Al cobre le sale rentable ser verde

La demanda china, las restricciones de la oferta por el virus y la debilidad del dólar lo llevan a máximos

Granos de cobre.
Granos de cobre. reuters

El precio del cobre ha subido un 40% desde mínimos de marzo, por la demanda china, las restricciones de la oferta y la debilidad del dólar. El aumento de las existencias puede hacerle caer, pero la demanda de las infraestructuras de energías renovables deberían apoyar una marcha ascendente a largo plazo.

Es sobre todo por China. Los positivos datos económicos del mayor consumidor de cobre han apoyado las subidas. El estímulo de Pekín reinició la producción industrial después de los cierres por el Covid. El paquete publicado en mayo alcanzó al menos el 4,5% del PIB, según el Instituto Peterson de Economía Internacional. La inversión en infraestructura energética y bienes raíces impulsó la demanda de cobre.

Los problemas de suministro también ayudaron. En el primer semestre, Perú (el segundo productor) vio caer su producción anual en más de un quinto, según el Gobierno, debido al severo cierre del país por el virus. Además, las materias primas con precios en dólares suelen ganar atractivo a medida que el dólar se modera. Y el índice monetario del dólar ha caído más del 6% en los últimos seis meses. El resultado fue una subida hasta máximos desde 2018.
La recuperación de la oferta está amortiguando el pico de precios. Perú ha dicho hace poco que sus problemas de producción están mayormente resueltos. Y los inventarios en la Bolsa de Metales de Londres están subiendo.

Pero las necesidades de energía verde deberían impulsar los precios a la larga. Es un eficiente metal conductor que se utiliza en todo, desde coches eléctricos hasta eólica y solar. La demanda podría más que doblarse para 2050 si los países reducen el uso de hidrocarburos de forma enérgica, según el Banco Mundial. Los Gobiernos se están subiendo a bordo: China, la UE... o Joe Biden, que ha presentado un plan de casi 2 billones de dólares para luchar contra el cambio climático. Incluso si no llegan a lo previsto, la inversión ecológica debería dispararse.

Los precios del cobre pueden ser volátiles por la incertidumbre en torno a la oferta, el virus y la demanda. Pero a largo plazo, el rojo metal debería comprobar que le sale rentable ser verde.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías