Energía renovable

El Gobierno impulsará flotas de trenes, autobuses y vehículos de hidrógeno

Aprueba la hoja de ruta del hidrógeno para movilizar 8.900 millones hasta 2030

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, aprobó ayer la Hoja de ruta del hidrógeno: una apuesta por el hidrógeno renovable, con la que busca impulsar un sector que movilice 8.900 millones de euros en inversiones y que será clave para que España alcance la neutralidad climática y un sistema eléctrico 100% renovable no más tarde de 2050.

Según informó Transición Ecológica en un comunicado, el documento, cuyo desarrollo está contemplado en el Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, incluye 60 medidas y fija objetivos nacionales a 2030 alineados con la Estrategia Europea del Hidrógeno. Entre los objetivos se incluyen 4 gigavatios (GW) de potencia instalada de electrolizadores –el sistema de producción de hidrógeno renovable empleando energías limpias y agua–, lo que representa un 10% del objetivo marcado por la Comisión Europea para el conjunto de la Unión Europea.

Asimismo, como hito intermedio hasta alcanzar el objetivo de 4 GW, se estima que para el año 2024 sería posible contar con una potencia instalada de electrolizadores de entre 300 y 600 megavatios (MW). También se fija que un mínimo del 25% del consumo de hidrógeno por la industria deberá ser renovable. En la actualidad, la industria emplea la práctica totalidad de las 500.000 toneladas de hidrógeno que consume España anualmente. En su mayoría, el producto utilizado es hidrógeno de origen fósil (o hidrógeno gris), es decir, emplea gas natural como materia prima en su elaboración. Por cada kilogramo de hidrógeno renovable que sustituye a un consumo existente de hidrógeno no renovable se evitan nueve kilogramos de CO2 a la atmósfera.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, destacó ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la importante apuesta de España por el hidrógeno renovable, “una de las fuentes de energía más importantes para el futuro y que va a ser clave para que España alcance la neutralidad climática”.

Resaltó el gran potencial que tiene el hidrógeno para el almacenamiento de energía, la movilidad y usos industriales, y ha subrayado que contribuirá a la reconstrucción económica y a la “construcción de una prosperidad respetuosa con los límites medioambientales”.

Movilidad

En cuanto a movilidad, para 2030, se plantea una flota de al menos 150 autobuses; 5.000 vehículos ligeros y pesados; y dos líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable. De igual modo, debería implantarse una red con un mínimo de 100 hidrogeneras y maquinaria de handling propulsada con hidrógeno en los cincos primeros puertos y aeropuertos. Se estima que el cumplimiento de estas metas permitirán reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2.

El documento plantea un conjunto de 60 medidas, agrupadas en diferentes ámbitos de actuación. En primer lugar, se recogen actuaciones de carácter regulatorio que incluyen, entre otras, la introducción de un sistema de garantías de origen que asegure que el hidrógeno se ha producido a partir de energía 100% renovable. Un segundo capítulo está dedicado a las medidas de carácter sectorial para incentivar el uso de hidrógeno renovable y la puesta en marcha de proyectos en ámbitos como el industrial, el energético o el de la movilidad. Por otro lado, la hoja de ruta recoge medidas de carácter transversal para fomentar el conocimiento del potencial del hidrógeno renovable en el conjunto de la sociedad; y, por último, se aborda el fomento de la I+D+i vinculada estas tecnologías.

En este sentido, la estrategia se cimentará sobre el diseño de instrumentos financieros de apoyo a la industria española consumidora intensiva de hidrógeno para la adaptación de sus procesos e infraestructuras al suministro continuo de hidrógeno renovable.

El documento también analiza el potencial de esta tecnología entre 2030 y 2050 y concluye que España tiene la capacidad de convertirse en país exportador al resto de Europa y de crear un proyecto país que impulse la industria nacional, el conocimiento tecnológico y la creación de empleo. En esta línea, destaca que, una vez concluida esta década, se producirá una aceleración de la producción y aplicación del hidrógeno renovable en España, que será plenamente competitiva frente a otras tecnologías de producción.

Desde el ministerio también resaltaron que con esta apuesta por el hidrógeno se abren nuevas oportunidades de generación de empleo “sostenible” en ámbitos como la fabricación de ensambladores de electrolizadores, pilas de combustible, componentes, vehículos astilleros, hidrogeneras o depósitos a presión.

 

Proyectos de las cotizadas españolas

Enagás. Desarrolla una iniciativa pionera en España en la planta de regasificación de Cartagena: produce hidrógeno verde a partir de energía solar en un proceso de electrólisis que no emite CO2. También participa en Green Crane (en fase de preproyecto) para impulsar una red de hidrógeno verde que conecte con Europa.

Acciona. Junto a la constructora mexicana Cemex y, de nuevo, Enagás, participan en Mallorca en una planta de generación de hidrógeno verde a partir de energía solar que se utilizará para movilidad e inyección en red gasista.

Repsol. De la mano nuevamente de Enagás, la multinacional energética trabaja en una tecnología que permite la transformación directa de energía solar en energía química, produciendo hidrógeno y rebajando la huella de carbono más del 90% frente a procesos convencionales.

Iberdrola. La compañía ha aterrizado en el negocio del hidrógeno verde con un proyecto a partir de fuentes renovables en Puertollano con el que dará el salto de la producción eléctrica a la producción de hidrógeno.

Vector. El hidrógeno no es una fuente primaria de energía, como el sol o el viento, sino un vector, un producto manufacturado que es capaz de almacenar energía para posteriormente liberarla de forma gradual.

Normas
Entra en El País para participar