Santander cierra 2020 con pérdidas históricas de 8.771 millones y volverá al dividendo en efectivo

En el cuarto trimestre registra 1.146 millones de euros de cargos extraordinarios por la reestructuración en España

Santander cerró el año de la pandemia con pérdidas históricas de 8.771 millones de euros, frente al beneficio de 6.515 millones de un año antes, golpeado por los ajustes realizados para hacer frente a la crisis. Tras anotar apuntes contables por 12.600 millones en el segundo trimestre, el banco ha registrado nuevos cargos en el cuarto por 1.146 millones de euros vinculado a los costes de reestructuración en España, de los que 700 millones corresponde a la salida de casi 3.572 empleados. La entidad ha anunciado que volverá a su anterior política de dividendo para repartir el 40%-50% del beneficio ordinario una vez que el Banco Central Europeo lo permita, y además pagarlo íntegramente en efectivo en el "medio plazo". 

SANTANDER 3,32 -1,22%

Para este año el banco espera rentabilidades que cubran el coste de la inversión, es decir, del 9% al 10% tras regresar a beneficios con crecimientos positivos, según ha reiterado la presidenta, Ana Botín. El banco espera no tener que realizar más provisiones extraordinarias por el Covid, ni por el saneamiento de los fondos de comercios de sus filiales.

Con cargo a 2020, Santander abonará 2,75 céntimos de euro de dividendo en efectivo por acción, "la cantidad máxima permitida" según el límite establecido por la recomendación del BCE de diciembre. Este dividendo es inferior al aprobado por la junta del banco, que ascendía a 0,10 euros por acción, pero el supervisor solo le ha autorizado a repartir el 15% del beneficio ordinario del banco de 2020, con lo que después de septiembre, en caso de que el BCE levante la limitación totalmente, tampoco podrá recompensar la diferencia con las ganancias ordinarias del pasado ejercicio.

Además, para previsiblemente 2021, la entidad se compromete a  "volver a pagar dividendos cuando la recomendación del BCE lo permita". El consejo tiene la intención de recuperar un pay out de dividendo en efectivo del 40%-50% del beneficio ordinario en el medio plazo.

Santander cierra 2020 con pérdidas históricas de 8.771 millones y volverá al dividendo en efectivo

Entre septiembre y diciembre, el banco obtuvo un beneficio de 277 millones de euros, por debajo de los 381 millones esperados por los analistas de Bloomberg. El grupo tuvo un cargo extraordinario de 1.146 millones para llevar a cabo el ajuste de plantilla en España. Santander firmó en diciembre con los sindicatos un acuerdo para llevar a cabo un ERE que afecta a 3.572 empleados y conlleva el cierre de 1.033 oficinas.

La entidad detecta en el segundo semestre "signos de recuperación" en el margen de intereses y los ingresos por comisiones. De hecho, el banco logró en el cuarto trimestre sus mayores ingresos de clientes de los últimos dos años en euros constantes

A cierre del ejercicio, Santander obtuvo un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros, un 38% menos. Los ingresos totales (margen bruto) en 2020 se sitúan en 44.279 millones de euros, con un descenso del 10%. El margen de intereses es de 31.994 millones de euros, un 9,3% menos que en 2019, aunque sin el impacto de los tipos de cambio, registraría un incremento del 1,3%. Las comisiones netas se reducen un 15%, y se sitúan en 10.015 millones de euros.

Por el lado de los costes de explotación, se sitúan en 21.130 millones de euros, un 9% menos que en 2019. Sin el impacto de los tipos de cambio, el descenso es del 1%.

Por regiones, en España, el beneficio ordinario fue de 517 millones de euros, un 67% menos, por las mayores dotaciones, que se vieron parcialmente compensadas con el ahorro de costes (-10%). Su morosidad, pese a que se ha reducido respecto a 2019 en 71 puntos básicos, para situarse en el 6,23% sigue por encima de la media del sector, lastrada aún por la herencia de Banco Popular.

España ha ido perdiendo peso en la distribución de beneficios del grupo, al sumar solo el 7%, frente al 30% de Brasil, o incluso el 8% de Reino Unido, el 11% de México, el 15% de Santander Consumer o incluso el 10% de Estados Unidos. 

En España no descarta volver a realizar ajustes de plantilla y oficinas, aunque no ha concretado fechas. Botín se ha limitado a asegurar que dependerá del modelo de oficina que reclamen los clientes. Hay que tener en cuenta que Santander está implantando cada vez más los Work Café. Oficinas muy amplias, con espacios para trabajar y tomar café, con gestores de casi todos los negocios. Estas sucursales suplen a un conjunto de oficinas cercanas.

Botín, en este sentido, ha asegurado que España ganará influencia en el conjunto de la cuenta de resultados en los próximos años.

Reino Unido registra un beneficio ordinario en 2020 de 530 millones de euros, frente a los 1.077 millones de un año antes (un 50,8% menos).

En Brasil, el beneficio ordinario fue de 2.113 millones de euros, un 5% menos, con motivo de las dotaciones por la pandemia. El margen neto creció un 3% gracias al impulso de los ingresos y al control de costes.

En cuanto a la solvencia, la ratio de capital CET1 se incrementó en 69 puntos básicos en el año (36 puntos básicos en el cuarto trimestre), hasta el 12,34%. El banco cumple así con el objetivo que tenía marcado, e incluso lo supera, según ha explicado José Antonio Álvarez, consejero delegado del grupo.

La ratio de morosidad del grupo se sitúa en el 3,21% al cierre de diciembre, por debajo de 2019 (caída de 11 puntos básicos) beneficiada por las medidas de apoyo concedidas a los clientes.

 

Normas
Entra en El País para participar