Las energéticas lideran la lucha contra el cambio climático en el Ibex 35

Destacan en gestión de riesgos y generación de energía renovable

Les falta explicar cómo van a lograr las cero emisiones netas en 2050

Ibex y medio ambiente Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las empresas energéticas del Ibex 35 lideran la incorporación de estrategias de sostenibilidad y de cambio climático en su modelo de negocio y son referentes para el resto de compañías del índice.

Destacan en la evaluación y gestión de los riesgos climáticos, la generación de energía renovable y en fijar objetivos de reducción validados por la ciencia. Tienen como asignaturas pendientes explicar cómo cumplirán su compromiso de cero emisiones netas en 2050 y controlar estas en toda su cadena de suministro.

Son los aspectos más relevantes del Estudio del estado del reporting de sostenibilidad del Ibex 35 en su quinta edición, realizado por EcoAct, una sociedad internacional especializada en servicios de consultoría y desarrollo de proyectos de cambio climático.

“El sector energético está realmente liderando la lucha contra el cambio climático”, señala Cristina Raventós, directora de EcoAct en España. De hecho, siete de las diez compañías del top ten del informe de este año son de ese segmento (Acciona, Iberdrola, Red Eléctrica, Naturgy, Enagás, Endesa y Repsol). La razón es porque “ven este aspecto como una parte estratégica para transformar sus modelos de negocio, que es donde de verdad se nota que una empresa está apostando fuerte por esto”, explica.

Siete empresas del sector energía están en el ‘top ten’ de la sostenibilidad

Uno de los puntos donde más sobresalen es en “el reporte, la identificación y la evaluación de riesgos climáticos”, argumenta. Las empresas del selectivo que llevan estos impactos en sus informes anuales se han incrementado de un 49% a un 60% respecto al último año. En 2020, un 97% ha hecho este análisis y un 71% ha identificado peligros en su cadena de valor.

Pero en lo que más han mejorado, según la directora de EcoAct, es en “la alineación con las recomendaciones de las Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés), especialmente en su reporte de riesgos”. Un 78% de las empresas energéticas lo usa como herramienta de gestión. Estos consejos persiguen dar información consistente a los inversores para que comprendan los riesgos asociados al cambio climático.

Raventós advierte de que lo que les falta es “explicar mejor” cómo van a cumplir la meta de llegar a las cero emisiones netas en 2050. “Después de la COP25 de Madrid hubo una ambición y se empeñaron en grandes compromisos, que en muchos casos se han quedado ahí”, precisa. En su opinión, “no ha quedado tan claro en sus informes cuáles son las distintas palancas que van a ejercer para cumplir ese objetivo”.

Otra asignatura pendiente está relacionada con las emisiones de alcance 3, las que se producen en la cadena de suministro y donde suele generarse gran parte de la huella de carbono. “Muchas de ellas lo están abordando”, dice Raventós, pero “es importante que entiendan cuál es su perfil de emisiones a lo largo de toda su cadena de valor, sobre todo en lo que afecta a los productos que ponen en el mercado”, ya que son muchas las que desconocen el impacto real de sus emisiones indirectas.

Hay una brecha en las puntuaciones del selectivo que oscila entre el 91% y el 19%

Desde EcoAct se aboga por que estas empresas se conviertan en tractoras. Tienen grandes cadenas de suministro sobre las que pueden ejercer “presión y tratar de trasladar sus compromisos a sus proveedores”.

Un motor del cambio que ejercen y que ha llevado al Ibex 35 a mejorar su puntuación promedio en el estudio en cuatro puntos, un 60% frente al 56% de 2019. No obstante, estos datos ocultan una brecha entre estas, las que más empujan, con puntuaciones del 91%, y las que menos lo hacen, que se quedan en un poco meritorio 19%. Por eso es fundamental que sean un modelo para otras compañías y para las pymes, y que se consiga así la sostenibilidad de los negocios.

Los bancos se unen al desafío

CaixaBank. La entidad ha protagonizado la mayor subida en 2020 en el top ten de mejores compañías del Ibex 35, ocupando el séptimo puesto. La compañía, que ya es neutra en carbono, se ha comprometido al establecimiento de objetivos basados en la ciencia (SBT) en el plazo de dos años.

BBVA. Participa en un proyecto impulsado por la iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi) para acompañar a las instituciones financieras en el establecimiento de estas metas. En 2020 ha lanzado la hipoteca Casa Eficiente y la primera tarjeta hecha con plástico reciclado.

Normas
Entra en El País para participar