La Airef estima que devolver la deuda a niveles precrisis llevará dos décadas de ajuste fiscal

Calcula que las medidas desplegadas costarán hasta 54.000 millones y asume que la caída de la recaudación nacional será de hasta 35.000 millones este año

La Airef estima que devolver la deuda a niveles precrisis llevará dos décadas de ajuste fiscal pulsa en la foto

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) empeoró ayer sus previsiones de impacto de la crisis del coronavirus al asumir que la economía caerá más de lo esperado, dado el mayor retroceso que deja el confinamiento, que el déficit se disparará más de lo previsto, debido al alza del gasto público para paliar la pandemia, y que, como consecuencia de lo anterior, la deuda se desbocará. Pasará del 95,5% del PIB a una horquilla del 117,6% al 123,2% por lo que, alertó, recuperar el nivel precrisis “requerirá al menos dos décadas” de consolidación fiscal.

Y eso, claro, de ponerse en marcha un plan de “corrección anual del déficit de 0,5 puntos de PIB” anual a partir de 2021. Un programa que la Airef insta a diseñar cuanto antes. “La prioridad es responder a la crisis en el corto plazo, pero sin perder el foco de diseñar una estrategia de consolidación fiscal en el medio plazo”, defendió ayer la presidenta de la Airef, Cristina Herrero, en la rueda de prensa de presentación del Informe sobre la ejecución presupuestaria, deuda pública y regla de gasto, que por ley debe publicar a mediados del mes de julio. Herrero anunció que el organismo impulsará en septiembre una nueva herramienta de control del endeudamiento de un país en plena recesión.

De hecho, la Airef empeoró ayer sus previsiones proyectando para 2020 una caída del PIB de al menos el 10,1% (1,2 puntos más que en su estimación anterior) en un escenario de recuperación relativamente temprana y hasta un 12,4% en caso de un rebrote del virus (0,7 puntos más que antes).

“Hemos detectado una mayor contracción del PIB respecto a nuestras previsiones anteriores, y un mayor déficit y deuda pública, en parte por esa contracción, pero sobre todo por las medidas del conjunto de administraciones públicas”, explicó Herrero. Como consecuencia, el déficit de las administraciones públicas para el conjunto del año subirá del 2,8% al 11,9%, y alcanzaría el 14,4%, “si se materializa el escenario más adverso”. Se trata de un incremento de un punto, y 0,6 puntos, respectivamente, debido a nuevas medidas como la ampliación de los ERTE ligados al Covid y las prestaciones para autónomos hasta finales de septiembre (tres décimas extra de agujero fiscal); el mayor gasto sanitario (otro 0,3) o la creación del ingreso mínimo vital (0,2). Además, el déficit se incrementa especialmente en el caso de la administración central al asumir las transferencias adicionales a la Seguridad Social (15.700 millones), el fondo no reembolsable de las comunidades autónomas (16.000 millones).

“Lo peor ha pasado ya, eso es innegable”, asumen desde Airef, subrayando que el 60% de los más de tres millones de personas acogidas a ERTE ligados al Covid-19 se han reincorporado ya a su trabajo. La Airef estima que la economía comenzará a recuperarse ahora, tras una contracción del 5,2% en el primer trimestre y del 17,5%, en el segundo, si bien el rebote no llegará hasta 2021, con un alza de entre el 5,2% y el 5,8%, que mantendrá el PIB un 5% por debajo de los niveles precrisis a finales de 2021. La recuperación será heterogénea por regiones y sectores, y no será plena al menos, hasta 2022.

La factura de la crisis

En cuanto al impacto de las medidas ya tomadas, la Airef calcula que en el escenario inicial la factura de la crisis ascendería a 46.065 millones (4,1% del PIB) y unos 54.000 millones en el escenario adverso (4,9% del PIB).Como consecuencia, el gasto público se elevaría a una horquilla de entre el 52,2% y el 54,8% del PIB, mientras que los ingresos públicos se situaría en el 40,3%, dando lugar al acusado déficit anunciado.

Del lado de la recaudación tributaria, la Airef considera que el mantenimiento del empleo está conteniendo el efecto en el IRPF, pero la caída del consumo, el transporte y los beneficios empresariales lastran gravemente los ingresos por IVA, Impuestos Especiales y Sociedades, respectivamente. Como consecuencia, el organismo cree que el conjunto de la recaudación tributaria del país caerá este año entre un 9,8% (27.273 millones menos) y un 12,8% (35.366 millones), y la que depende de la Agencia Tributaria bajará entre un 10,4% (-22.095 millones) y un 12,5% (26.660 millones).

Normas
Entra en El País para participar