Los antimonopolio chinos amenazan a las ‘superapps’ financieras

El proyecto de los reguladores complicaría a Ant y Tencent la venta cruzada de servicios

Oficina de Alipay en Shanghái.
Oficina de Alipay en Shanghái. REUTERS

El futuro de las superapps financieras chinas ha quedado en entredicho. El banco central está definiendo lo que es un dominio poco saludable en términos específicos de cuota de mercado, al tiempo que hace hincapié en la separación de los pagos digitales de las cuentas con intereses. Ello complica la venta cruzada de servicios financieros más rentables y amenaza los modelos de negocio de Ant (Alibaba) y Tencent.

Tras las abruptas medidas severas de Pekín sobre tecnología financiera, que hicieron descarrilar la oferta pública de venta de Ant, por valor de 30.000 millones de euros, el Banco Popular de China (BPC) expuso el miércoles con mayor precisión sus preocupaciones en materia de competencia.

Si un operador no bancario controla más de la mitad de un mercado, estará sujeto a un mayor escrutinio. Se aplicarán directrices similares si el dominio se reparte entre dos o tres empresas. China cuenta con más de 200 proveedores de pagos autorizados, pero Alipay, de Ant, y Tenpay, de Tencent, se reparten la mayor parte de las transacciones online no bancarias. Con la nueva normativa, se expondrán a nuevas medidas reguladoras.

La actitud del BPC también se está endureciendo contra la integración de los pagos móviles y los servicios financieros. Ant y Tencent ofrecen a sus clientes pagos gratuitos mientras intentan convencerles de que guarden los saldos no utilizados en cuentas con intereses. El fondo del mercado monetario Yu’e Bao, de Alibaba, tenía unos 142.000 millones de euros en activos bajo gestión en junio, según Fitch Ratings.

Aunque el nuevo proyecto normativo es un poco confuso, lo que está claro es que los reguladores quieren que se supervise a las empresas de tecnología financiera que ofrecen depósitos remunerados más como a los bancos, con requisitos de capital. Es un enfoque razonable dado el mayor riesgo de liquidez. La cuestión es hasta dónde llegará China.

Los usuarios ya no pueden pagar artículos directamente desde Yu’e Bao o Ling Qian Tong, de Tencent, pero si las transferencias son instantáneas no debería de importar mucho. Sin embargo, si los reguladores se empeñan en frenar el movimiento de fondos de las cuentas financieras a las de compras, disminuirían el atractivo relativo de las ofertas de gestión de patrimonio de las fintech en comparación con las de los bancos tradicionales.

El problema es que los pagos por sí solos no son muy lucrativos. Ant, por ejemplo, cobra a los comerciantes tan solo 5 puntos básicos por tramitarlos. Sin embargo, la llamada tasa de captación, o la cantidad que se mantiene en forma de ingresos, puede llegar a ser del 20% por la distribución de pólizas de seguros. Si ese canal se restringe o bloquea, los monederos digitales se vuelven menos rentables, y las super­apps que integran inversión y pagos se vuelven inviables.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías