El número de afectados por ERTE cierra 2020 en 755.613 personas, un 80% menos que en abril

El gasto en este tipo de prestaciones ascendió a los 14.000 millones de euros

Los secretarios de Estado de Empleo y Seguridad Social, Joaquín Pérez e Israel Arroyo, este martes.
Los secretarios de Estado de Empleo y Seguridad Social, Joaquín Pérez e Israel Arroyo, este martes. EFE

El año 2020 cierra con un total de 755.613 personas acogidas a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), lo que supone un aumento de algo más de 8.000 trabajadores respecto al mes de noviembre pero una reducción de casi el 80% respecto al mes de abril, cuando llegó a haber cerca de 3,5 millones de personas acogidas a este mecanismo, ha informado este martes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Con todo, precisan desde el ministerio, si se tiene en cuenta la serie revisada en función de las personas en alta afectadas, el dato a cierre de año es inferior en más de 95.000 personas al de noviembre.

La cartera que dirige José Luis Escrivá ha destacado que estas cifras mantienen la senda de "estabilización" iniciada en el mes de septiembre, pese a las restricciones que se adoptaron para contener la segunda ola de la pandemia. Así, de media y según la serie por fecha de alta, en el mes de diciembre hubo 782.915 personas en ERTE, frente a las 865.677 de la serie revisada del mes anterior y las 676.905 del mes de octubre.

El Ministerio ha señalado, además, que esta estabilización de los trabajadores afectados por ERTE es resultado del "trasvase" de los ERTE vigentes antes de la última prórroga a los nuevos esquemas incluidos en la nueva regulación que prolongó esta protección hasta el 31 de enero de 2021, y cuya extensión tendrá que negociarse en el seno del diálogo social.

Así, del total de trabajadores en ERTE con los que se cerró el año, 295.914 pertenecen al antiguo formato, cifra que supone unas 36.000 trabajadores menos que en noviembre. Por su parte, el número de personas incluidas en los nuevos ERTE, con exoneraciones especiales para sectores ultraprotegidos y cobertura para aquellas empresas afectadas por las restricciones administrativas, totalizó 459.699 trabajadores al finalizar 2020.

Por situación geográfica, las dos provincias canarias son las que tienen un mayor porcentaje de afiliados bajo alguna modalidad de ERTE. La provincia de Las Palmas cerró el año con 45.100 personas protegidas, el 13% de sus afiliados, mientras que Santa Cruz de Tenerife fue la segunda, con 34.106 personas, el 11% del total. La tercera fue Baleares, con un 9,9% de trabajadores afectados. En el extremo contrario están Castellón, Badajoz y Guadalajara, donde el porcentaje de afiliados protegidos por alguna modalidad terminó el año 2020 por debajo del 2%.

Este martes, Trabajo ha informado de que el gasto en el total de prestaciones se situó en noviembre (último mes disponible) en 2.430 millones de euros, acumulando una cantidad superior a los 35.320 millones entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020. De este montante, un total de 14.173 millones de euros se han destinado a costear los ERTE. A su vez, un total de 8.078.758 personas percibieron algún tipo de prestación por desempleo en algún momento de 2020, situándose el máximo mensual en mayo, con casi 6 millones de beneficiarios.

Nadie duda ya de que sin este mecanismo de protección del empleo el desplome en la afiliación de la Seguridad Social habría caído en picado. Así, a lo largo de 2020, y sin meter en este grupo a los afectados por ERTE, se han perdido en torno a 360.000 afiliados. Los datos del mes de diciembre, un periodo tradicionalmente bueno para el empleo por la campaña de Navidad, el turismo y la recogida de la aceituna, no han sido del todo halagüeños, dejando 36.800 parados más, el primer aumento del desempleo en el duodécimo mes del año desde 2009.

Con todo, si se suma el empleo creado en diciembre (26.400 nuevos cotizantes) y los trabajadores que salieron del ERTE (82.800), el número efectivo de afiliados a la Seguridad Social creció en 109.000 personas, el mejor dato de la serie histórica en este mes del año.

Sin grandes cambios

El Gobierno no planteará a los agentes sociales cambios radicales ni "nucleares" en la nueva prórroga de los ERTE que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social, y cuyas negociaciones se reinician este viernes, 8 de enero, entre patronal, sindicatos y los ministerios de Trabajo y Seguridad Social.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, ha avanzado que los posibles cambios en las diferentes figuras de los ERTE (por impedimento de actividad, limitación de la misma o dirigidos a sectores ultraprotegidos como el turismo y la hostelería) serán "paramétricos o de matiz".

"La comisión analizará la situación económica y la previsible evolución de la pandemia y del empleo en los próximos meses y en función de esas conclusiones se adaptará el mecanismo, que en ningún caso será un cambio radical", ha dicho tras recordar que los actuales ERTE son un modelo que tiende a la focalización por lo que "en esa línea vamos a trabajar". Por su parte, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, ha señalado que el modelo de los ERTE está ya "muy ensayado y se ha ido adaptando a la evolución de la pandemia" por lo que "las piezas clave del modelo están ya muy consolidadas".

Normas
Entra en El País para participar