Liquidez para el estado

La banca compra 38.000 millones en deuda española desde que estalló el Covid

Las entidades destinan parte del dinero del BCE a bonos soberanos; los inversores extranjeros mantienes sus posiciones

La banca compra 38.000 millones en deuda española desde que estalló el Covid pulsa en la foto

Los bancos españoles se están empleando a fondo en mantener a raya el tipo de interés del bono español a 10 años. También el BCE, pero ellos no tienen la munición ilimitada de un plan de compras anti-Covid. Desde que estalló la pandemia, han comprado unos 38.000 millones y a cierre de julio, los últimos datos disponibles del Tesoro, mantenían en cartera cerca de 175.000 millones en deuda soberana patria. Niveles en entorno de máximos desde noviembre de 2016. La liquidez que han tomado del Banco Central, por más de 200.000 millones, ha propulsado las adquisiciones. Los inversores extranjeros mantienen sus posiciones en el entorno del medio billón.

El miedo a que el tipo de interés de la deuda española se disparara con el creciente deterioro económico provocado por el Gran Confinamiento, el consiguiente aumento del déficit y la necesidad de tapar el agujero fue una falsa alarma. El rendimiento del bono español a 10 años se sitúa por debajo del 0,19%, niveles mínimos desde octubre del año pasado. En el peor momento del año, tras el decreto del estado de alarma, llegó al 1,23%, a años luz en todo caso del 7,6% que tocó en julio de 2012, en plena crisis de deuda soberana.

Tacita a tacita, las entidades financieras españolas han ido comprando en las emisiones que ha realizado el Tesoro público. Los bancos estaban desde el principio comprometidos a tirar del carro si se los necesitaba, según explican fuentes financieras, como ya hicieron hace seis años, en la financiación pública. Y así ha sido. Con el mantra de la contribución a la sostenibilidad de las cuentas del país, pero también por propio interés. Las compras de deuda que realizaron en el momento más crudo para el mercado de renta fija soberana rentan, en el caso del bono a 10 años, más de un 1%. Y las plusvalías latentes que acumulan son del 10% respecto al bono que vence en octubre de 2030.

La última generación de las subastas del BCE para conceder crédito mejoradas en abril ha supuesto la inyección en los balances del sistema financiero euro. Pidieron 1,3 billones en la de junio, y otros 174.000 millones en la de septiembre. Los bancos españoles debían de media 256.598 millones de euros en agosto, según los últimos datos del Banco de España. Mientras, han roto la hucha que mantienen en el BCE hasta dejar el importe en la facilidad depósito en apenas 2.000 millones, mínimos desde agosto de 2017, como publicó CincoDías el pasado 6 de octubre.

Rentabilidad siempre

El negocio es obvio para las entidades. Recibirán, como poco, un 0,5% por el dinero que han pedido prestado, pero pueden llegar a cobrar hasta el 1% si mantiene el nivel de créditos en el periodo de cómputo. En el caso de la megainyección de liquidez de junio, se cuenta como fecha de inicio para hacer el examen el pasado marzo, y el dictamen final llegará en el mismo mes de 2021. Mientras, pueden hacer casi lo que quieran con la liquidez excedente. En esencia, pueden conceder préstamos a la economía real, como les ha solicitado Christine Lagarde, o también pueden comprar deuda soberana. Según las fuentes consultadas, la banca española han destinado parte del dinero a ambos cometidos.

El resultado de la próxima inyección de liquidez bonificada, que comenzará a prepararse en noviembre, se conocerá el próximo 10 de diciembre. Y queda otra programada para marzo del próximo año, a la espera de que se anuncien más operaciones de este tipo.

Los inversores extranjeros han mantenido sin apenas cambios su posición en deuda soberana española desde el 29 de febrero, con 499.369 millones, con una mínima variación de 1.075 millones menos. Con todo, la cifra es entorno de récord.

 

Las posiciones de los otros inversores

Las posiciones de los otros inversores

Banco de España. Este el titular que muestran las estadísticas del Tesoro de la deuda que en última instancia pertenece al BCE. Su cartera de deuda soberana española en julio había subido hasta los 265.453 millones, 52.736 millones que a cierre de febrero, gracias a la chequera del plan de compras de 1,35 billones del Banco Central. En el mismo periodo los bancos españoles compraron 37.772 millones de euros.

Aseguradoras, fondos de pensiones y de inversión. Estabilidad en estos tipos de compradores.Las primeras tenían 90.285 millones a cierre de julio, frente a los 90.862 millones de febrero. Los segundos, 12.390 millones, frente a 12.045. Y los terceros, 23.119 millones frente a 23.244 millones.

Brókeres, empresas y pequeños inversores. Cambios mínimos también. Otras entidades financieras –principalmente, sociedades de valores– tenían 668 millones frente a 782; las empresas, 1.023 frente a 796 millones, y los particulares, 1.230 frente a 1.280 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar