Noticia patrocinada

Gestión pasiva o cómo empezar a invertir asesorado, de forma fácil y con muy poco dinero

Al no necesitar un gran equipo detrás, los fondos indexados reducen sus gastos pero requieren la ayuda de los expertos, destacan en Singular Bank

Javier Marín, CEO de Singular Bank.
Javier Marín, CEO de Singular Bank.

Algunas de las creencias más populares del mundo de la inversión son que invertir tiene un coste elevado, que para hacerlo hace falta mucho dinero y que necesariamente los conocimientos sobre los mercados financieros resultan imprescindibles. Esta última nunca viene mal, pero tal y como apuntan desde Singular Bank, al igual que las tecnologías han llegado a nuestra vida laboral y doméstica para hacérnosla mucho más fácil, también ha aterrizado en el sector financiero, derribando todos los mitos y haciendo desaparecer todas las posibles barreras que los ciudadanos podían encontrar a la hora de acercarse a él.

La tecnología ha hecho que invertir a golpe de ratón a la hora que se quiera y desde el lugar que se quiera sea posible. Pero, además, lo más relevante es que ha logrado reducir los costes y derribar las barreras de entrada. “En la actualidad, invertir es posible desde muy poco dinero y sin necesidad de tener grandes conocimientos gracias a la gestión pasiva o indexada”, señalan desde Singular Bank.  Añaden que: “No obstante, ello no significa que podamos despreocuparnos y que no haya que contar con formación e información, tanto sobre las características del producto como sobre las variables que influyen en su precio, entre otros factores”.

Si la gestión activa se caracteriza por las diversas tareas de análisis por parte de los gestores para estudiar el mercado y seleccionar las compañías en las que invierten, la pasiva invierte en índices concretos (IBEX 35, FTSE 100, S&P 500…), tomando participación en todas las compañías. Su misión consiste en copiar de la forma más fiel posible el comportamiento del índice al que replican. “Si el índice cae, el fondo caerá; y su el índice sube, el fondo subirá”, explican desde la entidad.

No obstante, en muchas ocasiones su comportamiento puede mostrar ligeras diferencias sobre su activo de referencia. Es lo que se conoce como tracking error. Esta unidad mide la desviación que el fondo tiene respecto al índice replicado. El cero corresponde a la desviación mínima y es la meta a la que todo fondo indexado se tiene que dirigir.

Baratos

Al no necesitar el trabajo de un gran equipo gestor, reducen los gastos y en consecuencia los costes de emisión. Mientras estos costes se sitúan en torno al 1,83% en los fondos tradicionales, los de los fondos indexados se ubican entre un 0,2% y un 0,3% anual aproximadamente, lo que, sin duda,  termina incluyendo en la rentabilidad. Otra de las ventajas de este tipo de inversión reside en la diversificación. Al comprar todas las acciones del índice en el que invierte el fondo indexado, se posiciona en diferentes acciones de diversos sectores. Eso sí, tal y como advierten desde Singular Bank, la gestión indexada debe orientarse al largo plazo para disminuir los riesgos.

En cuanto a la rentabilidad, la estrategia de los fondos indexados no resulta peor que la de los fondos tradicionales de gestión activa. De hecho, en muchas ocasiones, la rentabilidad de los fondos indexados supera a muchos gestores. Si se analizan todos los fondos de renta variable de Estados Unidos durante un período de cinco años en el 81% de los casos los fondos de gestión activa han tenido un rendimiento inferior a su índice de referencia. Durante un período de 10 años, el porcentaje se sitúa en el 88%.

En el caso de Europa, en los últimos cinco años, el 77% de los fondos activos no han logrado batir a su índice de referencia; mientras que a 10 años no lo ha logrado el 87,05%. Ahora bien…no nos dejemos engatusar por la magia de las estadísticas. Cuando se hacen comparativas entre la gestión pasiva y los fondos de gestión activa, debemos tener en cuenta que en estos últimos se engloban fondos excelentes junto a otros con resultados más que mediocres. Y, de este modo, podría concluirse erróneamente con que la gestión pasiva es mejor, y no siempre es así. La clave está en descubrir los buenos fondos cuyos gestores se demuestran expertos a la hora de batir a sus índices de referencia; los hay, y son muchos.

"Por ello, en la gestión activa resulta imprescindible tomarse el tiempo necesario para seleccionar el fondo en el que se invierte y asegurarse de que aporta un verdadero valor añadido”, aconsejan los expertos de Singular Bank, y añaden que “si ese proceso de selección se realiza adecuadamente se pueden encontrar fondos que renten más que su índice de referencia al cabo de los años". 

Un ejemplo claro de que la decisión entre gestión activa y pasiva la encontramos en la figura del mejor inversor de todos los tiempo, Warren Buffett. Si bien durante una buena parte de su trayectoria profesional fue un firme defensor de la importancia de elegir las acciones, desde 2003 afirma en todas las cartas que envía a sus inversores que la mejor opción que tienen a su alcance para invertir en acciones son los indexados. Buffet también ha declarado que cuando fallezca dejará el 90% del efectivo que herede en un fondo indexado al S&P 500.

Cuota nacional

En España, la gestión pasiva cuenta con una cuota de mercado de apenas el 2%, un porcentaje lejano al 19% que representa en Europa, y mucho más lejos aún del 33% de Estados Unidos. Sin embargo, cada vez más inversores españoles se sienten atraídos por los fondos indexados, y según el primer Observatorio de Gestión Pasiva en España, elaborado hace un año por Finizens, el crecimiento de la gestión pasiva ha sido 10 veces superior al de la activa en la última década.

Lo cierto, es que la oferta de fondos indexados es menor que la de los tradicionales, aunque cada vez resulta más sencillo localizarlos. En los últimos años han irrumpido con fuerza y empiezan a formar parte de la oferta de los bancos. Pero para encontrar una oferta completa resulta necesario acudir a un supermercado de fondos online, como el que ofrece Singular Bank, con más de 4.000 fondos de inversión, entre los que se pueden encontrar fondos, tanto de gestión activa como pasiva, de las  gestoras más importantes como Amundi, Fidelity, Pictet o Blackrock.

La plataforma digital de Singular Bank permite la disponibilidad de acceso las 24 horas, los 365 días a través de la página web o de la aplicación móvil, con el fin de complementar la atención al cliente que se ofrece a través del equipo de banqueros privados y banqueros remotos de de su área de atención al cliente.  Además, los procesos cuentan con los máximos niveles de seguridad, de su área de atención al cliente. protegiendo y velando siempre por el patrimonio, información, operaciones y datos de sus clientes.  

Normas
Entra en El País para participar