Julio suaviza el paro de la OCDE pero no logra rebajar el de España

Los datos de actividad de las grandes empresas indican que la reactivación tras el estado de alarma fue solo parcial

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría.
El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría.

La debacle laboral desatada por la pandemia del coronavirus, ante la parálisis de actividad impuesta globalmente como medida de prevención de la propagación del Covid-19, continuó remitiendo en julio en el grueso de las economías desarrolladas. Así lo indican los datos publicados ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que indican que los estados miembros pasaron de sufrir una tasa de paro del 8% en junio a una del 7,7% en el séptimo mes del año, una nueva mejoría desde la fuerte escalada desatada en marzo que alcanzó su cénit en abril, pero que aún sitúa el desempleo 2,5 puntos por encima del dato de febrero. En España, sin embargo, el arranque de la campaña veraniega no fue suficiente para revertir el alza del desempleo.

Pese a tradicional importancia de la campaña veraniega en julio, y a que este fue el primer mes completo sin estado de alarma, levantado el 21 de junio, la tasa de paro española bajo criterios de la OCDE se mantuvo en el 15,8%, el mismo nivel que en junio (si bien la contabilidad patria que hace el INE la situaba entonces en el 15,3%), frente al 13,6% de febrero.

Los datos de actividad de las grandes empresas españolas recopilados por Hacienda indican de hecho que la recuperación de la actividad del mes fue solo parcial, con una caída –corregida de efectos de calendario- del 7,1%, que en todo caso es cinco puntos menos grave que en junio.

Pese al liderar la destrucción de empleo europea, lo cierto es que la evolución de las cifras españolas no es una excepción. La propia OCDE advierte de que la mejora general del mes enmascara grandes diferencias. Así, por ejemplo, en la zona euro el paro subió del 7,7% al 7,9% en el séptimo mes del año (con incrementos de 0,3 puntos porcentuales o más en Francia, Irlanda, Italia y Portugal).

Para comprobar la mejoría registrada en el cómputo general de los países miembros de la OCDE hay que fijarse en tendencias como las protagonizadas por Estados Unidos, donde el desempleo bajó del 11,1% al 10,2% en julio.

Normas
Entra en El País para participar