Supervisión

La CNMV estrecha el control sobre los asesores externos de fondos de inversión

El supervisor ha detectado 92 personas o sociedades no registradas que tutelan la gestión

Rodrigo Buenaventura, director de Mercados de la CNMV y futuro presidente del supervisor.
Rodrigo Buenaventura, director de Mercados de la CNMV y futuro presidente del supervisor.

La CNMV toma cartas en el asunto de los asesores de fondos de inversión externos que no están registrados como una empresa de servicios de inversión, ya sea con forma de agencia o sociedad de valores o de firma de asesoramiento financiero (EAF). No todo valdrá, después de que el supervisor haya aprobado este jueves una guía técnica sobre esta cuestión, tras detectar que hay 92 asesores no regulados de vehículos de inversión: 48 aconsejan a fondos de inversión y 44, a sociedades de inversión de capital variable (sicavs).

La gestora o la sicav autogestionada deberá asegurarse de la honorabilidad, cualificación, capacidad y suficiencia de medios para que el asesor desarrolle su actividad, que habrá de prestarse de forma exclusiva. La exclusividad deberá quedar negro sobre blanco, y la firma, ya sea gestora o sicav, deberá realizar seguimiento de su actividad. En última instancia, es la entidad autorizada por la CNMV la que asume "la plena responsabilidad" sobre todo. Los asesores asesoran pero no pueden tocar el dinero ni realizar operaciones. 

Algunas entidades, como Renta 4 Gestión o Esfera Capital Gestión, comprada por Andbank, han utilizado con frecuencia esta figura. En algunas ocasiones, a través de un asesor registrado, como el fondo Alhaja Inversiones, asesorado por Araceli de Frutos, registrada como EAF, pero en otros sin contar con esa garantía. En este último caso se enmarca Algar Global Fund, asesorado por una sociedad de responsabilidad limitada pura y dura.

Un caso paradigmático, esta vez referido a una sicav, fue el del personaje televisivo Josef Ajram, que estuvo comercializando su sicav, pero tuvo que dejarla después de acumular importantes pérdidas. En 2016, se alió con la sociedad de valores Link Securities para lanzar su propio vehículo de inversión. La experiencia fue un fracaso y la sicav cerró.

Otro requisito que impone el organismo que todavía preside Sebastián Albella –hasta que le suceda en el cargo el candidato propuesto por el Ministerio de Economía, Rodrigo Buenaventura– es que el asesoramiento del fondo o la sicav no sea la fuente principal de los ingresos del asesor. La gestora también deberá verificar que este solo presta sus servicios a un único fondo o sicav, para evitar conflictos de interés.

El procedimiento de control pretende garantizar que las recomendaciones del asesor que se ejecuten cumplen la normativa vigente, la política establecida en el folleto de la institución de inversión colectiva y los límites de riesgos aprobados por el consejo de administración. La relación con el asesor debe sustentarse siempre en un contrato documentado por escrito y en la adecuada acreditación documental de todos los aspectos exigidos por la guía técnica.

Normas
Entra en El País para participar