Honda suspende la producción en el Reino Unido ante la falta de piezas

El fabricante de coches japonés sufre problemas en el transporte y no aclara si están relacionados con el Brexit

Planta de Honda en Swindon.
Planta de Honda en Swindon. AFP

Honda Motor ha informado este miércoles de que ha suspendido temporalmente la producción en el Reino Unido por una congestión en los puertos británicos que le impide recibir a tiempo las piezas necesarias en su cadena de fabricación.

"La situación está siendo monitoreada con el objetivo de reiniciar la producción tan pronto como sea posible", ha señalado el fabricante japonés en un comunicado sin aclarar si el problema está relacionado con el Brexit.

El incremento de las importaciones tras el parón que provocó la pandemia durante la primera mitad del año, así como el aumento de movimientos de mercancías antes de que termine el periodo de transición del Brexit, han puesto en jaque la capacidad de los puertos, ha advertido la industria del transporte británica.

La firma nipona ensambla el Civic en Swindon, en el sur de Inglaterra. La factoría produjo poco menos de 110.000 unidades el año pasado y echará el cierre definitivamente el año que viene. Honda trabaja con un sistema de producción 'justo a tiempo (JIT, por sus siglas en inglés), por el cual las piezas necesarias en la cadena de montaje se reciben en el mismo momento de ser utilizadas. Este método permite ahorrar costes de almacenaje y aumentar la eficiencia, pero es especialmente sensible a los retrasos en la distribución.

Las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido para alcanzar un acuerdo de libre comercio no han sido fructíferas hasta ahora y la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles de Reino Unido (SMMT, por sus siglas en inglés) ya ha advertido de que la industria de la automoción sufrirá un impacto de 55.400 millones de libras (62,180 millones de euros) durante los próximos cinco años si se produce un Brexit duro.

La SMMT asegura que la imposición de aranceles a la importación de vehículos causaría un sobrecoste de 2.000 libras (2.250 euros) sobre los coches eléctricos fabricados en el Reino Unido y que se venderán en el resto de la UE, "provocando que las plantas del país sean considerablemente menos competitivas y socavando el atractivo como destino para invertir".

 


Normas
Entra en El País para participar