El coste de la pandemia eleva el nivel de deuda a máximos de más de un siglo

El endeudamiento se sitúa en torno al 110% del PIB actual tras crecer en 100.000 millones en el último año hasta los 1,29 billones a cierre de julio

Deuda pública pulsa en la foto

La deuda pública de España es ya significativamente superior al tamaño del conjunto de su economía. Los fuertes sobrecostes de afrontar la pandemia del coronavirus en un país con unas cuentas públicas que llevan siendo deficitarias desde el estallido de la crisis financiera de 2008, y que partían ya de un elevado umbral de endeudamiento, han terminado disparando el peso de la deuda hasta el entorno del 110% del menguante PIB actual. Se trata del porcentaje más alto registrado desde principios del siglo XX, en ausencia de datos de algunos periodos convulsos como el de la Guerra Civil española.

Pero la debacle no es solo cualitativa. Los datos oficiales publicados ayer por el Banco de España revelan que la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó un nuevo récord cuantitativo a cierre de julio en 1,29 billones de euros (1.291.212 millones), una cifra inédita.

El monto se ha incrementado un 8,16% desde los 1,19 billones acumulados a cierre del mismo mes del año anterior. En estos 12 meses, el endeudamiento público se ha incrementado en unos 100.000 millones de euros.

El avance mensual que publica el Banco de España no da la ratio que esa cifra supone sobre el conjunto del producto interior bruto del país. Tomando como referencia el tamaño de la economía al concluir 2019, la deuda estaría situada ya en el entorno del 104% del PIB, la cota más alta desde 1906. Desde entonces, sin embargo, la crisis del coronavirus ha restado un 5,2% a la economía en el primer trimestre del año y otro 18,5% en el segundo, en los mayores descalabros desde que hay registros. Así, tomando el dato preliminar proporcionado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para los últimos cuatro trimestres, en junio el tamaño del PIB había descendido ya hasta los 1,17 billones de euros. Con estos datos, entre la subida del endeudamiento y la caída de la economía, el ratio de deuda sobre PIB estaría en el entorno del 110%, el más alto desde el 123% de 1903.

Las últimas previsiones oficiales del Gobierno, que datan de antes de verano y volverán a ser actualizadas en octubre, apuntan a que la deuda pública cerrará 2020 en el 115,5% debido a la factura de la crisis. El Banco de España, que actualizaba sus proyecciones esta misma semana, apunta a una horquilla de entre el 116,8% y el 120,6% del PIB a final de año, en función de la gravedad de los rebrotes del virus.

Financiar el déficit

Hay que tener en cuenta que la crisis ha incrementado ya el gasto público en 26.000 millones adicionales y ha restado 72.000 millones de euros a la recaudación, según las estimaciones publicadas esta semana por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), lo que amenaza con disparará el déficit del 2,8% de 2019 al entorno del 12% a finales de este año. Un desfase entre ingresos y gastos que correrá a cuenta de un mayor endeudamiento.

De momento, la administración central del Estado es la que más ha contribuido a alimentar la deuda acumulada. En el último año ha sumado más de 100.000 millones de euros, hasta marcar un máximo de 1,15 billones, un alza del 9,6% sobre julio del año de 2019.

Por su parte, la deuda de las comunidades autónomas se ha elevado a 303.446 millones, frente a los 299.436 millones de un año antes, mientras que para las administraciones de la Seguridad Social el endeudamiento ha subido de 49.944 a 68.859 millones (debido al préstamo efectuado por el Estado para garantizar las pensiones). Las corporaciones locales son la única administración que ha disminuido su deuda en los últimos 12 meses, desde los 26.468 a 25.026 millones.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ya ha alertado de que recuperar los niveles precrisis (95,5% a cierre de 2019), requerirá dos décadas de consolidación fiscal.

El panel de Funcas empeora sus previsiones

A las advertencias de que la reactivación económica está siendo más lenta de lo esperado hechas esta semana por el Banco de España y la propia Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) se les sumó ayer la revisión a la baja del panel de expertos recopilado por esta última entidad. Funcas detalló que 15 de los 20 analistas que forman parte de su panel han rebajado sus proyecciones de crecimiento ante la gravedad de los rebrotes del virus por lo que, si bien descartan en líneas generales otro gran confinamiento, elevan del 10,8% al 12% la caída del PIB en 2020. En 2021, crecería un 7,3%

Normas
Entra en El País para participar