Bruselas empeora la previsión de 2020 para España, pero anticipa el mayor rebote del PIB en 2022

Caerá más de un 12% este ejercicio, el peor dato de la UE, para repuntar un 5,4% en 2021 y un 4,8% un año después

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.
El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. REUTERS

La Comisión Europea ha constatado este jueves los efectos de la segunda ola de la pandemia de coronavirus Covid-19 en la economía española, con "una desaceleración sin precedentes" que llevará a una caída del PIB del -12,4% durante 2020, la mayor de todos los países de la Unión Europea con mucha diferencia. A partir de aquí, eso sí, Bruselas constata un rebote del 5,4% en 2021, en línea con el resto de los socios, y del 4,8% en 2022, en esta ocasión muy por encima de las demás capitales, solo por debajo de Malta.

Con todo, según recoge el forecast de otoño hecho público hoy, el Ejecutivo comunitario empeora las previsiones presentadas en su último análisis, a comienzos de verano. Entonces, Bruselas hablaba de un retroceso del 10,9% en 2020 en España, para repuntar un 7,1% en 2021. En las previsiones anteriores, en primavera, la caída inicial sería del 9,4%, para rebotar un 7% un ejercicio después. 

Hay que tener en cuenta, no obstante, que los pronósticos de la Comisión, realizados con la información disponible hasta el pasado 22 de octubre, no tienen en cuenta los últimos datos del PIB, que repuntó más de un 16,5% en el tercer trimestre, o los de la EPA, que arrojó 569.600 nuevos ocupados, récord en la serie histórica. Como siempre, el Ejecutivo fía sus vaticinios a la evolución futura de la pandemia y de las medidas de choque puestas en marcha por los socios.

El comisario de Economía de la Comisión, Paolo Gentiloni, ha intentado por su parte dar algo de contexto al desplome español durante la presentación de las previsiones. Los datos "reflejan el efecto de la segunda ola, que golpeó a España antes que al resto de los Estados miembros". En el cómputo global europeo, ha añadido el italiano, está previsto que el crecimiento "se detenga durante el cuarto trimestre" para "recuperarse desde el primer trimestre de 2021".

Volviendo a España, en el apartado del mercado del trabajo, la Comisión alerta en su informe sobre las consecuencias a medio y largo plazo de la "eliminación gradual" de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), un mecanismo aplaudido desde el comienzo de la crisis sanitaria por el organismo que preside Ursula von der Leyen. De esta forma, y lejos de mejorar, la tasa de desempleo (que según las previsiones cerrará 2020 en el 16,7%) se disparará el año que viene hasta el 17,9%, para recuperarse mínimamente un ejercicio después, hasta el 17,3%.

Con estos números, la tasa de desempleo española volverá a situarse en porcentajes extremos como la más alta de la UE, por delante incluso de socios como Grecia, con un mercado de trabajo endémicamente castigado. El paro en Grecia llegará en 2021 al 17,5% y al 16,7% un ejercicio después. Italia, otro de los países más castigados, superará en ambos ejercicios el 11%.

A su vez, y a pesar los esfuerzos de España por convencer a la Comisión de que hará los deberes, Bruselas prevé que el déficit público ascienda al 12,2% del PIB este año para irse reduciendo hasta el 9,6% y el 8,6% en los siguientes ejercicios. La deuda, por su parte, superará el 120% del PIB en 2020, para crecer hasta el 122% el año que viene y rozar el 124% en 2022.

Pero hay matices a tener en cuenta, recuerda Bruselas, ya que en estas previsiones no se incluyen los posibles efectos del fondo de recuperación europeo. "Las autoridades españolas han anunciado ya los principales elementos de un paquete de políticas para 2021 que será financiado por el Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia (MRR). El pronóstico de la Comisión no incorpora su potencial impacto positivo en el crecimiento económico en 2021 y más allá".

Comparativa europea

Con este pronóstico, la Comisión constata que el batacazo español a corto plazo es el más fuerte del club de los 27, arrebatando el primer puesto a Italia, el socio que, desde la irrupción de la pandemia, se llevaba los peores vaticinios.

Ahora, Italia caerá un 9,9% en 2020, para repuntar un 4,1% y un 2,8% en los siguientes años. Francia, por su parte, retrocede un 9,4%, Portugal, un 9,3%, Grecia lo hace un 9%, Bélgica, un 8,4%, Alemania, un 5,6%, y Países Bajos, entre otros, cae un 5,3%. La riqueza del conjunto de la zona euro, por su parte, cede un 7,8% para subir un 4,2% y un 3% en 2021 y 2022. Fuera del club comunitario hay que mirar a Reino Unido para encontrar una caída cercana a la de España: un -10,3% en 2020 para recuperar un 3,3% y un 2,1% en los siguientes ejercicios.

El impacto económico de la pandemia "ha diferido ampliamente en la UE", y lo mismo ocurre con las perspectivas de recuperación, recuerda Bruselas. Esto se refleja la propagación del virus, el rigor de las medidas de salud pública para contenerlo, la composición sectorial de las economías nacionales y las diferentes respuestas puestas en marcha.

Normas
Entra en El País para participar