, Mubadala, más conocido por ser el principal accionista de Cepsa con un 63% del capital, también es dueño, a la mitad, de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), que tiene minas de cobre, zinc y plomo en Huelva. El inversor de Emiratos Árabes Unidos comparte la propiedad desde 2015 con la empresa de materias primas de Singapur Trafigura. Los accionistas sopesan la venta de esta empresa, con una valoración preliminar de unos 2.000 millones de euros, según Bloomberg.

La valoración de Matsa se ha disparado al compás de la subida del precio del cobre, que se revaloriza más de un 40% desde mediados del año pasado. Eso ha provocado que los dueños estén dispuestos a escuchar ofertas por este negocio, que en 2019 facturó 473,5 millones de euros, con un beneficio de explotación (ebit) de 65,2 millones de euros y un resultado neto de 41,4 millones de euros. Su plantilla ronda los 800 empleados, si bien asegura que en total genera más de 4.000 puestos de trabajo.

La empresa, con sede en Almonaster la Real (Huelva), cuenta con tres minas subterráneas en operación, con una capacidad de procesamiento de entre 4,3 y 4,6 millones de toneladas de mineral al año. Matsa, si finalmente sale al mercado, será una de las mayores empresas dedicadas a la extracción y procesamiento de cobre que se pongan a la venta este año. La empresa es propietaria de tres minas: Agua Teñidas, Sotiel y Magdalena. En 2019, Matsa procesó un total de 4,2 ­millones de toneladas de los minerales mencionados.

La compañía será la diana de empresas mineras que busquen crecer en el mercado de cobre. El precio del metal se ha disparado un 40% desde mediados del año pasado gracias a la renovada demanda de China. Trafigura y Mubadala decidirán si finalmente lanzan la venta de la compañía minera en los próximos días, según las fuentes consultadas por Bloomberg.

En todo caso, aún no se ha tomado una decisión definitiva. Portavoces de Trafigura y Mubadala declinaron hacer comentarios a la agencia de noticias.

Metales al alza

Trafigura registró el año pasado unos beneficios récord, demostrando que la crisis mundial causada por la pandemia de coronavirus ha sido una bendición para las empresas dedicadas a los metales. Las cotizaciones de los industriales y también de los preciosos se han disparado. Los primeros se revalorizan ante las expectativas de una fuerte recuperación del gigante asiático. Los segundos son un valor refugio en tiempos de crisis, y, curiosamente, ambos tipos de metales cotizan en entornos de máximos históricos. El cobre supuso el 66% de las ventas totales del ejercicio de 2019 de Matsa; el zinc, el 31%, y el plomo, el 3%, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Mubadala pagó por la mitad de Matsa alrededor de 500 millones de dólares (unos 420 millones de euros al cambio actual) hace poco más de cinco años, según Bloomberg. La valoración tentativa del potencial proceso de venta supondría más que duplicar la inversión inicial del fondo que controla, junto a Carlyle, Cepsa. Sus activos bajo gestión superan los 230.000 millones de dólares (unos 190.000 millones de euros), y tanto la petrolera como la minera son sus principales inversiones en España.

Por su parte, Trafigura, con sede en Singapur, es una de las principales compañías comercializadoras de materias primas del mundo. Trafigura abastece, almacena, transporta y ofrece una gama de materias primas (incluyendo petróleo, productos refinados, metales y minerales) a clientes de todo el planeta.

  • Pérdidas. Matsa tiene un futuro brillante por delante pero ha sufrido pérdidas importantes en el pasado. Así, a cierre de 2019 registra en sus cuentas bases imponibles negativas pendientes de compensar por cerca de 64 millones de euros. Por regla general, estas generan un crédito fiscal equivalente al 25% de su cuantía, que se resta del impuesto de sociedades. En sus últimas cuentas, señala que considera probable la generación de suficientes ganancias para aplicarse los créditos fiscales de esas bases imponibles negativas.
  • Deuda. La deuda bruta de Matsa a cierre de 2019 ascendía a cerca de 300 millones de euros. La sociedad firmó un contrato de financiación en 2017 con ocho bancos y paga por ese pasivo alrededor del 4%. El porcentaje varía según la ratio de deuda respecto al ebitda.
Normas
Entra en El País para participar