Renault estudia adjudicar dos modelos nuevos a España

Empresa y agentes sociales retomarán las negociaciones del cuarto convenio colectivo el próximo jueves

José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault.
José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault. EFE

José Vicente de los Mozos, director de Fabricación y Logística del grupo Renault, ha trasladado este viernes al comité intercentros que el consorcio francés estudia la posibilidad de adjudicar a Valladolid tanto un nuevo vehículo del segmento B como un nuevo producto en motores, así como una nueva plataforma del segmento C a la factoría de Palencia.

Durante la reunión, De los Mozos, también responsable de Renault para España y Portugal y presidente-director general de Renault España, ha presentado a los sindicatos el nuevo plan estratégico de la multinacional Renaulution, a través del cual prevé un recorte de 2.500 millones en costes fijos para 2023 y de hasta 3.000 millones para 2025.

Según UGT, la planta de montaje de Valladolid optaría a la adjudicación de un nuevo vehículo del segmento B que se fabricará en una de las nuevas plataformas de la alianza, adicional al Captur, mientras que la factoría de motores podría recibir productos de la gama HR12, e ingeniería consolidará su trabajo a través del desarrollo de la hibridación y las nuevas tecnologías.

Por su parte, el centro de Palencia podría recibir la producción de la nueva familia HHN, de la plataforma C, que también monta el Kadjar. En la factoría de cajas de cambio de Sevilla se podría adjudicar una nueva generación de estos sistemas, mientras que se mantendrá la sede de la empresa en Madrid, que integrará todo el grupo de sociedades como en la actualidad.

UGT ha matizado que, además de España, hay otras factorías del grupo que optan a estos productos. "Nuestros productos en España están situados en dichos segmentos, por lo que se trata de una buena noticia para el empleo en nuestras fábricas. Este paso sirve para retomar de nuevo las negociaciones del convenio colectivo, que se encontraban paradas hasta conocer el futuro que la empresa tenía previsto en su nuevo plan", han subrayado desde CC OO.

Ambos sindicatos coinciden en que tras dicha reunión se cumplen las condiciones para retomar las negociaciones del cuarto convenio colectivo. La empresa ya ha convocado una nueva reunión de la comisión negociadora para el jueves de la semana que viene.

Las negociaciones se detuvieron a principios de diciembre, después de que la empresa considerase que las propuestas de los agentes sociales son "muy pocas realistas", pues, en su opinión, encarecerían los costes laborales un 56%, lo que "empeoraría la competitividad y dificultaría la adjudicación de nuevos productos" a las factorías nacionales. Por su parte, los sindicatos mantenían que no habría acuerdo hasta que la compañía presentase sus planes de producción para España.

El director general del grupo Renault, Luca de Meo, aseguró ayer que la compañía tiene "buenos planes" para sus plantas españolas, pero que todo dependerá de los términos que recoja el nuevo convenio colectivo. De Meo ya avanzó en octubre que Renault centrará la producción de modelos 100% eléctricos en Francia y que a España llegarán variantes híbridas e híbridas enchufables de modelos como el Captur o el Kadjar.

"El plan es una oportunidad para nuestro ecosistema industrial en España, al que consideramos una fuerza en el mundo de Renault, porque es muy competitivo", resaltó De Meo, advirtiendo de que "habrá dolores" debido a la búsqueda de una mayor competitividad.

La multinacional gala recortará su volumen de producción mundial un 20% para 2025, de los cuatro millones de coches que produjo en 2019 a 3,1 millones de unidades. Así, además de los costes fijos, los variables también bajarán en 600 euros por cada vehículo para 2025, mientras las inversiones y los gastos de innovación y desarrollo se reducirán de un 10% de la facturación a un 8% para 2025.

Como resultado, Renault espera alcanzar un margen operativo positivo del 3% (unos 3.000 millones de euros) para 2023, cifra que debería llegar al 5% en 2025.

Por otro lado, la compañía también reducirá de seis a tres las plataformas sobre las que construye sus vehículos y de ocho a cuatro las familias de motores. Renault prevé lanzar 24 nuevos modelos para 2025, de los que al menos diez serán eléctricos.

Por zonas geográficas, Renault quiere orientar su presencia internacional hacia los mercados y segmentos más rentables, sobre todo en América Latina, India y Corea del Sur, y aprovechar su competitividad" en España, Marruecos, Rumanía y Turquía.

Normas
Entra en El País para participar