La Airef estima que solo Asturias, País Vasco y Navarra cerraron otoño con caídas de PIB

Baleares y Comunidad Valenciana lideran el avance trimestral, seguidas de Cataluña y Extremadura, pero el territorio insular es el que mayor desplome interanual sufre, del 20%

PIB regional Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La economía española parece haber sorteado por poco, con un avance del 0,4%, una nueva caída económica en el cierre de 2020 que sí habría afectado a la Unión Europea (-0,5) y la eurozona (-0,7%). Así lo apuntan al menos los datos provisionales sobre los que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha esbozado ya el comportamiento del PIB de cada región desvelando importantes disparidades.

Así, pese al cierre general en tasas positivas, tres comunidades autónomas habrían vuelto a sufrir un retroceso económico en el cuarto trimestre del año de la pandemia. Se trata de Asturias (-0,5%), País Vasco (-0,4%) y Navarra (-0,3%), mientras que otras regiones habrían crecido al doble de ritmo que la media española.

Encabezan estos incrementos Baleares y la Comunidad Valenciana (0,9%, en ambos casos), seguidas por Extremadura (0,8%) y Cataluña (0,7%). Una distancia de casi punto y medio de diferencia entre las mayores caías y los mayores avances.

Algo por encima del crecimiento medio, con un incremento del PIB del 0,5%, se situarían Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha y Canarias. Por su parte, se sitúan algo por debajo Andalucía, Aragón, Castilla y León (las tres con un alza del 0,2%) y prácticamente planas Murcia, La Rioja y Cantabria (0,1% en todos los casos).

Pese a que España habría saldado el positivo el otoño económica, tras la recesión generalizada sufrida en el primer semestre de 2020 como consecuencia del Gran Confinamiento y la parálisis de la actividad decretada para tratar de contener la pandemia, y el rebote que trajo la reactivación en verano, el PIB nacional pierde un 11% de volumen en el año y sufre una caída interanual del 9,1%.

Paradójicamente, la comunidad que despidió el año con mejor resultado trimestral es la que más ha contribuido a la caída general causada por la crisis del Covid-19 en el año: Baleares pierde un 20% de su producto interior bruto.

Le siguen Canarias (-12,5%), Cataluña (-11,7%) y la Comunidad Valenciana (-9,6%). La caída es ligeramente menor a la media nacional en País Vasco y Andalucía (-8,5% en ambos casos); Madrid y Aragón (-7,9%); Asturias y Navarra (-7,6%); o La Rioja (-7,5%).

Menos destacables, dada la coyuntura general, son los retrocesos sufridos por Castilla y león (-6,9%); Cantabria (-6,7%); Galicia y Murcia (-6,4%) y Castilla-La Mancha (-5,5%). La comunidad autónoma que menos se residente es Extremadura, con una rebaja del 4,6%.

Para comprender esta disparidad hay que tener en cuenta que las regiones que partían de menores niveles de actividad tienen a ser las que menos han sufrido el parón, además de que este último afecta especialmente al sector servicios.

Son por tanto las regiones que viven en mayor proporción del turismo, como ocurre con los territorios insulares, las que mayor menoscabo han sufrido, mientras que otras más ligadas a las actividades primarias, como la agricultura o la ganadería, han podido contener el golpe en mayor medida.

En paralelo, la evolución de la segunda y tercera ola del Covid en cada territorio, así como la política de restricciones que ha puesto en marcha cada región para tratar de contener su impacto, han sido claves a la hora de marcar diferencias en el comportamiento económico de cada zona.

Normas
Entra en El País para participar