El Gobierno ahonda su previsión de caída del PIB este año del 9,2% al 11,2%

Asume una recuperación parcial en 2021 con un alza económica del 7,2%

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

El Gobierno ha constatado este martes que el impacto de la crisis del coronavirus en España está resultando aún más devastador de lo que estimó en primavera al actualizar a la baja su cuadro de previsiones macroeconómicas como paso previo al impulso del plan presupuestario para 2021.

Los nuevos cálculos del Gobierno, presentados tras el Consejo de Ministros por la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, constatan que la recesión es más profunda; el déficit y la deuda generada, más abultados; y que la recuperación será más tardía de lo que el Ejecutivo había trasladado a Bruselas en mayo.

En concreto, el Ejecutivo asume ahora que el PIB española pasará de haber crecido un 2% en 2019 a desplomarse un 11,2% este año, frente al 9,2% que se había estimado inicialmente. La salida de esta sima arrancará en 2021, cuando la recuperación será solo parcial, con un crecimiento económico del 7,2%, frente al 6,8% anteriormente apuntado.

Las cifras contemplan una mejora del empleo, con una caída del 8,4% y una recuperación del 5,6% en el próximo año, lo que hará que la tasa de paro salte del 14,1% al 17,1% este año y baje al 16,9% en 2021.

Del lado de las cuentas públicas, en un momento en que la Unión Europea ha suspendido las reglas fiscales en 2020 y 2021 a fin de animar la reactivación económica, el Gobierno prevé que el déficit se dispare del 2,8% del PIB de 2019 al 11,3% este año, frente al 10,3% que había asumido inicialmente.

Como consecuencia, la deuda pública saltaría del 95,5% al 118% en 2020, y no el 115,5% anteriormente planteado. De cara al próximo año, el Gobierno confía en que el agujero fiscal se relaje ya al 7,7%, una estimación que el Ejecutivo no había llegado a dar en primavera.

Entorno incierto

Calviño ha explicado que las nuevas cifras dan cuenta de que la pandemia deja una crisis más grave de la esperada en España este año y una recuperación más fuerte en 2021, entre otros factores por el mayor peso de las pymes en el país, si bien ha dejado claro que todas las previsiones están marcadas por una fuerte incertidumbre.

El Gobierno, ha defendido Calviño, ha impulsado una batería de medidas que han movilizado más de un 5% del PIB en apoyo presupuestaria, más de un 15% en apoyo a la liquidez o de apoyo al empleo como los ERTE para evitar una caída estimada en el 25% del PIB y un pérdida de más de tres millones de empleos.

El plan ha incluido líneas ICO que ha permitido facilitar financiación por valor de 102.000 millones de euros a la economía real. Del lado de los ERTE, ha detallado 2,7 millones de personas se han reincorporado ya desde los 3,4 millones afectados inicialmente.

Normas
Entra en El País para participar