Retribución al accionista

El límite a los dividendos de la banca amenaza la salida a Bolsa de Línea Directa

El viernes 15 las entidades deben presentar al Banco Central sus planes de retribución

La salida a Bolsa de Línea Directa se dilata en el tiempo. Está programada para el primer trimestre, pero antes el BCE debe dar su bendición. Bankinter quiere entregar la aseguradora como dividendo, pero la retribución está limitada hasta septiembre. El viernes 15 de enero es el tope para que las entidades planteen al supervisor sus planes de remuneración al accionista, pero las fuentes consultadas señalan que no habrá decisión sobre este tema. Ni ese día ni en el futuro inmediato.

La pandemia está frustrando una de las operaciones con las que el mercado especulaba desde hace más un decenio y que fue confirmada en diciembre de 2019. El estreno en el mercado de Línea Directa no se ejecutó el año pasado por la recomendación –en la práctica, una orden pura y dura– del BCE desde el 27 de marzo para que la banca no repartiera dividendos hasta octubre.

El objetivo del Banco Central es preservar la solvencia el sector para que se centre en regar de liquidez a las empresas. La decisión se amplió el 28 de julio hasta enero, y el pasado 15 de diciembre volvió a la carga, al solicitar que las entidades no repartan más del 15% del beneficio de 2019 y 2020 hasta octubre. Este viernes las entidades deben exponer al supervisor los planes de retribución al accionista.

BANKINTER 4,93 -1,06%

“Hasta mediados de enero hay plazo para solicitar pago de dividendos y no hemos recibido ninguna instrucción del BCE en ningún sentido”, señala un portavoz de Bankinter. Desde la entidad señalan que hablan regularmente con el organismo que preside Christine Lagarde –aunque el mecanismo de supervisión está bajo la batuta de Andrea Enria– y aseguran que siguen determinados a ejecutarla. La entrega de dividendos está mal vista por el BCE, también la recompra de acciones, y la operación no se llevó a cabo el año pasado por este motivo.

La situación, según las fuentes de banca de inversión consultadas, sigue igual. No se espera que el BCE dé a corto plazo su plácet a la desconsolidación de Línea Directa, pese a que la consejera delegada del banco, María Dolores Dancausa, ha indicado en varias ocasiones que la misión es realizarla en el primer trimestre de 2021. Desde el BCE declinan hacer comentarios sobre esta información.

La operación restaría unos 200 millones de euros a los fondos propios al banco

En la presentación de la salida a Bolsa, hace un año, Bankinter explicó que la operación reduciría sus fondos propios en unos 200 millones. Esto es lo que no desea el Banco Central.

Bankinter generaría, sobre el papel, un impacto positivo en los beneficios de 1.000 millones de euros. El valor teórico contable de la aseguradora estaba fijado en 259 millones a cierre de 2019. Pero la realidad es que se desharía del 82,6% de Línea Directa. Un porcentaje valorado en unos 1.184 millones –que se restarían de la prima de emisión, englobada en los fondos propios–, según la tasación total de 1.434 millones realizada por Citi. El banco retendría una participación del 17,4%. Y, después de todo el proceso, la transacción supondría el mencionado menoscabo en sus fondos propios. Está por ver si en la próxima junta de accionistas de la entidad, que previsiblemente se celebrará en marzo, Bankinter ha logrado la luz verde del BCE.

Bankinter mantiene las conversaciones con el Banco Central

Al ser un reparto entre los actuales accionistas, no habría acciones que colocar, como ocurre en una OPV. Sería un mero listado en la Bolsa (listing) de las acciones ya entregadas. Así lo hizo, por ejemplo, Dia, que se repartió como dividendo a los accionistas de Carrefour en julio de 2011. Pero sí hay que ejecutar diversas labores con la misión de dar liquidez al valor y que los socios que así lo deseen puedan vender. Para esta y otras partes del proceso, la aseguradora ha contratado a Bank of America, como publicó CincoDías el 20 de octubre.

Jaime Botín, con un 23,2% de Bankinter, sería de entrada el mayor accionista directo de Línea Directa una vez que esta cotice. Sea cuando sea. Su participación superaría el 19%.

Línea Directa es, y ha sido, el gran pilar de los resultados de Bankinter. Entre enero y septiembre del año pasado, su beneficio neto fue de 100 millones, lo que supone más del 45% de los 220,1 millones que obtuvo el grupo en su conjunto.

El banco, de hecho, reconoce en una presentación enviada a la CNMV que la aseguradora ha sido un negocio redondo, con la aportación de dividendos por 1.058 millones desde 2009, cuando Bankinter adquirió el 50% de la firma a Royal Bank of Scotland, su socio desde su lanzamiento en 1995. Ahora, se ha convertido en la quinta aseguradora de autos y la decimotercera en hogar, con un total de 3,2 millones de clientes. Su estrategia se ha basado desde el principio en la venta telefónica y por internet.

Más del 90% del beneficio ha ido a dividendos

  • Fuerte capacidad para generar ganancias. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) de Línea Directa se situó entre enero y septiembre en el 35%, cuando la de Mapfre fue del 6,9% y la de Catalana Occidente, del 8,7%. Desde 2014, su pay out (porcentaje del beneficio destinado a retribuir al accionista) ha sido superior al 90%. En 2020, sin embargo, no entregó nada a Bankinter, debido a las restricciones regulatorias, similares en el sector asegurador a las que existen en el bancario. De ahí que su ratio de solvencia se haya disparado al 264% a cierre del tercer trimestre, frente al 211% correspondiente a 2019. El banco, sin embargo, anticipa que con carácter previo a la salida a Bolsa “se acordará que Línea Directa Aseguradora pague un dividendo para dejar su ratio de solvencia en niveles similares a los habituales en el mercado para este tipo de empresas aseguradoras”, según consta en su informe financiero del primer semestre. La política de dividendos una vez haya salido a Bolsa, eso sí, está aún por determinar. Si mantuviera ese elevado pay out, para una valoración de 1.434 millones de euros y unos beneficios de 110 millones de euros, su rentabilidad por dividendo se situaría cerca del 7%.
Normas
Entra en El País para participar