El BCE avisa del creciente riesgo soberano en las carteras de la banca

Su exposición a la deuda pública doméstica ha crecido el 19% en el año, el mayor incremento desde 2012

El BCE avisa del creciente riesgo soberano en las carteras de la banca

La ingente cantidad de deuda que han emitido los gobiernos de la zona euro en respuesta a la pandemia ha vuelto a implicar a la banca en la financiación de sus respectivos países, con una intensidad no vista desde 2012, en plena crisis de deuda soberana del euro. Así lo confirma el BCE en un informe de estabilidad financiera publicado hoy en el que, si bien reconoce que el riesgo de esa exposición a la deuda soberana está contenido gracias a la estabilidad del mercado, sí podría crecer a futuro, en especial en los países en los que se ha recurrido en mayor medida a los avales con garantía estatal, como es el caso de España.

El BCE señala que la exposición de la banca de la zona euro a la deuda soberana doméstica ha crecido en lo que va de año el 19%, en lo que supone el mayor incremento desde 2012. Este aumento refleja el papel de los bancos a la hora de absorber la cuantiosa emisión de deuda de los gobiernos con la que financiar sus estímulos fiscales y también su decisión de invertir parte de su creciente cartera de depósitos en activos de bajo riesgo, como los bonos soberanos. Pero esa implicación de la banca con la deuda pública doméstica ofrece grandes divergencias por países. La que ha asumido mayor riesgo con diferencia es la banca italiana, en la que la deuda soberana supone el 11,9% del total de activos, frente al 7,2% de la banca española o un porcentaje que no llega al 2% en la banca de Francia y de Alemania.

Si las entidades financieras mantuvieran su exposición a la deuda soberana doméstica en línea con el incremento fiscal previsto para los dos próximos años, su riesgo soberano podría elevarse de forma adicional en una banda de entre 0,8 y 4,7 puntos porcentuales sobre el total de activos, según calcula el BCE.

Ese ritmo de aumento en el medio plazo dependerá de factores como el ritmo de emisión de los estados soberanos o del programa de compras antipandemia, según reconoce el BCE, que también avisa de que a la vista de que las posiciones de la banca en deuda soberana van a continuar siendo elevadas por un tiempo, es exposición puede hacer a las entidades más vulnerables. El BCE alude al riesgo de que los numerosos préstamos con garantía pública terminen requiriendo la ejecución del aval y eleven así el volumen de deuda pública.

“Los bancos domésticos, especialmente en países donde los gobiernos tienen mayor riesgo de crédito o donde los bancos están menos capitalizados, podrían afrontar la presión de apoyar a gobiernos bajo presión fiscal”, señala el BCE.

Aun así, el banco central también apunta que tal posible vulnerabilidad por haber elevado su riesgo soberano está contenida porque las variaciones de precios en las carteras han sido “modestas”, gracias a las medidas de política monetaria y al fondo de recuperación de la UE. Además, la banca, a petición del regulador, ha introducido medidas prudenciales en su cartera de deuda soberana para mitigar el impacto de variaciones del valor sobre los ratios de capital.

 

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar