La ambición de Uber encoge más deprisa que sus pérdidas

La venta de su unidad de coches autónomos le permite centrarse en la rentabilidad, pero no está claro que pueda lograrlo sin renunciar a los conductores

Coche de Uber equipado con cámaras y sensores, en Washington DC.
Coche de Uber equipado con cámaras y sensores, en Washington DC. AFP

El futuro de Uber Technologies parece cada vez más peatonal. Cuando salió a Bolsa en 2019, su ambición abarcaba los vehículos autónomos, el uso compartido de bicicletas, la comida a domicilio, el transporte de mercancías y otros sectores. Ahora va a vender su unidad de conducción autónoma por una participación en la startup especializada Aurora, una señal de que está rebajando sus objetivos.

El complejo acuerdo implica la venta de Uber Advanced Technologies Group (ATG) y que la empresa dirigida por Dara Khosrowshahi meta además 400 millones de dólares en efectivo. A cambio, se quedará con un 26% de Aurora. Es un acuerdo decepcionante, ya que valora ATG en 4.000 millones, 7.250 millones menos que en 2019, cuando Toyota y SoftBank inyectaron efectivo en la unidad.

Cierto, reducirá las pérdidas de Uber. El ebitda ajustado de “ATG y otros programas de tecnología” totalizó cerca de 300 millones negativos en los primeros tres trimestres. Presumiblemente la mayor parte se debe a la conducción autónoma y a Elevate, el servicio de taxis voladores de la compañía, que también está en proceso de venta, según un informe de Axios de este mes.

Uber se quita además el dolor de cabeza de las cuestiones legales y reputacionales de los coches autónomos (uno de los suyos mató a una persona en 2018). Además, hay mucha competencia. Dado que los mercados tecnológicos suelen ser un juego en el que el ganador se lo lleva todo, tiene sentido cambiar una gran apuesta por otra más pequeña si las probabilidades de éxito son mayores. Y Uber siempre podría volver a soñar en grande. Cuando vendió su negocio de bicicletas a su rival Lime, retuvo capital y adquirió una opción de compra de la empresa a partir de 2022.

Ahora puede concentrarse en detener las pérdidas, de alrededor de 1.000 millones por trimestre. Eso ayudará, pero aún no está claro que el transporte de pasajeros y la comida a domicilio sean rentables sin vehículos autónomos dada la continua competencia. Eso hace que la capitalización de mercado de Uber, de 95.000 millones, parezca aún más espumosa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías