Banca

La banca española se sitúa a la cola en rentabilidad, con un ratio negativo del 3,60%

Sigue las última en capital a septiembre, según datos del BCE, y su morosidad está también por encima de la media europea

Andrea Enria, responsable de supervisión del BCE
Andrea Enria, responsable de supervisión del BCE

La banca española no levanta cabeza en comparación con la del resto de Europa. Por lo menos eso es lo que se desprende de los análisis que realiza periódicamente el Banco Central Europeo (BCE).

Los 12 principales bancos españoles, que son los que supervisa directamente el BCE) volvieron a figurar a la cola de la zona euro en solvencia, según los ratios de capital de máxima calidad CET1 al cierre del tercer trimestre de 2020, y los penúltimos en rentabilidad sobre recursos propios de la región, según el BCE.

Entre julio y septiembre, estos 12 bancos españoles ofrecieron una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del -3,60%, que, a pesar de mejorar el -9,20% del segundo trimestre, se situó muy lejos del 2,12% de media de la zona euro y solo por encima del -4,15% registrado por los bancos irlandeses. Incluso los bancos griegos o italianos están muy por encima en rentabilidad. Los bancos de Grecia tienen una rentabilidad negativa del 3,15%, los de Chipre de un -3,32%, los de Malta del -0,67%, y los portugueses del -1,70 %.

Los tres bancos significativos de Lituania tenían en el tercer trimestre una rentabilidad sobre recursos propios del 11,10% y los tres de Estonia del 6,69%. Los 21 bancos significativos de Alemania tenían una rentabilidad sobre recursos propios del 1,42%, los 11 de Francia del 4,28%, los 11 de Italia del 3,57% (se incluye Monte dei Paschi, con un déficit de capital de 2.500 millones de euros)y los seis de Holanda del 3,15%.

La rentabilidad media de los bancos 110 bancos más grandes de la zona del euro era del 2,12% en el tercer trimestre de 2020, muy por debajo del 5,83% del mismo trimestre del año anterior, pero superior al 0,01% del segundo trimestre de 2020. La baja rentabilidad de la banca europea representa un problema clave para la estabilidad del sector, según el BCE, que pretende reducir el número de entidades a través de las fusiones.

La tasa agregada de capital de máxima calidad sobre los activos ponderados por riesgo (CET1) de la banca europea subió al 15,21% en el tercer trimestre, frente al 14,87% del segundo. Pero este ratio difiere mucho entre países, desde 12,54% de España y hasta el 28,78% de Estonia. Con lo que los bancos españoles siguen a la cola en solvencia, posición en la que por desgracia parece que ya se han instalado.

El ratio de préstamos dudosos se situó de media en la zona euro al finalizar el tercer trimestre en el 2,82% (2,94% a junio). Es su mejor dato desde que el BCE comenzó a publicar sus estadística en junio de 2015. El país con menor mora es Luxemburgo, con un 0,75%, seguido de Alemania, con un 1,20%. España suma el 2,99%, y está por encima de la media, inflada por Grecia, país que registró un ratio del 28,85%, y se coloca como la nación con más morosidad.




Normas
Entra en El País para participar