Renault España acepta negociar un convenio a cuatro años

La empresa detalla que los nuevos modelos que podrían llegar a sus factorías son híbridos

José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault.
José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault. EFE

La dirección de Renault España y los sindicatos han retomado este jueves la negociación del cuarto convenio colectivo después de que la empresa haya aceptado la condición de que este dure cuatro años en vez de dos.

Además, la compañía ha informado de que también ha propuesto reunirse con la parte social dos veces por semana para poder optar a las futuras adjudicaciones cuanto antes. José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault, ya avanzó la semana pasada en el comité intercentros que el consorcio francés estudia la posibilidad de adjudicar a Valladolid tanto un nuevo vehículo del segmento B como un nuevo producto en motores, así como una nueva plataforma del segmento C a la factoría de Palencia.

El director de Recursos Humanos de Renault España, José Antonio Rodríguez, ha repasado en la comisión negociadora de este jueves el plan estratégico de la multinacional Renaulution, haciendo especial hincapié en los productos que podrían llegar a las fábricas españolas si empresas y sindicatos logran un "acuerdo equilibrado que ayude a mejorar la competitividad de las mismas".

Rodríguez ha detallado que la factoría de Palencia podría recibir hasta 3 carrocerías del nuevo vehículo HHN, mientras que la de Valladolid optaría a un nuevo vehículo de la plataforma B. En ambos casos serían modelos híbridos.

Por su parte, el centro de motores de Valladolid recibiría el propulsor HR12 y las evoluciones del mismo, al tiempo que la instalación de Sevilla obtendría una nueva caja de velocidades. Estos dos órganos mecánicos serían también híbridos

Asimismo, ha recordado que toda esta carga de trabajo implicaría la consolidación de la parte de ingeniería en España, que se especializaría en el desarrollo de la tecnología híbrida y las nuevas movilidades, y que la sede de Renault en España continuaría estando en Madrid.

Entre las propuestas de la empresa que rechazan los sindicatos figuran la congelación salarial, el aumento de la jornada de 220 días más 3 jornadas de competitividad, una nueva categoría de entrada, el incremento de la flexibilidad en la bolsa de horas y turnos y un nuevo criterio de la prima ligada al absentismo.

UGT considera como premisa inicial que para alcanzar un acuerdo la empresa de cumplir los compromisos de carga de trabajo, así como que "algunas de las propuestas que ha hecho la dirección en este convenio no tienen ningún tipo de justificación, ni siquiera en momentos de crisis como este" generado por el Covid-19.

De su lado, CC OO ha calificado de "totalmente desorbitadas" las propuestas de la dirección y ha confiado en que se encaucen hacia posiciones "responsables con la realidad y el esfuerzo de la plantilla". Las próximas reuniones están fijadas para los días 28 y 29 de enero.

Propuesta inicial

Renault y sindicatos se sentaron por primera vez a negociar a finales de octubre del año pasado. Las prioridades del consorcio automovilístico francés pasaban entonces por reducir costes salariales, aumentar la jornada anual y mejorar la flexibilidad.

La firma francesa propuso que la jornada laboral se eleve de 217 a 220 días, más tres días de competitividad (ya existentes), y la consolidación de días de antigüedad sin generación de nuevos derechos. Además, apostaba por la creación de una nueva categoría de entrada -Especialista D, con salario al 90% de la retribución de Oficial de 3ª-; que los cinco primeros sábados de trabajo no conlleven plus o que las cuatro horas semanales de reducción de jornada del turno de noche se cumplan en las factorías de mecánica en caso de necesidad.

También abogaba por la posibilidad de recurrir a contratación a través de ETT en Valladolid-Palencia como centro único de trabajo, la creación de un turno fijo de noche y que este se realice por media jornada en caso de necesidad o ligar la prima por resultados a criterios como el absentismo laboral. En cuanto a los pluses, quería rebajar un 15% los de nocturnidad, festivo y turnicidad en rotación a dos turnos, al tiempo que planteaba eliminar el comedor social de Sevilla.

De este modo, las negociaciones se detuvieron a principios de diciembre, después de que la empresa considerase que las propuestas de los agentes sociales son "muy pocas realistas", pues, en su opinión, encarecerían los costes laborales un 56%, lo que "empeoraría la competitividad y dificultaría la adjudicación de nuevos productos" a las factorías nacionales, mientras que los sindicatos mantenían que no habría acuerdo hasta que la compañía presentase sus planes de producción para España.

Baterías propias

Renault baraja fabricar sus propias baterías para coches eléctricos en Francia junto con socios como LG o Verkor, pero sin implicarse en la iniciativa lanzada por los Gobiernos francés y alemán y que incluye a otros fabricantes automovilísticos europeos.

Fuentes de la marca del rombo ha confirmado a Efe que esa es una de las opciones en la que trabajan, aunque han insistido en que "no hay nada firmado", en que la decisión no está tomada y en que no se ha excluido el proyecto apadrinado por París y Berlín.

Según el diario económico Les Echos, Renault se decantaría por una asociación con LG y Verkor en detrimento de una participación en el consorcio Automotive Cells Company (ACC) creado en septiembre por Saft, filial de la petrolera Total, y PSA, ahora Stellantis tras su fusión con Fiat Chrysler Automobiles.

Todo esto después de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, indicara en mayo del año pasado que el grupo del rombo participaría en dicho consorcio. El Estado francés es accionista de referencia en Renault con un 15% del capital.

El director general de la compañía, Luca de Meo, y su presidente, Jean-Dominique Senard, dieron la semana pasada algunos detalles de los planes de Renault para constituir en el norte de Francia un complejo dedicado al vehículo eléctrico en torno a sus plantas de Maubeuge y Douai. Ha sido denominado Electro Pôle y puede incluir un centro de frabricación de baterías.

 

Normas
Entra en El País para participar