Málaga suspende la Semana Santa y cifra en 82 millones el impacto económico

El obispo de la ciudad anula las procesiones y todo culto externo en la Semana Mayor por el avance del coronavirus

Un religioso cierra las puertas de la iglesia "Los Descalzos", el pasado abril.
Un religioso cierra las puertas de la iglesia "Los Descalzos", el pasado abril. Getty Images
Madrid / Málaga

Málaga suspende por segundo año consecutivo la Semana Santa y se prepara para unas pérdidas económicas que cifra en unos 82 millones de euros. El decreto, firmado este viernes por el obispo Jesús Catalá, anula las procesiones en la Semana Mayor, así como todo culto externo y cualquier celebración que haga uso de la vía pública, debido al avance de la pandemia de la Covid-19. Málaga lidera en Andalucía los casos de contagios y este martes alcanzó un nuevo récord con 1.417 nuevos infectados en 24 horas.

La ciudad de la Costa del Sol pierde así el evento más rentable del año que deja en la urbe más de 10 millones de euros por jornada, según los datos de la Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga. Se trata de la segunda vez consecutiva que tiene lugar esta suspensión, después de que sucediera el año pasado por la irrupción del coronavirus. Entonces, el precedente más cercano fue en 1936.

El decreto deja en manos de cada párroco o director espitirual la organización de la oración o celebración más oportuna para ese momento, que puedan servir de alternativas a las procesiones, estaciones de penitencia y romerías, de acuerdo a las orientaciones que la Delegación de Hermandades y Cofradías proponga. Pero la ausencia de los pasos en las calles, además del impacto emocional para los cofrades, supone un revés económico para las hermandades que reciben buena parte de sus ingresos de las sillas y palcos que se instalan en el centro de la ciudad para ver las procesiones.

Además, sin el atractivo de las celebraciones de la Semana Mayor, se aumenta la angustia del sector turístico y de los comercios que reciben los mayores ingresos anuales durante estos días.

Con Málaga, la Comunidad de Andalucía pierde su segundo escenario más importante para la Semana Santa luego de que Sevilla anunciara el pasado diciembre la suspensión de las procesiones. El temor es que se repita el batacazo económico de 2020. La ausencia de turistas en Semana Santa por el confinamiento provocó pérdidas de 500 millones de euros solo en Sevilla y Málaga por el cierre de comercios y servicios hosteleros y la paralización de unos 80.000 puestos de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar