Líder en el mercado

Grifols y su socio Shanghai RAAS alcanzarán los 600 millones de ventas en China en 2020

Shanghai RAAS, del que cuenta con un 26% del capital, ganó 107 millones en 2019

Ambas empresas encabezarán el negocio de albúminas y otros hemoderivados

Grifols China Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Para Grifols, China se ha convertido en un mercado clave en su crecimiento futuro. La alianza con su socio local Shanghai RAAS (SR) permite al laboratorio catalán estar presente en ese mercado asiático, fuertemente protegido por las autoridades del país en favor de los operadores locales, y con un potente crecimiento. La combinación de los dos negocios alcanzarán previsiblemente en 2020 los 600 millones de euros en ventas en China, según se desprende del documento enviado a la CNMV esta semana en el Día del Inversor de la multinacional cotizada en el Ibex 35.

La combinación de ventas de ambas empresas en China alcanzó 393 millones de euros en 2018. Tras un importante salto del 40% en un año, en 2019 esa cifra de negocios ya era de 555 millones. De esos, 239 millones correspondieron a las exportaciones a ese país por parte de Grifols. En ese ejercicio, el laboratorio español facturó en todo el mundo 5.100 millones, de los que el 66% provinieron de EE UU y Canadá. En los últimos 12 meses, de julio de 2019 a junio de 2020, los ingresos suman en China ya 595 millones, aunque pueden ser incluso mayores a final de año si continúa la tasa de crecimiento de los últimos años. A nivel de ganancias, SR obtuvo el pasado año 107 millones de beneficio neto.

Grifols cerró en marzo el desembarco en SR, de la que se hizo con el 26,20% del capital (derechos económicos y de voto) a cambio de una participación no mayoritaria en Grifols Diagnostic Solutions de EE UU (45% de los derechos económicos y 40% de voto). Este movimiento permite al laboratorio entrar a través de SR en un negocio vetado en China a las firmas extranjeras como es el de la obtención de plasma y la fabricación de derivados plasmáticos en el país.

El movimiento es crucial para la empresa española, porque China ya es, tras EE UU, el segundo mercado del mundo en uso hospitalario de hemoderivados, con un mercado que alcanza los 5.000 millones, según explicitó la compañía en el documento a inversores. Además, es el principal consumidor de albúmina. De hecho, este producto es el único derivado plasmático permitido en el país para la importación, un negocio en el que Grifols es el tercer mayor proveedor, con unas ventas que han crecido cerca del 50% hasta el tercer trimestre.

El negocio conjunto de ambas empresas las posicionan como líderes del mercado de derivados plasmáticos, según los datos aportados por Grifols. Por producto, serán los primeros en la venta de albúmina y en fibrinógeno, segundos en IVIG (inmunoglobulina)y sextos en factor VIII (anti-hemofílico).

Esta alianza es una “oportunidad incomparable de crecimiento a medio y largo plazo”, se indica desde Grifols. “China es un mercado estratégico clave que ha ganado importancia a raíz del Covid-19” y, a su vez, el laboratorio “se compromete a servir al sistema sanitario chino y a su pueblo: apoyo a SR para responder a posibles patógenos emergentes en el futuro”, añade.

La alianza avanza a pesar de la pandemia

Integración. “Grifols se encuentra en una posición única para aprovechar su localización y fuerte presencia en China”, cuenta la empresa en el documento a inversores, donde se avanza que la asociación de colaboración entre las dos empresas “avanza rápidamente a pesar de la pandemia”.

Industrial. La alianza busca impulsar la producción, comercialización y desarrollo de productos “bajo criterios de calidad y seguridad internacionales”, para lo que la experiencia de Grifols, uno de los líderes mundiales, es fundamental. Mediante la entrada en el capital de su socio chino, el laboratorio catalán entra en una empresa con cuatro fábricas en ese país y 41 centros de obtención de plasma.

Normas
Entra en El País para participar