Cómo implantar el teletrabajo sin errores

Todo lo que debe saber una pyme o autónomo para asegurar su negocio

Cómo implantar el teletrabajo sin errores

En tiempos de pandemia el teletrabajo ha llegado para quedarse y se ha revelado como la mejor forma de que trabajadores y empresas mantengan la jornada laboral y actividad. Ocho de cada diez compañías españolas tiene al menos el 30% de sus empleados trabajando en remoto, según un estudio de Capgemini.

Una modalidad que en España se ha incrementado en un 25% desde que el Covid-19 irrumpió en nuestras vidas y cambio nuestra forma de relacionarnos, tanto en el ámbito social como laboral. Un cambio que también obligó a modificar la legislación y reformar al artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores, que regula el trabajo a distancia.

Para pymes y autónomos, a menudo, implantar el teletrabajo implica dudas, intranquilidad e incertidumbre. La primera sobre los tiempos de duración de este, que debe pautarse y renovarse si es necesario. Los gastos de actividad es otra preocupación recurrente. La mayoría de las empresas no abonan ningún gasto de los suministros; algunas abonan un pequeño complemento fijo. Esta decisión debe pactarse entre empresa y trabajador.

Pólizas a medida para proteger equipos informáticos o riesgos de ciberataques

Otras dos dudas generalizadas son sobre el control de actividad y la accesibilidad. En el primer caso es necesario que la empresa controle el tiempo real de trabajo. Los empleados no pueden trabajar menos, ni realizar horas extra, y deben mantener la obligación de registrar la jornada. Si la empresa lo considera necesario, podrá indicar el plazo de entrega de las tareas recomendadas. Otro de los puntos a acordar es la accesibilidad, es decir, las horas en que los trabajadores podrán recibir llamadas o videollamadas laborales.

Seguros para autónomos

En el caso de los autónomos que trabajan en su hogar, además es esencial contar con “una cobertura de Oficina en Casa, dentro de su seguro de hogar de forma que cuente con protección para los daños de sus equipos informáticos, con la protección jurídica propia de una oficina, pero en su casa, e incluso con una posible pérdida de beneficios a raíz de un siniestro”, aconseja Cristina Justo, agente de Axa.

La experta en seguros considera muy recomendable “el seguro de Incapacidad Laboral Transitoria (ILT) y también un seguro de salud para el autónomo; son claves para que también tenga cobertura en caso de enfermedad”. “Los autónomos son esenciales en la economía y son nuestros héroes y en un alto porcentaje teletrabajan, bien desde casa, en centros de coworking, oficinas de sus clientes…, pero también enferman”, recalca Justo.

“Los productos de salud e incluso los de vida -también son muy interesantes para los autónomos-, en Axa incluyen teleconsulta por lo que son muy adecuados para las personas que trabajan en remoto”, precisa Justo.

Cómo implantar el teletrabajo sin errores

Cuando se es autónomo es muy fácil mezclar lo profesional y lo personal, por eso las pólizas de vida incluyen servicios muy interesantes a través de lo que “llamamos el rincón de vida saludable; en definitiva, -añade-, el teletrabajo machaca mucho y hay que cuidar lo personal y lo profesional”.

En el caso de una empresa sería conveniente, señala la agente de Axa, “tener cubiertos los posibles daños a equipos electrónicos entregados a los empleados que teletrabajan, a través de una póliza específica de daños a equipos, riesgo que se estudia según los casos”.

Es fundamental contar con un seguro de ciberprotección. Con el teletrabajo y el aumento de las gestiones telemáticas desde marzo se han incrementado exponencialmente los ciberataques. “Todos trabajamos con datos de clientes, empleados, proveedores, que son sensibles y, a pesar de cuidar las medidas de prevención para que esos datos estén protegidos, podrían verse vulnerados en caso de un ciberataque”, advierte Justo.

En esos casos la empresa o el autónomo “se enfrenta a unos gastos de notificación, sanciones e indemnizaciones a perjudicados que conviene tener cubiertos a través de un seguro específico de ciberprotección, además de la restitución de imagen, gestión de la crisis, etc.”

Prevenir riesgos

Además de los daños que podrían sufrir los equipos informáticos en caso de tener un siniestro en casa y el riesgo de sufrir un ciberataque debemos tener en cuanta otro tipo de peligros que nos acechan. La situación actual puede afectar psicológicamente tanto a nuestros empleados o a nosotros mismos. Los seguros de salud colectivos, en el caso de una empresa, o para el autónomo, se convierten en una herramienta fundamental en esta época.

 “Mención especial merece -puntualiza Justo- la medicina digital que permite realizar consultas a través de videollamadas, llamada o chat, incluidas consultas de psicología, de forma que cuidamos la salud de nuestros trabajadores que son el principal recurso de nuestras empresas, ya trabajen en la oficina o en su casa”.

Los empleados que cuentan con un seguro de salud, y otras prestaciones de previsión social colectiva, están mejor motivados, se sienten valorados y tienen una mayor productividad.

Beneficios

Como estamos comprobando en estos meses, el teletrabajo tiene muchas ventajas tanto para el trabajador y como para la empresa.

Para el trabajador, evita los desplazamientos y el tiempo y el estrés que conllevan, ofrece mayor flexibilidad de horario y mejores condiciones para la conciliación familiar.

Para la empresa, una vez organizado, se reducen los costes de mantener un espacio físico de mayor tamaño con una serie de gastos fijos. De modo que sus costes de producción se rebajan. Permite, además, implantar un modelo de trabajo por objetivos en lugar de un control estricto de horario.

“Creo que el teletrabajo, -explica Cristina Justo- o según los casos el modelo mixto entre telemático y presencial, es el futuro en muchas actividades y ya se había implantado en países como Estados Unidos o los países nórdicos, pero en España había cierto temor a la falta de rendimiento de los trabajadores sin supervisión. La situación del coronavirus ha demostrado la eficacia de este sistema y seguramente muchas empresas se lo plantearán como modelo permanente una vez superada la crisis sanitaria”. 

Antes de contratar…

A la hora de contratar los seguros para nuestra empresa es fundamental contar con el asesoramiento de un profesional del sector que nos ayude a evaluar los riesgos y diseñe el plan de protección que mejor responda a nuestras necesidades reales.

En ese análisis de riesgo tendrán relevancia el tipo de actividad que se desarrolla, el volumen de facturación de la empresa, el número de empleados, el tipo de instalaciones que requiere para llevar a cabo la actividad, la ubicación y otros.

Un experto del sector podrá estudiar todos esos datos particulares de cada empresa y proponerle un plan de protección que contemple la responsabilidad civil, los daños de sus bienes e instalaciones, un plan de previsión social colectiva para sus empleados, y todas aquellas coberturas que realmente necesite para tener la tranquilidad de tener los posibles riesgos cubiertos

Normas
Entra en El País para participar