Empresas que apuestan por un liderazgo con propósito

Ericsson, Coca-Cola o la Fundación Canal explican el cambio hacia un modelo más social

Empresas que apuestan por un liderazgo con propósito

Es el momento de cambiar las prioridades de las compañías: no hay que centrarse solo en la generación de beneficio, sino que es necesario tener en cuenta qué se aporta a la sociedad. Con esta idea de la directora general de la Fundación SERES, Ana Sainz, se inició este miércoles una sesión, organizada conjuntamente entre la citada institución y Esade, sobre Liderar desde el propósito, y en la que participaron varias empresas que desde hace tiempo aplican este modelo de liderazgo. De hecho, el líder, en opinión de Sainz, debe apostar por este nuevo modelo que combina el crecimiento social y el económico, ya que “apostar por una sociedad mas justa es una oportunidad para todos”.

Los cambios y la transformación social y económica que se están produciendo actualmente, acentuados por la pandemia, plantean nuevos desafíos para el liderazgo empresarial, señaló Ignasi Carreras, director de los programas de formación directiva para ONG del Instituto de Innovación Social de Esade. Son cambios que, acompañados de la transformación tecnológica, obligan a las empresas a buscar enfoques diferentes a la hora de afrontarlos y desarrollar nuevos modelos de liderazgo que permitan a los líderes impulsar las organizaciones del futuro.

Así lo aseguró la directora de public affairs, comunicación y sostenibilidad en Coca-Cola, Natalia González-Valdés, para quien la esencia del propósito de la multinacional estadounidense se resume desde 2019 en dos frases: refrescar el mundo y marcar la diferencia. Estos dos conceptos, señaló, tienen varias acepciones, que se trasladan al modelo de negocio. “Se trata de cómo refrescas a las personas en toda su dimensión, pero es algo que la compañía ya venía haciendo desde los años setenta, cuando se erige de manera activista en la lucha por la búsqueda de la igualdad”. Además, resaltó, es importante marcar la diferencia, cautivar a la gente, mantener el liderazgo, “trabajando en la búsqueda de una alimentación saludable, que no tenga azúcar o que sea baja en calorías, ya que se trata de mejorar la vida de la gente”. En su opinión, liderar con propósito tiene una serie de ventajas, ya que “permite tener una guía clara, un faro de actuación y rectificar cuando es necesario, además de anticiparse a los riesgos, y, en el caso de la pandemia, también nos permite generar confianza en nuestro público de interés”.

Considera además que todas estas medidas tienen que ser coherentes con el modelo de negocio, “y asegurar que en toda la cadena de valor se toman decisiones inspiradas en ese propósito, de manera que la organización sepa cómo y por qué se hacen las cosas”. En Coca-Cola todos los retos “deben ser accionables, se deben traducir en algo que se pueda experimentar y cada propósito se ha de aplicar a cada marca". Lo que está claro, señaló González-Valdés, es que “ninguna empresa debe vivir de espalda a la sociedad y al mundo en el que vivimos”.

Conectar el mundo, hacerlo más inteligente y sostenible son los propósitos de Ericsson, tal y como señaló su presidente para España y Portugal, José Antonio López, que destacó la importancia de reducir el impacto medioambiental que, por ejemplo, origina la implantación del 5G. “En la empresa trabajamos desde el propósito todos, los 100.000 colideres que formamos la compañía, con valores como la empatía, la cooperación, o el diálogo abierto, que forman parte de nuestro día a día”.

Porque tan importante, aseguró, como hacer negocio es concienciar sobre este tipo de mejoras para hacer una sociedad mejor. “Con la pandemia se ha avanzado cinco años en digitalización, pero también se ha avanzado el mismo tiempo en el propósito, porque hemos visto lo vulnerables que somos”.

La incertidumbre, aseveró Eva Tormo, directora gerente de la Fundación Canal, que depende del Canal de Isabel II, “nos ha obligado a desarrollar nuevos desafíos y formas de trabajar”. Había dos pautas a seguir en esta crisis sanitaria: instalarse en el miedo o en el aprendizaje y el crecimiento. “Y tanto en la Fundación como en el Canal trabajamos con retos de futuro importantes, como el cambio climático, la mejora del medio ambiente, o en oportunidades de empleo, ya que vamos a ver qué empleos no se cubren y ver cómo se casa esa demanda, además de trabajar en temas como la realidad virtual y aumentada”. Para Tormo, el momento actual es una oportunidad, “no se puede parar, y estamos viendo cómo aprovechar todo esto, con el fin de llegar al mayor número de personas”.

 

Normas
Entra en El País para participar