Banca

CaixaBank hereda con la fusión los pleitos de la salida a Bolsa de Bankia

Aparte del caso penal, tiene múltiples demandas de institucionales por la salida a Bolsa

Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia. Ampliar foto
Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia.

La estructura jurídica elegida para la integración de los negocios de CaixaBank y Bankia implicará que CaixaBank, como banco absorbente, adquiera por sucesión universal la totalidad de los derechos y obligaciones de Bankia. Entre las cargas de esa herencia estará un importante volumen de pleitos y litigios, incluidos los derivados de la salida a Bolsa de Bankia, donde además del procedimiento penal hay numerosos pleitos civiles abiertos.

Mediante la salida a Bolsa de julio de 2011, Bankia captó a través de una oferta pública de suscripción (OPS) un total de 3.092 millones de euros de los que 1.237 millones correspondían a inversores institucionales y 1.855 millones a inversores minoristas. A través de los procedimientos civiles o del proceso voluntario de pago abierto por la propia Bankia, se ha procedido a la devolución a los inversores minoristas de la práctica totalidad de los importes invertidos en la salida a bolsa.

Pero además del caso penal en el que tanto BFA como Bankia han sido juzgados como personas jurídicas, Bankia tiene una avalancha de demandas de inversores institucionales. En ellas, hasta el 30 de junio pasado, se han dictado 84 sentencias en primera instancia, de las cuales 24 son favorables y 60 desfavorables a Bankia. En segunda instancia se han dictado 43 sentencias; siendo 30 de ellas desfavorables y 13 favorables a Bankia, según recoge la entidad en sus cuentas semestrales.

Se han interpuesto 21 recursos de casación ante el Tribunal Supremo (9 por demandantes y 12 por Bankia). En relación con un inversor institucional, el Supremo ha planteado una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que puede ser clave para estos pleitos civiles.

Recientemente, Bankia sufrido su primera derrota en el Supremo contra un inversor por el tramo institucional de la OPS, como adelantó Cinco Días. Al no admitir a trámite su recurso, Bankia ha tenido que pagar 3,5 millones a una sociedad del conocido empresario Juan Luis Arregui.

"En opinión de los administradores del grupo, la provisión constituida al 30 de junio de 2020, cubre suficientemente los importes a los que tuviera que hacer frente como consecuencia de los procedimientos civiles en curso tomando en consideración la no interposición de demandas y los fallos obtenidos en las ya interpuestas en función del perfil del inversor", señalaba Bankia en sus cuentas del primer semestre.

También hay un volumen importante de demandas por parte de inversores que compraron sus acciones en Bolsa una vez que el banco ya cotizaba y que reclaman lo perdido con el hundimiento de la cotización.

Más de 20.000 pleitos

Al margen de los litigios relacionados con la salida a Bolsa, Bankia tiene pleitos abiertos en relación con las cláusulas suelo, los gastos de formalización de hipotecas, las tarjetas revolving y las hipotecas referenciadas al índice IRPH, entre otros asuntos.

Según las cuentas semestrales de Bankia, el importe de préstamos hipotecarios vigentes con particulares al corriente de pago, que incluyen una cláusula contractual referenciada a IRPH pactada entre el consumidor y la entidad asciende aproximadamente a 1.200 millones de euros (1.300 millones de euros a 31 de diciembre de 2019).

También hay otros 1.500 millones de euros al corriente de pago, que corresponden a carteras de préstamos relacionados con medidas de financiación de actuaciones en materia de vivienda y suelo, en los que el índice IRPH no fue pactado entre el consumidor y la entidad, sino que viene impuesto por la normativa o la situación, como por ejemplo los planes de Vivienda de Protección Oficial.

"A 30 de junio de 2020 hay vigentes 299 demandas con un riesgo económico no material para esta tipología de procedimientos", señala Bankia.

En cuanto a las tarjetas revolving y de pago aplazado, Bankia cree que al no haberse fijado una doctrina uniforme, clara y precisa, la litigiosidad vinculada a este tipo de operaciones de financiación podría incrementarse en el futuro. "El número total de demandas recibidas en la actualidad por tarjetas revolving no es material, y en concreto a 30 de junio de 2020 era de 111", dice el banco.

Al 30 de junio de 2020 existen 5.263 procedimientos judiciales abiertos en ejercicio de acciones individuales de nulidad de cláusulas suelo de hipotecas. En cuanto a demandas por gastos de formalización de hipotecas, hay un total de 14.717 procedimientos judiciales abiertos.

Normas
Entra en El País para participar