Peugeot Citroën España reduce pérdidas en un 35% y provisiona 341 millones

Registró unos números rojos de 156 millones en 2019

La firma, sometida a inspección sobre el impuesto de sociedades

Producción del Opel Combo en la planta del Grupo PSA en Vigo.rn
Producción del Opel Combo en la planta del Grupo PSA en Vigo.

Peugeot Citroën Automóviles España, filial industrial del Grupo PSA en el país, registró unas pérdidas netas de 156,2 millones de euros en 2019, lo que supone una disminución del 34,7% respecto a los números rojos de 239,5 millones de euros que contabilizó un año antes.

Según sus últimas cuentas anuales que acaban de ser depositadas en el Registro Mercantil, dicho resultado se debe, en gran parte, a su filial argentina, que el año pasado perdió más de 183 millones de euros y tuvo un efecto neto sobre la empresa de 166 millones. Grupo Peugeot Citroën Argentina ha realizado dos ampliaciones de capital en los dos últimos años y no ha repartido dividendo ni en 2018 ni 2019.

Por otro lado, Peugeot Citroën Automóviles España también se vio afectada el curso pasado por una actualización de las provisiones para riesgos fiscales, con un impacto negativo de 39 millones de euros, de los cuales 8,34 corresponden a intereses de demora.

La empresa está siendo sometida a un procedimiento de inspección fiscal sobre el impuesto de sociedades y tiene constituido una provisión, a 31 de diciembre de 2019, de 341 millones de euros en relación a las actas del 2011-2014, junto con los periodos posteriores no prescritos, de los cuales. La sociedad asegura en su informe de gestión que no espera que el resultado de otros litigios suponga pérdidas superiores al importe provisionado.

5.266 millones de cifra de negocio

Por otro lado, la filial española de PSA terminó el año previo con una cifra de negocio de 5.266 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 3,1% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente. Por su parte, el resultado de explotación fue de 93,1 millones de euros, un 1% menos, mientras el resultado financiero fue negativo por importe de 177 millones de euros, frente a la cifra negativa de 30,1 millones de euros del año previo.

La empresa sumó unas inversiones industriales por valor de 211,8 millones de euros en sus centros de Vigo y Madrid, dedicadas, principalmente a instalaciones industriales, equipos de producción y utillajes.

Las dos factorías ensamblaron un total de 459.757 vehículos, un 2% menos en la comparativa interanual.

Normas
Entra en El País para participar