Guerra tecnológica

EE UU impone restricciones a SMIC, el mayor fabricante de chips de China

La compañía, que ha caído un 7% en Bolsa, sufre el mismo veto que Huawei para acceder a tecnología estadounidense. Le acusan de vínculos con el ejército chino

Logo de SMIC en la sede de la compañía china, en Shanghai.
Logo de SMIC en la sede de la compañía china, en Shanghai.

Las acciones de SMIC, el mayor fabricante de chips de China, cayeron este lunes un 7% en Hong Kong después de conocerse que el Gobierno de EE UU ha limitado las exportaciones a la compañía tras concluir que existe un “riesgo inaceptable” de que sus productos puedan ser utilizados con fines militares, algo que la firma ha negado rotundamente.

El Departamento de Comercio de EE UU ha enviado una carta a los proveedores estadounidenses de SMIC advirtiéndoles de que deben solicitar licencias para enviar suministros a la compañía china.

Aunque, de momento, parece que la Administración estadounidense no ha decidido si incluir o no a SMIC en su lista negra comercial, la compañía china ya es la segunda gran empresa tecnológica china, tras Huawei, que ve vetado su acceso a tecnología de semiconductores de empresas estadounidenses, lo cual le deja en una clara desventaja frente a otros competidores como la surcoreana Samsung o la taiwanesa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).

SMIC ha señalado que no ha recibido ninguna notificación oficial sobre las restricciones y que no tiene vínculos con el ejército chino. Además, ha precisado que “fabrica semiconductores y proporciona servicios solo para usuarios y usos finales civiles y comerciales”.

Las restricciones impuestas por el gobierno de EE UU a SMIC evitaría que cualquier empresa venda equipamiento o servicios a la empresa china que involucren propiedad intelectual de EE UU sin obtener primero un permiso especial. Y esto podría afectar a algunas empresas japonesas, pues gran parte de los proveedores de SMIC son de origen nipón, según la publicación económica japonesa Nikkei.

Aunque muchos analistas creen que China puede aspirar a ser autosuficiente en la industria de semiconductores (la propia SMIC forma parte de la iniciativa Made in China 2025), también opinan que lograrlo les llevará más de una década, lo que pone en riesgo el futuro inmediato de empresas como la citada.

SMIC, fundada en el año 2000, ha recaudado este año cerca de 10.000 millones de dólares a través de la venta de acciones y otras vías para impulsar sus operaciones. La compañía, que cuenta con Huawei, Qualcomm y Broadcom entre sus clientes, no está aún en disposición de fabricar transistores tan pequeños como algunos de sus rivales, en parte, según la BBC, debido al efecto de las restricciones que le ha ido imponiendo Washington. Aunque su objetivo era usar los fondos captados para producir chips en 7 nanómetros, ahora la mayoría de los que produce son de 50 o 14 nanómetros.

Según Reuters, SMIC encargó a la empresa holandesa una máquina para imprimir patrones minúsculos en silicio, por ejemplo, para avanzar en estas tecnologías, pero la Casa Blanca convenció al Gobierno holandés de bloquear la exportación por motivos de seguridad. Quizás por todo ello, y como informa Bloomberg, el Gobierno de Pekín planea presentar nuevas políticas para apoyar al sector de los chips este próximo mes de octubre.

En este contexto, la industria de semiconductores de EE UU ya alertó a la Administración de Donald Trump del impacto que podría tener el bloqueo a Huawei (y ahora a SMIC) sobre su propio negocio. Según Boston Consulting Group, los cambios de regulación de exportación que estaban implantando podrían llevar a liderar el mercado a Corea del Sur, a corto plazo, y a China, más adelante.

Las restricciones a SMIC llegan mientras un juez en EE UU ha vetado la prohibición de TikTok decretada por Donald Trump. Los abogados de la compañía china buscaban un bloqueo temporal de la posible prohibición mientras las dos partes se enfrentan en los juzgados.

Normas
Entra en El País para participar