Baleares, Cataluña, Canarias, País Vasco y Navarra se abocan a ser las áreas que más castigue la pandemia

La caída del turismo, el ocio o la producción industrial es la causa del ranking

Madrid lideró la competitividad en 2019 y Cataluña siguió con la atonía de 2018

ICGR Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Baleares, Cataluña, Canarias, País Vasco y Navarra, por este orden, podrían resultar las comunidades más severamente afectadas en su competitividad por la crisis sanitaria de 2020, según el Consejo General de Economistas. Los responsables del IV Informe sobre Competitividad presentado ayer advirtieron que este bloque “resulta de una primera aproximación a las cifras de este ejercicio” y que puede haber alguna modificación, aunque “podemos ir marcando grupos”.

La inclusión de las autonomías citadas en la categoría de afectación “severa” se debe a los daños sufridos por sectores tan importantes en sus territorios como el turismo, el ocio, el comercio y la hostelería. En el caso del País Vasco y Navarra la causa es la caída de la producción industrial, por la ruptura de la cadena de suministros, o la evolución del mercado de trabajo, si bien en todas se trata “de la conjunción de varios factores”. En todo caso, se señala que es una situación extraordinaria y que lo ocurrido en 2020 no tiene porqué variar el mapa de la competitividad regional en los años venideros.

En un grado de afectación “elevada” en su competitividad por el Covid-19 se encontrarían La Rioja, Madrid, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León y el Principado de Asturias. Finalmente, con una afectación “importante”, pero menor (en general por su peor punto de partida), estarían Galicia, Región de Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria y Andalucía.

En 2019

En el ejercicio de 2019, la competitividad regional descendió respecto a 2018 puesto que el promedio fue de un 3,2%, dos puntos porcentuales menos. El resultado coincide con la desaceleración económica producida el año pasado.

El informe utiliza siete ejes y 53 variables para medir a las comunidades más competitivas que en 2019 fueron Madrid, País Vasco y Navarra, si bien la primera creció con menos dinamismo mientras que la Comunidad Foral ganó en competitividad de una manera “intensa”, según Patricio Rosas, coordinador del estudio. Cataluña “continuó con la atonía iniciada en 2018”, según los autores, y junto a La Rioja se situó en una competitividad media alta. Extremadura, Andalucía y Canarias ocupan los últimos puestos. Asturias y Aragón tuvieron un descenso “significativo” de competitividad en comparación con 2018.

Un aspecto destacado por José Carlos Sánchez de la Vega es que, mientras los avances más importantes se produjeron en los ejes de capital humano, innovación y mercado de trabajo, en lo que se refiere al de eficiencia empresarial todas las comunidades retrocedieron, al igual que en el de entorno institucional.

Sánchez de la Vega concluyó que, al margen de las variaciones, este IV informe demuestra “que lo preocupante es la persistencia durante años de la brecha entre las autonomías”.

Normas
Entra en El País para participar