Hoteles, restaurantes y bares piden tipos reducidos de IVA para evitar cierres y despidos

Reclaman medidas similares a las aplicadas en Turquía, Grecia, Reino Unido o Alemania

Turistas en la playa de Brighton en la segunda semana de septiembre.
Turistas en la playa de Brighton en la segunda semana de septiembre.

El 1 de octubre expiran los ERTE y la negociación para ampliarlos no acaba de cerrarse, ampliando la inquietud de los 750.000 que aún tienen suspendido el empleo desde marzo y de los 2,65 millones que ya están ocupados, pero que pueden volver a estar desempleados en breve. A principios de 2021 empieza el período de devolución de los créditos con aval del ICO concedidos durante la crisis. Y uno de los sectores más afectados por ambos fenómenos es el turismo que, entre otros, abarca los hoteles, bares, restaurantes y cafes, y que ha reclamado hoy la bajada temporal del IVA que grava a estas actividades (actualmente en el 10%), en línea con las medidas adoptadas por algunos países de nuestro entorno, como Alemania o Reino Unido, o por algunos de nuestros competidores por atraer viajeros, como Grecia o Túnez.

La propuesta, realizada conjuntamente por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) y la patronal europea Hotrec, revela que una reducción temporal del IVA ofrece "beneficios inmediatos para las empresas y los consumidores y podrían marcar la diferencia entre la supervivencia y el cierre de muchos establecimientos en los próximos meses". Y para ello utilizan ejemplos de anteriores recortes impositivos en Francia, Alemania y Suecia en anteriores ciclos recesivos.

En plena crisis financiera de 2008, Francia introdujo un tipo de IVA reducido y el INE francés, siempre según el informe, estimó que el número de quiebras en el sector disminuyó en un 17% por esa medida, lo que permitió salvar 18.000 empresas y 30.000 puestos de trabajo al evaluar la medida. Cuatro años más tarde, en plena crisis de deuda europea, un recorte del IVA en la hostelería del 25% al 12% generó un aumento adicional del negocio del 5,6% y un incremento del empleo del 8% en 2012. El balance hecho por Alemania en 2016, tras seis años con un tipo reducido del 7% a la hostelería, recalcaba que se habían creado 46.666 puestos de trabajo en ese período, lo que supuso un aumento del 18,5%. En la actualidad, Alemania ha recortado el tipo general del IVA del 19% al 16% y el reducido del 7% al 5% hasta el 31 de diciembre de 2020, mientras que el de la hostelería lo ha rebajado del 19% al 7% hasta el 30 de junio de 2021.

El otro argumento que esgrimen los empresarios para esa rebaja del IVA es la pérdida de competitividad frente a otros destinos turísticos, en los que pasar las vacaciones será más barato en la próxima temporada baja (octubre-marzo) y en la siguiente alta (mayo-septiembre) por el IVA reducido. Aunque fuera de la UE, Turquía es el principal competidor de España por turistas británicos, alemanes y rusos en busca de sol y playa y tiene un IVA del 1% (seguramente lo ampliará) hasta el 30 de noviembre frente al 10% de España. También Reino Unido ha recortado el gravamen del 20% al 5% desde el 15 de julio de 2020 al 12 de enero de 2021. Si en el caso de Turquía, el impacto puede ser un trasvase de turistas desde España, en el de Alemania y Reino Unido el efecto puede ser un estímulo para que los británicos pasen sus vacaciones en territorio nacional y no opten por salir a otros países.

Desde la patronal europea proponen dos alternativas para reducir los costes en los que incurren hoteles, bares, restaurantes y cafés en su actividad cotidiana. Por un lado anima a los 27 estados miembros de la UE a reducir el IVA para los servicios de hostelería a la tasa más baja (5%) autorizada por la legislación de la UE a través de una recomendación y también reclama a los Estados miembros de la UE plena flexibilidad temporal para establecer tipos de IVA diferenciados.

Normas
Entra en El País para participar