La abogacía exige que cuidar a los hijos sea causa de suspensión de los juicios

Los aislamientos preventivos no aplazan las vistas automáticamente

La abogacía exige que cuidar a los hijos sea causa de suspensión de los juicios
Getty images

“¿Se han planteado ampliar las causas de suspensión de las vistas e incluir la de ‘mi hijo está en el primer turno y sale del cole a las 11’? Voy a tener que encomendarme a todos los santos para que me señalen juicio solo de 9 a 10 (de la mañana)”. Este tuit, publicado por María José Velasco, una abogada preocupada por las dificultades que plantea una vuelta al cole marcada por la pandemia, describe la sensación de desprotección que sienten los letrados frente a la Administración de Justicia. Muchas escuelas han establecido turnos, pero tener que acudir a recogerles no es un motivo que contemple expresamente la ley para cambiar el horario en los juzgados.

La dificultad de letrados y procuradores para conciliar no es una novedad, pero el covid ha disparado las situaciones en las que estos profesionales se encuentran con problemas para pedir un aplazamiento o suspensión de los juicios a los que deben acudir. ¿Qué hacer, por ejemplo, si debido a una cuarentena preventiva de sus hijos deben quedarse con ellos en casa? Por otro lado, la maquinaria judicial está intentando evitar el colapso tras el parón durante el confinamiento con medidas como la celebración de pleitos por las tardes, en horarios en los que los letrados normalmente preparan sus casos.

Compañerismo

Avisar al juzgado de un problema inesperado asociado al coronavirus se complica, además, por la dificultad de justificarlo. Salvo baja médica, una de las causas más claras, la decisión de suspender la vista “quedaría al arbitrio de la persona que decida”, explica Velasco. La abogada, adscrita al turno de oficio, relata que son los compañeros los que, habitualmente, cubren las situaciones personales “haciéndote un favor”. El compañerismo evita puntualmente retrasos en la agenda del juzgado, pero no es una solución, reconoce la letrada. Hay temas complejos difíciles de pasar a un colega y ocasiones en las que el cliente, simplemente, no desea ir a juicio con otro abogado. En realidad, “te contratan a ti”, argumenta.

Justificante

Los protocolos anticovid de los juzgados no contemplan, por otra parte, todas las situaciones que han ido surgiendo a lo largo de estos meses. Incluso un parte de baja médica inespecífico por “nasofaringitis”, que escondía realmente un contagio de coronavirus no diagnosticado por falta de prueba, puso en problemas meses atrás a un letrado.

Como cuenta el profesional, que prefiere no dar su nombre, sintió que se vulneraba su derecho a la intimidad cuando el tribunal le pidió que aclarase el motivo de su incomparecencia. “Lo hablé con el decano y me aconsejó que facilitara el trabajo del tribunal. Cuando me escucharon toser en el centro de salud activaron inmediatamente los resortes por sospecha de covid”.

Telejuicios

Muchos profesionales se encomiendan a la buena voluntad de los operadores jurídicos y la posibilidad de celebrar el juicio en remoto para poder conciliar. La intervención telemática “ya es una posibilidad”, afirma el magistrado Luis Acayro, impulsor de esta fórmula en su juzgado de Santander. Si bien reconoce que se limita a asuntos sencillos, calcula que estos suponen al menos la mitad de los procedimientos civiles o laborales.

Esta opción, supone una ventaja según Alexia Aivar, abogada civilista en Madrid. La letrada, que estuvo un tiempo ejerciendo en un gran despacho, reconoce que de autónoma tiene más flexibilidad horaria, pero también que se ve más expuesta ante imprevistos al no tener más compañeros. Como en otras profesiones liberales, cree necesaria una regulación de la jornada y “concienciar al cliente de que el abogado también tiene su horario y su familia, y que necesita conciliar”, asevera Aivar. Además, considera urgente invertir en la digitalización de la administración de justicia.

Instituciones

Los abogados coinciden en que, más allá de la situación sanitaria actual y de la opción de los telejuicios, sus representantes deben impulsar unos protocolos más ambiciosos que garanticen su derecho a conciliar y descansar. “Las instituciones deberían mojarse más”, afirma Aivar.

El Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), expone Margarita Cerro, presidenta de la Comisión de Igualdad del organismo, lleva meses impulsando una reforma legislativa que impida que el derecho a la conciliación de los profesionales, especialmente los autónomos, “pueda quedar sometido a la discrecionalidad de los tribunales”. La adopción de acuerdos no siempre es suficiente. Un ejemplo: “ya hay algunos juicios suspendidos en septiembre por vaciones del fiscal, pese a la recomendación de que se cogieran en agosto”, afirma.

Según explica, las conversaciones con el Ministerio de Justicia son fluidas y hay interés en impulsar otras medidas, como el acceso al expediente digital. Como reconoce Cerro, las situaciones de “fuerza mayor” provocadas por el covid no estaban contempladas en su momento, dado que el documento se impulsó en noviembre, pero “están encima de la mesa actualmente para trabajarlas con Justicia de forma inminente”.

Colegios profesionales

  • Madrid. Mientras llega una reforma legislativa, explica Ángela Cerrillos, presidenta de la Comisión de Igualdad del Colegio de Abogados de Madrid, se está trabajando con el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) para firmar un protocolo que recoja determinadas medidas que ya funcionan en otros territorios. Por ejemplo, evitar juicio en horario de entrada a los colegios. Cerrillos apuesta por que la problemática de la nueva realidad covid les ayudará a hacer más presión. “Hace falta mucha buena voluntad por parte de los operadores jurídicos y muchas ganas de llegar a un pacto”, afirma
  • Málaga. Durante la pandemia, explica Inmaculada Atencia, vicedecana del Colegio de Abogados de Málaga, se han denunciado situaciones como la celebración de un juicio a pesar de que el letrado no acudió por una problemática covid. Reconoce que la dificultad muchas veces está en poder acreditar la imposibilidad para acudir al juzgado. Para denunciar estas incidencias y poder pedir amparo, el colegio tiene habilitado un correo las 24 horas. El colegio también está pendiente de firmar un protocolo para la suspensión y aplazamientos de vistas. Ya hubo una reunión con la presidencia de la Audiencia Provincial, el fiscal jefe, el juez decano y la coordinadora de los letrados. “Se trataba de poner en común algunas circunstancias que la ley no recoge expresamente para evitar suspensiones de manera desordenada”
Normas
Entra en El País para participar