Las tendencias en salud que marcarán el año 2021

El auge del desarrollo conjunto de terapias entre competidores es una de las más destacadas

Las tendencias en salud que marcarán el año 2021 pulsa en la foto

El sector salud cobra una mayor relevancia: todas las miradas están puestas en esta industria. No solo porque de ella depende la inmunización frente al Covid y, en gran medida, la salida de la crisis, sino también porque la pandemia ha disparado la prevención sanitaria, aunque, de momento, individual. En un 2021 aún complejo, con la mayoría de las áreas bajo presión, los analistas observan tendencias que se aceleran, como la telemedicina, el pago por resultados y la inversión en I+D; o cambios coyunturales importantes que pueden permanecer tras su fin, como el auge de la colaboración entre empresas competidoras. Además del boom de las terapias génicas, como las basabas en la tecnología del ARN mensajero, que estaban ya en desarrollo pero que han cogido velocidad con el coronavirus, para el abordaje de una gran diversidad de enfermedades.

“Es una de las megatendencias, una temática de carácter defensivo y de las más beneficiadas. Se ha puesto de manifiesto en la búsqueda de la vacuna y en la necesidad de prevención y diagnósticos, con empresas de rápido crecimiento y alto margen potencial. De hecho, la democratización del cuidado de la salud es un importante motor de crecimiento. Se espera que solo en 2020 ya se hayan producido mil millones de visitas virtuales de asistencia sanitaria en el mundo”, señala Patricia de Arriaga, subdirectora general de Pictet AM en España.

Tazio Storni, gestor de dicho grupo, añade: “A medida que el mundo envejece, hay más enfermedades relacionadas con la edad, y mantener las personas sanas más tiempo es clave para frenar el gasto sanitario”.

Álvaro Carpintero, socio de McKinsey y líder de healthcare en Iberia, percibe “un aumento drástico” de las expectativas del público hacia la innovación, el acceso a terapias y la respuesta a las necesidades médicas. Un cambio que puede ser permanente, augura. Además de la explosión de la telemedicina y la mayor demanda de manejo de enfermedades, servicios y productos terapéuticos digitales gracias a cierta flexibilización de la regulación.

“Muchos son reacios a visitar ahora un hospital, pero están más abiertos a compartir y aprovechar los datos de salud personales para prevenir enfermedades”, sostiene. Lo que llevará a las farmacéuticas a revisar su cartera de precios y productos, opina Carpintero.

Mayor colaboración empresarial

Para Marc Booty, gestor sénior de Pictet AM, “lo más alentador es el nivel de colaboración observado en una industria históricamente opaca. Farmacéuticas, empresas de ciencias de la vida y de equipos sanitarios han desplegado tecnologías avanzadas y demostrado una notable voluntad de cooperar”. Destacan Sanofi y GSK, AstraZeneca y la Universidad de Oxford o Pfizer y BioNTech, principales fabricantes de la vacuna contra el Covid-19.

“Hemos visto empresas competidoras compartiendo datos, con publicaciones incluso antes de la revisión de otros científicos. La velocidad de colaboración ha aumentado de manera sustancial”, insiste Lydia Haueter, cogestora de Pictet Biotech.

La telemedicina y el pago por resultados se aceleran en el sector

Para avanzar en este sentido es clave que “la industria abandone estrategias de maximización de beneficios a corto plazo en favor de un modelo centrado en el largo plazo y en el paciente”, considera Booty.

Haueter también espera un alza del gasto sanitario en las próximas décadas, por encima del actual 10%-15% del PIB mundial en las economías avanzadas, y de la innovación tecnológica. “Dos tercios de 7.000 medicamentos en desarrollo tienen origen biotecnológico”, apunta.

El cuidado de la salud se dispara y se observa un cambio de enfoque hacia la prevención

Y una nueva forma de gestión. “El sistema se acerca lentamente a un modelo basado en valor, que implica pagar por resultados. Ello cambiará el enfoque a la prevención y los tratamientos altamente eficaces, que minimizan costes y maximizan la salud ”, vislumbra Storni.

En cuanto a las áreas que más tirarán del sector, oncología e inmunología siguen liderando y las propias de la sociedad española: cardiología, respiratorias y del aparato digestivo, detalla Manel Peiró, director del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias de Esade, en Barcelona, quien critica la “excesiva colonización de la política en el sistema, con instituciones muy rígidas y burocratizadas”.

Más listas de espera

Las tendencias en salud que marcarán el año 2021

Desde la consultora McKinsey observan otros patrones: una posible reducción de costes por parte de los proveedores de atención médica si se prolonga la crisis y la ampliación del acceso a productos y servicios; el alza de las listas de espera en función de cómo se comporte la tercera ola; caídas en las ventas de antigripales y expectorantes por las medidas de distanciamiento social y aumento en las de anticoagulantes orales, antidiabéticos, somníferos, antiinflamatorios (por el teletrabajo) y de prevención frente al Covid (vitamina C, geles).

Además de una mayor presión sobre la rentabilidad de la I+D al revisar los Gobiernos sus prioridades sanitarias. Esto obligará a las empresas a decidir qué apuestas comerciales y científicas llevarán a cabo entre las nuevas innovaciones surgidas en la última década (tratamientos con anticuerpos monoclonales, proteínas recombinates, terapias de reemplazo de tejidos, celulares o génicas), alerta Álvaro Carpintero, socio de la firma en la oficina de Madrid en el área de salud. Y vislumbra la recuperación de las fusiones y adquisiciones.

Las empresas más beneficiadas en esta coyuntura han sido las farmacéuticas, sobre todo las que tienen una terapia o vacuna frente al virus; las de distribución de medicamentos, equipos médicos y de material de protección sanitaria. Y las menos, las de servicios de salud, indica.

Normas
Entra en El País para participar