Cos alerta de que prorrogar los Presupuestos es una “anomalía” que no se debe normalizar

Rebaja la previsión de ingresos del Ejecutivo, insta a estudiar la semana laboral de cuatro días, a ligar las pensiones y sueldos públicos al IPC y a permitir a las empresas despedir

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en el Senado.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en el Senado.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 es válido para afrontar el próximo ejercicio, pero no se deberían prorrogar más allá, como había ocurrido hasta ahora con las cuentas públicas de 2018. Así lo ha defendido este viernes el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Durante su intervención en la Comisión de Presupuestos del Senado, con motivo de la tramitación del proyecto que se prevé aprobar en las próximas semanas, el gobernador ha defendido la necesidad de contar con una nueva ley cada año que permita adecuar las políticas públicas a la cambiante realidad que lega la pandemia.

“Respecto a la continuidad de estos Presupuestos durante muchos años”, planteada por algunos de los senadores, Cos ha sostenido que “tenemos que aceptar todos, y principalmente las Cámaras, es que lo que hemos vivido en los últimos años ha sido una auténtica excepcionalidad”. Se refería a la prórroga de las cuentas de 2018 hasta el ejercicio actual ante la falta de consenso político para impulsar unas nuevas, lo que, entre otras cosas, derivó en dos convocatorias electorales en 2019.

“Una prórroga progresiva y retirada de los Presupuestos Generales del Estado y de la Seguridad Social es una anomalía con la que nos hemos acostumbrado a convivir pero que no debemos normalizar”, ha añadido.

Cos ha defendido que “es absolutamente fundamental que los presupuestos sean anuales, que se aprueban con carácter anual, en particular en circunstancias tan cambiantes y de tanta incertidumbre como las que estamos viviendo en las que es necesario modificar de una manera ágil tanto las políticas de ingreso como de gasto público”.

Más allá, durante su valoración del contenido del proyecto de ley, Cos ha retirado que, en su opinión, habría sido preferible retrasar algunas de las alzas tributarias que contiene el Presupuesto hasta haber consolidado la recuperación económica de la crisis del coronavirus.

A su vez, el gobernador ha defendido que cualquier cambio debería abordarse en el marco de una revisión integral de las políticas de ingresos, acompañada de otra de la del gasto, y que en el caso de impuestos de incidencia internacional, como las tasas Google y Tobin, sería deseable una mayor coordinación con el resto de países.

En todo caso, ha dicho, el Banco de España rebaja las previsiones de ingresos del Gobierno y asume que, sea cual sea el escenario económico que se abra en 2021, el alza de la recaudación no alcanzará el 9% proyectado.

Jornadas y salarios

En el plano laboral, el gobernador ha defendido que las empresas tienen que poder tener la posibilidad de acometer ajustes de plantilla cuando sea necesario y ha instado a que se les permita hacerlo cuanto antes, después de que los ERTE hayan introducido vetos a los despidos.

Por otra parte, Cos ha instado a analizar los posibles efectos sobre el empleo y la productividad que tendría implantar una semana laboral de cuatro jornadas de trabajo, en lugar de cinco, como postula el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, antes de tomar una decisión.

Finalmente, el gobernador ha propuesta actualizar las pensiones y salarios públicos tomando como referencia el IPC de varios años. Según sus cálculos, el aumento de la remuneración real de los funcionarios este año ha sido del 2,7% y el de los pensionistas del 1,2%.

Normas
Entra en El País para participar