Barcelona, Baleares y Madrid, los grandes perdedores del desplome del turismo

El mayor deterioro se concentró en la capital catalana, con una ocupación hotelera del 25% y un desplome del beneficio por habitación del 75% hasta septiembre

 Varias turistas caminan por las Ramblas de Barcelona a finales de julio.
Varias turistas caminan por las Ramblas de Barcelona a finales de julio.

El balance del sector hotelero en España en los nueve primeros meses de 2020 es desolador. Solo han abierto un 37% de los hoteles, la ocupación media se ha situado en un 33% y el ingreso medio por habitación disponible, el principal indicador de rentabilidad, se desplomó un 65% hasta llegar a los 31 euros frente a los 88 euros alcanzados en el mismo período de 2019. "El sector turístico y hotelero atraviesa la peor crisis de los últimos 75 años, solo comparable a los periodos bélicos del siglo XX", recalca el último barómetro del sector hotelero en España, elaborado por Cushman & Wakefield y STR, que recoge los datos de 1.200 hoteles y que incide en que el deterioro ha sido mayor en España que en el resto de competidores de la zona euro, como Francia, Alemania o Italia.

El lobby Exceltur ha elevado a 106.000 millones de euros la caída de ingresos del turismo para este año y ha alertado de que están en peligro 750.000 empleos ligados a hoteles, bares, restaurantes y resto de industrias auxiliares. “El sector atraviesa un periodo de tremendas dificultades durante el que se deben reclamar ayudas directas por parte de las administraciones públicas con el objetivo de garantizar la supervivencia de las empresas de un sector estratégico. Una vez lograda esta supervivencia, entonces ya podremos empezar a plantear la recuperación de la actividad que debería ir siempre ligada a las garantías sanitarias y a la superación global de la pandemia”, recalca Bruno Hallé, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España.

Ese impacto negativo se ha concentrado fundamentalmente en los destinos con fuerte dependencia del turismo extranjeros, con Baleares, Barcelona y Madrid a la cabeza. En Baleares solo se ocuparon el 25,8% de las plazas hoteleras abiertas, mientras que en Barcelona apenas se llegó al 28,6% y en Madrid al 36,1%. Una caída de la ocupación que tuvo una incidencia directa en los precios, con caídas generalizadas, especialmente llamativas en Barcelona (-28,9%), y en el beneficio por habitación disponible en Barcelona (-75%), Baleares (-68,7%) y Madrid (-61,7%). En el otro lado aparecen Córdoba, Málaga y Alicante como los únicos destinos en los que la ocupación hotelera ha superado el 40%, mientras que en los precios, Zaragoza es el único destino en el que han subido y el retroceso en Canarias se ha limitado al 2,2%.

En este escenario de deterioro, la reacción inmediata de los hoteles ha sido bajar precios para recuperar demanda. NH, Meliá o RIU ya han anunciado campañas y Hotusa ha sido la última gran cadena en ofrecer una cena, estancia y desayuno en un hotel de cinco estrellas de gran lujo para dos personas por 120 euros. "Es imperativo no caer en una guerra de precios y en consecuencia devaluar el mercado. Esto puede ser muy peligroso para muchos hoteles independientes, los cuales entrarían en riesgo de no volver a recupera la caída nunca. En otras situaciones de crisis globales similares, hemos observado como todos los mercados han conseguido recuperar los niveles de precios previos a la crisis, pero no ocurre lo mismo con muchos hoteles y cadenas hoteleras independientes operantes en esos mercados", advirtió Javier Serrano, director general de STR para España y Portugal.

Siete meses de caída de las pernoctaciones

Las pernoctaciones en establecimientos hoteleros no levantan cabeza y se desplomaron un 78,4% en septiembre respecto al mismo mes del año anterior, hasta sumar 8,1 millones, tras los rebrotes del Covid surgidos a finales de verano y el cierre de algunos hoteles, según ha informado esta mañana el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Es el séptimo mes consecutivo en el que, como consecuencia de la crisis sanitaria, descienden las pernoctaciones en los hoteles españoles tras las bajadas del 66,5% de marzo, del 100% en abril, del 99,2% en mayo, del 95,1% en junio, del 73,4% en julio y del 64,3% en agosto. El número de establecimientos abiertos descendió en septiembre en algo más de 800 respecto al mes de agosto, pasando de 13.008 a 12.202, cifra un 26,8% inferior a la existente hace un año.

El total de plazas ofertadas en septiembre fue de 1,01 millones, el 52,1% del total. Durante dicho mes, 3,4 millones de viajeros se alojaron en algún establecimiento hotelero, con un total de 8,1 millones de pernoctaciones. Estas cifras suponen un 31,4% y 21,6%, respectivamente, de las estimadas hace un año. El INE destaca que los viajeros residentes en España sostuvieron en mayor medida la actividad hotelera del mes de septiembre, con más de 2,8 millones de viajeros frente a casi 600.000 no residentes.

La estancia media de los viajeros en los hoteles españoles bajó en septiembre un 31,3% interanual, situándose en 2,3 pernoctaciones por viajero, a pesar de que los precios se abarataron un 13,4%. En los nueve primeros meses de este año se han producido 80,5 millones de pernoctaciones en hoteles españoles, un 71% menos que en el mismo periodo de 2019. Los españoles realizaron 43,2 millones de pernoctaciones (-55,3%) y los extranjeros, 37,3 millones, con un descenso del 79,4% respecto al periodo enero-septiembre del año pasado.

Normas
Entra en El País para participar